Category: Manual Qué es violencia


Introducción

(p. 8) Tanto el feminismo como el ecologismo nos permiten desarrollar una mirada distinta sobre la realidd cotidiana, revalorizando aspectos, prácticas y sujetos que habían sido designados como diferentes e inferiores. En esta nueva visión, la toma de conciencia sobre la infravaloración de las prácticas del cuidado, así como la crítica a los estereotipos patriarcales, que han sido generadas por la teoría y la praxis feministas, pueden constituir [constituyen] una aportación de enorme valor para el ecologismo.

(p. 9) (…) Crisis ecológica, economía y etilos de vida etán profundamente ligados. (…) se habla de “desarrollo sostenible” para aludir a un modelo de equilibrio entre crecimiento, innovación tecnológica, imperativo ecológico, creación de empleo y protección social [de las personas]. Pero (…) La irracionalidad del complejo economómico-tecnocientífico se hace patente (…)

(p. 10) El documental del demócrata noreteamericano [estadounidense] Al Gore, Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth, 2006), marca un hito en el reconocimiento internacional de la crisis ecológica y en el afianzamiento y popularización de la propuesta de un capitalismo verde. (…) el cuidado del medio ambiente es presentado como promesa y proyecto de mayores ganancias ecnómicas, como fuente de enriquecimiento más moderna y menos destructiva.

[Otro documental de gran relevancia: Story of Stuff, de Annie Leonard (10 años de investigación), Historia de las cosas, traducido a muchos idiomas, de 20 minutos, del mismo año (yo lo uso en clase de inglés desde entonces con niveles intermedio alto y avanzado), dirigido a todo el mundo de las sociedades de consumo, explicando el sistema lineal de producción y que falta el cuidado a las personas y el medio ambiente, cómo y por qué fue diseñado, que podemos intervenir y lo estamos haciendo para neutralizarlo y transformarlo, y que necesitamos un sistema circular que se sostenga. Este documental generó un movimiento mundial y en su web ahora hay más documentales.]

(p. 11) Actualmente (2011) (…) El debate sobre el modelo económico reaparece en torno a los límites del ecosistema. (…) El Green New Deal implica asumir los límites del ecosistema y la lucha contra la explotación social a través de cierto decrecimiento de los países desarrollados y un crecimiento sostenible mesurado de los demás.

De acuerdo con las estadísticas, las mujeres somos las primera perjudicadas por la contamiento medioambiental y las catástrofes “naturales” [Conferencia de la Mujer de las Naciones Unidas, 2000]. Sin embargo, por lo general, no se visibiliza la relación entre la estratificación de género y los problemas medioambientales. (…)

El impulso general hacia la igualdad (…) en las sociedades occidentales en las últimas décadas ha tenido también su influencia en el movimiento ecologista. En algunas de sus organizaciones, se está replanteando el tratamiento de ciertos temas como el del trabajo doméstico y se cuida el lenguaje y las ilustraciones de su material de información para no incurrir en sexismo. En otros grupos, en cambio, aunque no se reconozca abiertamente, existe desconfianza y poca disposición a reflexionar críticamente sobre los roles de género como factores de desigualdad. He podido observar que el feminismo encuentra en los medios ecologistas dificultades de aceptación similares a las que suscita en el conjunto de la sociedad. Muchas veces, ecologistas de ambos sexos, muy bien intencionados, no perciben los estereotipos masculinos y femeninos que venimos criticando desde hace muchos años en la teoría y la práctica feministas.

(p. 12) En todo el mundo, son muy numerosas las mujeres que participan como activistas en los grupos ecologistas y en los partidos verdes. Pero la conocida pirámide de género de empresas e instituciones -con la base feminizada y la cúspide ocupada por varones- también se reproduce en muchos grupos ecologistas. A menudo, la militancia de base está mayoritariamente compuesta por mujeres y, sin embargo, predominan los hombres como dirigentes.

He llegado a sentir vergüenza ajena viendo algunos documentales de concienciación ambiental que presentaban una sucesión ininterrumpida de expertos y pensadores, todos varones. Como en tantas otras ocasiones y temas, el nuevo campo del pensamiento ambiental se masculiniza en la medida en que va adquiriendo importancia. (…) tenemos que ser conscientes de este problema y señalarlo. La solidaridad (…) no debe impedirnos practicar la (…) crítica feminista. (…) el feminismo ha sido una de las señas de identidad del ecologismo. Los partidos Verdes fueron pioneros en la aplicación de la paridad.

(p. 13) Desgraciadamente, las mujeres no sólo pertenecemos a un colectivo afectado en todo el mundo por una desigualdad de orden social y político que se manifiesta en el techo de cristal, las diferencias salariales, la escasa representación femenina en puestos de decisión y la violencia de género, sino que también nos vemos más afectadas por la contaminación medioambiental (…). Las sustancias tóxicas se fijan más en el organismo de las mujeres. Con una alimentación que no provenga de la producción ecológica, se puede llegar a consumir hasta cincuenta variedades de pesticidas por día. La Red Medioambiental de Mujeres, con sede en Londres, ha llamado la atención sobre la pasividad institucional ante el alarmante aumento de cáncer de mama en los últimos cincuenta años debido principalmente, a la contaminación medioambiental con xenoestrógenos, sustancias químicamente similares al estrógeno femenino natural que se encuentran en los pesticidas organoclorados, las dioxinas de las incineradoras, las resinas sintéticas, las pinturas, los productos de limpieza, los envoltorios de plástico y otros obejtos de uso cotidiano. Las mujeres deberíamos reclamar políticas medioambientales que nos tengan en cuenta.

Los productos químicos han mejorado nuestras vidas en muchos aspectos. [Pero no se puede ignorar que] La cara amable del desarrollo moderno tiene también una cruz (…)

(p. 14) Poco a poco se filtran datos inquietantes sobre los compuestos nocivos de la industria petroquímica que están presentes en nuestro hogar, en los rincones aparentemente más inofensivos y seguros de la cocina, el baño, los dormitorios, los suelos, en la ropa, en nuestro plato. [ver Greenpeace, informe “La casa química”, año …]. Los enormes intereses económicos en juego dificultan la eliminación de productos perjudiciales y su remplazo por soluciones que, muchas veces, son más senicillas y menos costosas. Hoy sabemos que las mujeres se ven afectadas en una proporción más elevada que los hombres por el síndrome de hipersensibilidad química múltiple (SHQM) que la mayoría de los médicos todavía tribuyen a trastornos psicosomáticos o diagnostican como alergia provocada por un animal doméstico. Por cierto, a menudo, éste termina en la calle (…) Se acusa a la Naturaleza (…) De hecho, “somatización” es el concepto que ha reemplazado a “histeria” en la psiquiatría. Es difícil que se sospeche de ambientadores tóxicos, de pinturas venenosas o de las toneladas de pesticidas y herbicidas arrojadas a las tierras cultivadas, a los parques públicos y a los jardines privados. En definitiva, no suele ponerse en duda elmodelo de buena y “limpia” vida del industrialismo insostenible.

(p. 15) La crítica ecofeminista también nos ayuda a cuidar nuestros cuerpos frente a una confianza excesiva en el desarrollo de la tecnociencia (…) Valgan como ejemplo las píldoras para la supresión de la regla, la cirugía etética de senos en la adolescencia, los duros tratamientos de reproducción asistida y las terapias hormonales sustitutorias para la menopausia.

En el Tercer Mundo [Mundo Superexplotado], gracias a las denuncias de la pensadora y líder ecofeminista Vandana Shiva y de otras activistas del Sur, sabemos hasta qué punto se han deterioriado las condicones de vida de las mujeres pobres por el “mal desarrollo” (…) que acaba con el cultivo de las huertas de subsistencia femiliar, arrasa los bosques comunales, las obliga a caminar kilómetros para buscar la leña que antes encontraban junto a su aldea y las enferma con nuevas dolencias provocadas por la contaminación. Antes tenían una vida pobre; ahora su vida es mísera. El “mal desarrollo” tiene muchas caras: la riqueza insultante, la multiplicación de distracciones basadas en la tecnología, una sutil confusión informativa promovida por intereses transnacionales, la miseria de las grandes urbes creciendo sin cesar al ritmo de la destrucción rural, la aniquilación de los animales silvestres y la apropiación y destrucción de su hábitat. Una de las caras siiestras del “mal desarrollo” es la deslocalización de las poblaciones rurales, arrojadas a las chabolas de las grandes metrópolis del Sur. La desaparición de la biodiversidad está acompañada de la pérdida de la soberanía alimentaria propia de los agrosistemas locales y de la desaparición de la diversidad cultural de los pueblos del mundo. El poder de las grandes multinacionales de pesticidas, abonos y semillas transgénicas está acabando con la auonomía campesina y generando hambre donde nunca la había habido.

Las mujeres no somos solamente víctimas. También somos sujetos activos [sujetas activas] en el cuidado medioambiental y en la construcción de una nueva cultura con respecto a la Naturaleza.

(p. 16) la crítica feminista tiene mucho que aportar a una cultura ecológica de la igualdad (…) algo debería cambiar en nuestra relación con la Naturaleza, sea ésta nuestro propio cuerpo censurado y controlado, los animales torturados por diversión, los que nunca verán el sol en los criaderos industriales, los bosques originarios talados, los campos envenenados, los mares contaminados…

Es hora de ecofeminismo para que otro mundo sea posible, un mundo que no esté basado en la explotación y la opresión. Esta sociedad del futuro se vislumbra ya en la lucha contra todas las dominaciones, las antiguas y las nuevas, las de los antiguos patriarcados de coerción y las del patriarcado de consentimiento que impone sus mandatos en la desmesura neoliberal. Transformar el modelo androcéntrico de desarrollo, conquista [dominación] y explotación destructivos implica tanto asumir una mirada empática sobre la Naturaleza como un análisis crítico de las relaciones de poder.

(Pensando) ECOFEMINISMO, PATRIARCADO Y FEMINISMO DE LA DIFERENCIA

Si “ecofeminismo” significa como otros nombres compuestos con “eco”, tendrá que ver con una preocupación por la ecología y también del feminismo, por el cuidado o respeto a la vida en un planeta donde prevalecen violentas culturas patriarcales y su modo de comprender la realidad, y con el respeto por los grupos oprimidos en las culturas patriarcales, y por tanto la construcción del rescate de lo humano. Tendrá que ver, en otras palabras, por un modo de concebir, abordar, pensar, resolver la realidad humana desde un escenario de cómo mejorar conceptos, valores, actitudes, palabras, acciones, todo ese Ser persona que construye identidades, sociedades (relaciones humanas) y tiene un impacto en el lugar que habitamos, el planeta, que considera fundamental propuestas de protección a la vida en el planeta (ecologistas) y a las personas (fin a la discriminación de las mujeres en el patriarcado, lo que contribuye a la destrucción y superación de la imposición identitaria del sistema sexo-género patriarcal). Y tendremos que saber que para pensar fuera del condicionamiento cultural (patriarcal, en nuestro caso), tendremos que revisar incluso lo que defendemos, pues puede verse distorsionado por la ideología patriarcal. Por ejemplo, defender una visión de Ser mujer o Ser hombre no debería necesariamente llevar a que se desvaloricen, estigmaticen o nieguen otras formas de ser, a que otras formas de ser persona, mujer, hombre sean consideradas inferiores o desviadas; ser minoría, no poder entrar en el saco de la generalización no debería tener un precio al nivel identidad.

Es increíblemente complejo llegar a lo más sencillo cuando se piensa y se escribe, cuando se construye conocimiento, porque partimos de lo que somos como seres culturalmente patriarcales desde hace siglos. La cultura patriarcal, con todo su sistemas y subsistemas de violencia no ha podido con la naturaleza humana, pero nos ha hecho mucho daño. Una de las taras ideológicas que yo me identifiqué hace años (y no digo que no se pueda concebir así, pero sí que no se puede usar la idea para crear sistemas de violencia) de la ideología patriarcal es lo que me he llamado “pensar en los binomios contendientes donde una parte debe necesariamente imponerse a la otra”, en corto, “pensar en binomios patriarcales”.

La ideología patriarcal de los binomios contendientes (y no sé si el feminismo de la diferencia haría algo así, es posible que no, o que en parte, pero sí sé qué y cómo hace el patriarcado porque es cultura humana desde el neolítico, al parecer) es la que reduce la realidad a dos bloques para imponer un sistema de clasificación y un sistema de valoración que ignora, omite, invisibiliza la realidad, diversa. Pongamos la noche y el día: está muy bien tener símbolos, pero usarlos para que no veamos que luz y su ausencia son procesos es tararnos ideológicamente, impedirnos concebir la vida de modos más fieles a la realidad. No tener en cuenta la realidad, es, en el patriarcado, condenar a la no existencia o al estigma a toda una expansión de realidad. La realidad de la luz y la oscuridad, así como la realidad identitaria humana, es mucho más variada en el propio vivir (notamos el proceso de la luz a la oscuridad y viceversa, hay como mínimo estados de transición que implican cambios sustanciales) y puede ser conceptualizada desde distintos puntos de vista o aproximaciones. Por ejemplo, cuando decimos que las mujeres son madres y los hombres son guerreros, por naturaleza, estamos recogiendo el mandato ideológico patriarcal de ver lo que hay que ver, y a causa de este mandato, estamos, sí, recogiendo también una realidad que pudiera ser mayoritaria.

Qué necesidad hay de explicar las cosas así cuando la realidad es que existen mujeres que no quieren ni desean o que habría querido y deseado otra cosa si no se las hubiera inducido o impuesto ésta, mujeres que no paren, no pueden parir, no desean parir, hombres que sí lo desean, que sí desean ser padres y a quienes la guerra les horroriza, mujeres que prefieren ir a la guerra a dedicar su vida a la maternidad, etc. Y un montón de cosas más, porque maternidad y guerra son sólo unas de las cosas de nuestras vida, que pueden realizarse de muchas otras maneras. Sí comprendo que haya que hacer la crítica y definir la naturaleza como se ve, pero no comprendo que haya que hacerlo desde la noción de guerra que imponen los binomios contendientes, porque veo que éste nos condena al bucle conceptual de guerra en todo lo concebido (y ciertamente, el concepto “complementariedad” patriarcal es un engaño, un eufemismo de “guerra”).

Incluso cuando desde la inteligencia feminista imaginamos, por ejemplo, el origen del patriarcado, en nuestras generalizaciones, por su naturaleza ideológica de cultura patriarcal, tendemos a destruir cualquier conocimiento de la realidad al simplificar patriarcalmente, ajustándolo todo a los conceptos del sistema sexo-género (patriarcal o incluso el que también reduciendo la identidad humana a dos modelos “naturales” no ubica a la mujer en el subyugado). “Las mujeres se dedicaban a esto…, los hombres a lo otro”. (Yo siempre me pregunto: “Y no hubo mujeres que se dedicaran a lo otro, aunque no fueran mayoría, e incluso a un otro 2, y hombres que…?” y la respuesta lógica es sí, se ve hoy como se vería antes). Así, el sistema sexo-género patriarcal y el llamado “esencialismo” feminista (si he entendido correctamente esto último) compartirían una reducción del mundo humano a dos identidades posibles que están necesariamente asociadas a rasgos y funciones (por esto me da tanto desánimo, por ejemplo, escuchar a Helen Fisher, por ejemplo), y ahí es dónde yo creo que se produce una deshumanización: naturaleza y cultura, hombre y mujer, luz y oscuridad, bueno y malo, son binomios contendientes en el sentido de que ciertas ideologías o modos de pensar los conciben así y conciben un bloque superior al otro.

Para mí la pregunta es: ¿por qué es tan importante reducir la realidad a binomios contendientes? Generalizar incluso en binomios puede ser útil y bueno o práctico en determinados momentos, pero no puede usarse para explicar el mundo y para lo que se usa al defender posturas que excluyen de la realidad humana da igual si mucho o poco, porque excluyen, estigmatizan, “anormalizan lo también humano”.

¿Por qué es tan fundamental saber si eres “hombre o mujer” (según los define el patriarcado al asignarles rasgos y funciones) en la construcción de la identidad? ¿No sería más lógico fijarnos en las cualidades de cada cual para apoyar a la persona en lo que necesitara para crecer? ¿No sería más fácil dejarnos estar? Si yo soy “hombre o mujer” más libremente, no veo cómo puede ser relevante este tema para todo lo que es relevante en nuestra sociedad: con quién te juntas, cómo vistes y hablas, a qué te dedicas, qué puedes o no puedes soñar, desear, querer hacer, porque la realidad es que puedo ser “hombre o mujer” de muchas maneras diversas, por ejemplo, puedo ser hombre pintándome las uñas, sin pintármelas, pintándomelas a veces; y puedo ser mujer de esa misma forma, y si pintarse las uñas tiene relación con un rasgo o función eso también podrá ser variable, según sociedad o persona. ¿No sería mejor una sociedad donde pudiéramos ocuparnos de la construcción del conocimiento, del cuidado mutuo, de los recursos y sus gestión, como personas, ignorando nuestro sexo y sexualidad, evitando construir papeles de género, dada la nefasta experiencia de siglos sobre a lo que esto lleva respecto al hecho asombroso de la diversidad de la vida, incluida la humana? ¿No se podría sencillamente usar nombres para nombrar, y no para clasificar, con vistas a crear pirámides conceptuales?

Sobre la llamada “ética del cuidado”, sobre el concepto del cuidado mutuo, el impacto de la tara ideológica patriarcal parece haber sido inmenso pero todo es un proceso y pensar fuera de la ideología patriarcal que culturalmente nos constituye es todo un esfuerzo, ahora bien un esfuerzo que libera y da alas para la construcción o reconstrucción o evolución de las identidades humanas. Ojala se esté avanzando en este sentido más humano y evitándose ese pensar desde binomios contendientes.

Leyendo Ecofeminismo para otro mundo posible, de Alicia H. Puleo (Cátedra, 2011)

VIOLENCIA PATRIARCAL Y POLÍTICA 2 (Europa). E insisto: ¿qué problema hay con que “la Europa de los pueblos” tenga muchos pueblos? Que quien ahora detenta un poder exagerado o violento porque no le correspondería eso según la teoría del juego, la de ideales, no la de mercado, no podría presionar a tanta variedad igual que si hay menos variedad para que “voten” lo que quiere imponer.

VIOLENCIA PATRIARCAL y POLÍTICA 1 (Catalunya). La verdad es que ponen la CUP (independentistas = que quieren la indepencia, que yo sepa, esto no es violencia, es una opción, de Catalunya; y para opciones las democracias, se supone) como si fuera ETA (grupo armado que al pasar la dictadura pasó a ser un grupo terrorista)! ¡Y la base viene del pacifismo político (la noviolencia, quienes pensamos que el uso de la violencia no resuelve los problemas, sino que los empeora) y el feminismo! Y el anarquismo noviolento, cómo olvidarlo (ah, porque decir “anarquista” es decir Violencia, como decir “feminismo”, esta locura irracional y ciega). De hecho, la imagen que más miedo da es la de una mujer feminista del CUP, le da a la gente como terror. Como feminista, nada nuevo bajo el sol, sin duda. Pero es algo abrumador, pero el poder siempre hace así, bombardear de mentiras las opciones más constructivas y menos violentas que se van creando. Es muy de la noche de los muertos (y no el día de las personas muertas). Por las personas muertas, tantas anónimas que lucharon por un mundo mejor, este mensaje sobre las personas vivas, las que difaman y demonizan y las que trabajan considerando que los fines son los medios, muy del mundo del pacifismo político.
En fin, así llevamos siglos, con un avance lentísimo hacia lo que nos haría mejores sociedades, más racionales y empáticas. Y ahora seguro que esta opinión razonada “me merece ser quemada en la plaza pública”. Suspiros. Para exageraciones, las del poder establecido y su masa seguidora, porque la gente tiene una forma de ser práctica que es muy destructiva: en lugar de ser práctica para construir, es práctica para confirmar el orden de la destrucción, como en el trabajo, vaya. Mejor apoyar al jefe, y que te dé alguna ventaja o prebenda, que apoyar que el trabajo funcione según cuestiones democráticas (derechos y obligaciones).

BLOQUEOS POR NO DAR DNI. Algunas personas han sido bloqueadas últimamente como “perfil sospechoso” por no dar foto por adelante y atrás y DNI! Así que si desaparecemos, será esta barbaridad. Flipando.

A DISTRAER, al Vaticano, sinvergüenza mayoría del parlamento español. Yo sigo centrada, soy de esa saga de personas, las de la racionalidad empática, las incapaces de abusar y la de las muy capaces de construir y crear.

PESADILLA DE MAYORÍA EN EL PARLAMENTO ESPAÑOL. En Catalunya, podían haber votado como en Escocia, con un parlamento español tan dispuesto a modificar la Constitución del 78 (hecha como algo temporal, porque era peligroso ser demócrata, con ingredientes como el 155, inconcebibles en una Constitución, y los Sin embargo y Peros de no Constitución, y los montones de páginas de no Constitución) como cuando el rey necesitó hacerlo para que tuviéramos 2 reyes o nos adaptáramos a las demandas económicas de la UE.
Al parlamento español, algo tan legítimo como un referendo, en una democracia, no les pareció motivo bueno para modificar la Constitución y lo que quisieran los poderes económicos y la monarquía sí. Caramba.
Qué crimen, el del parlamento español. Qué falta de visión democrática.
Y ahora, como la RAE, azuzar al “pueblo” que desprecian y usan, para linchar a una comunidad que quería votar.
Esto lo vemos en la vida cotidiana, cuando la gente siente tensión cuando alguien señala una injusticia, una tensión insoportable, y no siente tensión cuando sufre y ve abusos, porque es el orden del mundo así. Porque estamos en educación cultural patriarcal: el más fuerte es el más violento, es el héroe, el líder legítimo.
Así de pobre es la violencia, sólo tiene ese recurso, la violencia, con su gama de pesadilla gracias a un desarrollo de siglos de violencias.
Y la racionalidad empática, el no usar ideas para hacer todo menos llevar a realidad esa idea, el no ver el mundo en binomios contendientes donde un bando debe prevalecer, sino como grupos humanos evolucionando para aprender a resolver sus problemas sin usar violencia, generar destrucción y perpetuar la injusticia, todo lo bueno de lo que somos capaces, al menos al imaginarlo y llevar a vidas particulares, eso no, eso es utopía, improcedente, crimen.

EL PAÍS: Escribo a El País diciendo que quiero darme de baja de SModa porque no entiendo por qué ponen el análisis de las mujeres en Moda, y además de no darme de baja (llevo 3 veces), no me contestan a la crítica. Ugh!

LULA: aquí estamos, con lo de Catalunya, a ver si dado el poco respeto españolista, se cambia la situación a respeto, o consiguen la independencia, que sería un caso increíble: conseguir la independencia sin guerra! Yo creo que estaríamos juntas en nuestro apoyo a que les hubieran dejado votar, y juntas en la emoción de la belleza de ver a la gente en la calle luchando con noviolencia.

https://www.verkami.com/locale/es/projects/18753-nina-viajera-la-novela

EMIGRAR. Creo que si emigro a Catalunya en el trabajo me irá sin duda mejor, no respecto a la gente que viene a aprender a clase, pero sí respecto a un gran porcentaje de profesionales y cómo percibe la sociedad en general el valor de la innovación, la creatividad, el pensamiento crítico, y trabajar con alegría (soy profe en la pública, agotadas siempre pero con orgullo docente por lo bonito que es el trabajo!)

POLÍTICA 7. Democracia mientras obedezca todo el mundo. Si no, lo de siempre: VIOLENCIA a todos los niveles. VERGÜENZA. La gente debería estar saliendo masivamente en toda España a las calles no para lo que hacen masivamente, manifestarse para despreciar y odiar, “a por ellos”, sino para ayudar a que se encuentren soluciones racionales noviolentas, incluso aunque ésta sea tener que aceptar nuevas naciones. Al fin y al cabo ¿qué es la nación “española”? La comunidad autónoma de Madrid, diría yo, que en realidad es parte de Castilla. El resto son identidades colectivas diferentes: existen si no porque se conozcan y reconozcan porque en Madrid cuentan muchos chistes de ellas y repiten hasta aburrir y desesperar “chistes” sobre ellas: aragonesas, extremeños, andaluzas, gallegos… ¿Qué es España? ¿Desde cuándo existe como tal? ¿Y tolera “España”, ésa del rey, tolera las otras nacionalidades, porque lo cierto es que siempre hablan desde el “androcentrismo” castellano. Me estoy poniendo metafórica así que lo dejo. Furiosa por tener que ver tanta barbaridad allí donde podría haber algo más evolucionado hacia lo civilizatorio.

POLÍTICA 6. Mapamundi. Sabemos, como feministas, cómo cualquier diferencia nos empuja a la guerra, por siglos de adoctrinamiento patriarcal, es algo cultural de siglos: donde siempre se apuesta por “soluciones” de violencia, violencia a todos los niveles. Eso no significa que no tengamos una historia de lucha noviolenta (no consta en la Historia patriarcal, pero existe), de otro tipo de mundo humano, lo tenemos, lo vemos todos los días, y lo intentamos machacar todos los días, no viéndolo y/o destruyéndolo.
Incluso quien protagoniza la lucha noviolenta, como se ve en el feminismo, puede ejercer esas violencias patriarcales (p.e. cuando se ejerce lo contrario a la sororidad, se trata a mujeres feministas con visiones diferentes como enemigas en lugar de como ayuda comunitaria a pensar y evolucionar, como riqueza, en el universo de la posibilidad), por cultura, por eso yo lo llamo “la tara de la violencia patriarcal”, no termina de ver con claridad el valor de lo que está haciendo, del enfoque y los medios. Tenemos que SABER todas estas cosas para poder EVITAR lo que no queremos. Sin crítica no hay aprendizaje ni evolución. Los partidos políticos prevalentes están continuamente obstaculizando esto. Que evolucionen o lo dejen, por favor. Porque está quedando muy claro que todo lo que ocurre de noviolento y maravilloso entre las personas, está ahí, y no tiene que ver con lo que hacen quienes nos representan en las llamadas democracias.

POLÍTICA 5. Así que Orwell sigue vigente: todo al revés, la guerra es la paz. La honestidad, la noviolencia, el diálogo, el trabajo hecho con dignifidad laboral, la creatividad, la tolerancia, la generosidad, la solidaridad y la sororidad, la protección a los grupos diversos de personas, todo esto es la guerra, se da en los cuerpos de personas “conflictivas”, “antisociales”, y la mentira, el abuso, la manipulación, el desprecio y el odio, la imposición, el juicio sumarísimo, el linchamiento, todas estas cosas que ya deberían ser cosas del pasado, son la paz.

POLÍTICA 4. Que la “Europa de los pueblos” se empeñe en que no haya muchos más pueblos indica que sus procederes democráticos quizá no lo sean tanto. Si no, ¿qué problema habría con una Europa de los 4000 pueblos en lugar de los 2000? (las cifras me las he inventado)

Un comentario:
Como decía en otro post sobre el tema… a lo mejor es que esa Europa que hay ahora no va de democracia de los pueblos: más bien parece un club de amiguetes que se reparten las prebendas y se compinchan para eliminar todas las conquistas sociales. En las elecciones al parlamento europeo apenas participa el 40% de votantes y a los líderes de la UE ¿quién les ha elegido? ¿los mercados? http://www.eldiario.es/…/escandalo-tributario-Juncker_6…

“Las revelaciones sobre la actuación de Juncker como primer ministro de Luxemburgo son preocupantes, dejan…
eldiario.es

POLÍTICA 3. No se puede llamar dictadura a que poblaciones se lancen a la calle para pedir el derecho a votar algo que les concierne, incluso que voten, como puedan. Lo que todo esto muestra es que la masa y las élites no tienen interés en identificar qué es legal y debería cambiarse por antiderechos humanos o antidemocráctico (como leyes franquistas que tenemos aún, o leyes que legalizan ideologías antiderechos humanos, como la de la extrema derecha), y que ponen eso al mismo nivel que lo que es legal y protege a las personas.

POLÍTICA 2. Por el estudio de la historia de las dictaduras sabemos cómo el autoritarismo usa los eventos de masas, pongamos, el fútbol, para “hermanar” con vistas a incendiar y alimentar la guerra. Verlo en una democracia social asombra y da miedo. Pan y circo, sigue funcionando: mientras van “a por ellos” introducen actuaciones legales pero antidemocráticas, y antiderechos humanos, como hacen las dictaduras.

POLÍTICA 1. Sabemos por la historia cuánto desprecian quienes detentan el poder a las masas enardecidas que los sostienen (por miedo y por falta de coraje) y a las élites interesadas en participar en el reparto del pastel. Sorprende, que en una democracia social, sigamos viendo lo mismo, como si nada se hubiera avanzado en la comprensión de ideas mejores para la justicia y la convivencia.

PREMIOS PLANETA. Pues aunque entiendo lo que explica la gente de la importancia de los premios (aunque a mí no me gustan y no me presento) tengo que decir que el premio planeta me da náuseas. Debe de ser porque de joven trabajé en una embajada y vi lo que vi y esto me lo recuerda. Un tipo de mundo muy poco mi mundo.

QUÉ ABSURDOS hechos: el presidente español preguntando como nene enrabietado, dale que te pego, “Hasta que no me digan lo que mando, no paro”. CHICO, LEE, QUE ESTÁ ESCRITO. Quien cree que sólo merece respeto su ideología es que no puede entender cómo le falta al respeto a quienes tienen otra. Siempre insultando, cargados de razón

MADRID y las otras lenguas de España. Pues si hablamos de transmitir rechazo y odio, yo, la verdad, algo que he llevado siempre muy mal en Madrid, como estudiosa de lingüística y profe de inglés, ha sido el rechazo visceral tradicional de tanta y tanta gente de Madrid y lugares monolingües de España a algo tan natural como sería respetar las otras lenguas y culturas, y aprender algo la lengua de dónde pasas las vacaciones, a las otras lenguas de España, a que pudieran aprenderlas en la escuela pública como optativas, que sería algo lógico, o en las Escuelas Oficiales de Idiomas de España, que en Madrid, sólo hay una escuela que la enseñe, habiendo como hay tantas y tantas EEOOII. Nunca he oído a profes decir que era una riqueza.

AMISTAD Y LIBERTAD. Si alguien piensa que expresar una opinión razonada, que no usa la falacia contra la persona, es lo mismo que IMPONERSE, por favor, usemos la libertad que da la amistad para dejar de ser amigxs. Yo ELIJO no tener relación personal con personas que confunden el autoritarismo con la comunicación y las ganas de saber. No hay que insultarse ni matarse. Aquí hay una aplicación muy buena de “mirar para otro lado”, una positiva, constructiva, y no destructiva (seguir cada cual su camino), destructiva como no saber ver cuándo unas palabras son para explicarse cosas y conocer, y construir conocimiento en diálogo, y cuándo unas palabras son para dominar y manipular.

DEBATE Y FALACIAS. Sería importante que en Filosofía, esa asignatura que se intentan cargar dos partidos políticos, creo, pudieran darse las falacias y las normas del diálogo racional y empático a ser posible.

Buscando rápido, que en Znet un filósofo activista tenía un manual pero ahora no lo encuentro,

algo sobre lo que dijo Sagan (y yo añado que podemos nombrar la ad hominen, “falacia contra la persona” pues ahora las mujeres participamos en los análisis y debates)
https://hipertextual.com/2015/03/carl-sagan-camelos

Bueno, empiezo un cuento, para contar un montón de cosas, aunque quizá las mismas, pero de otra forma, intentándolo de otras formas, y con esa magia del azar creativo, que mezcla explorando y descubre, y para ejercer una venganza noviolenta, que esto también existe, aunque en lugar de feo es un lugar bueno.

Micaelaestaharta (borrador)

En apoyo a Coeducación para personas adultas en la pública de idiomas (Escuelas Oficiales de Idiomas)

NACIONALISMOS DESDE LA INTELIGENCIA FEMINISTA Y LA LINGÜÍSTICA MODERNA, LA SOCIOLINGÜÍSTICA, PSICOLINGÜÍSTICA…: OFENDID@S Y JUSTIFICAD@S SIEMPRE PARA AGREDIR

El problema de muchas personas en las comunidades que hablan español castellano, español extremeño, español leonés, español aragonés (no el aragonés, que corre riesgo de extinción y es otra lengua), español manchego, español andaluz…, es decir, español, respecto a la existencia de comunidades que hablan otra lengua, materna o no (y además español, a menudo, como 2/3 de la población humana, que es bilingüe o trilingüe), es que no pueden respetar que en España hay diferentes culturas, y las culturas con lengua sólo de ellas merecen el mismo respeto que las culturas que comparten la lengua española. La lengua además ofrece un modo de comprender el mundo, y por eso a las diferencias que puedan ya existir entre las varias identidades culturales colectivas, sumar la que genera la lengua es un factor vital, que no se puede ignorar y que hay que respetar como diferencial.

Como feminista, he visto que lo puedo comprender mejor que la gente que se niega a desarrollar inteligencia feminista, o machista radical, o misógina, porque comprendo bien el problema del androcentrismo y de cómo obstaculiza que lleguemos a pensar el mundo como personas. El androcentrismo (verlo todo no desde la idea de Persona, sino de Hombre, porque llevamos siglos viéndolo desde ahí, es clave en la construcción de la sociedad, cultura, ideología patriarcal) impide a personas perfectamente capaces de comprender la crítica feminista, que es crítica de un movimiento social fundamental para la evolución noviolenta a sociedades humanas más civilizadas. “¿Qué más quieren?”, se preguntan las y los machistas reivindicativos de serlo y no reconocerlo, pero no es una pregunta, sino una forma de hacer daño: una amenza de “Estamos ofendid@s y dispuest@s a agredir” en realidad (con la bendición de una ideología determinada que se cree centro del universo). No porque sean malas personas, porque quieran hacer daño (aunque vomitan odio en ocasiones), sino porque no entienden, y no quieren entender que permita convivir y evolucionar. Lo que importa es un orden que ya deberíamos haber dejado atrás, un orden lleno de mentira y violencia, que no tolera la diversidad y la disocia de la convivencia, algo demencial para mentes más evolucionadas.

Tradicionalmente pasa así con este tipo de problemas: quienes argumentan su caso (pueblo que quiere votar, feministas) son demonios y quienes no comprenden o respetan a otras personas (nacionalistas del españolismo, que no se sabe bien qué es, pero que lleva décadas negando la Constitución, que no es sagrada por cierto y tiene incoherencias galácticas, donde se habla de lenguas co-oficiales y riqueza plurilingüe, cultural, en España), los que deben prevalecer. Por suerte ahora quizá no te quemen en la plaza, pero como podemos constatar a diario la violencia conceptual, de las actitudes, verbal sigue prefiriendo la guerra e impidiendo u obstaculizando con todos sus gritos y su odio que desarrollemos formas noviolentas de resolución de los problemas y conflictos.

A su paso

yerba aplastada, basura

esparcida como cáscaras de pipas y fibras de cristal

en charcos de brea,

y amontonada, como cementerio de coches

de ruido atronador hueco y metal. A su paso,

ruiseñores muertos y asesinados.

 

Boquetes y ventosas de la mezquindad dispuestas

como sofisticadas trampas de caza.

Ventanas cegadas, paralizadas de miedo

ante el tornado destructor del aire fresco, ese peligro.

Rastros de cosas buenas ignoradas.

Caminos que no llegaron a ninguna parte

por falta de amor. A su paso,

 

al paso de Los Otros,

quienes traducen el amor como mandamiento,

y componen su parte en ello trabajosamente

con reproches, intrigas, rabiando a veces,

alterando la vida a problema en escalada,

ocurre que la mayoría, aún, infligiéndose ceguera, calla,

sustentando un mundo feo y evitable.

 

Entonces recordamos a Zambrano, “Lo más admirado

es lo más despreciado”, y a Orwell, “La guerra es paz,

la ignorancia poder, la esclavitud es libertad”.

 

*

 

(El título está puesto con cierto humor, no sé si se nota!)

[E]staba harta de los hombres que medían su capacidad sexual por el grado de subordinación intelectual de la mujer.
Angela Davis, Autobiografía (ed. Capitán Swing), parte 4, “Llamas”, p. 210

Aquí está identificada una cuestión fundamental en el patriarcado: se enseña a los varones que el sexo tiene que ver con un órgano excitado y que para que esto ocurra tiene que haber una mujer sometida, dominada, aterrorizada, porque qué mayor terror que determinen que eres inferior intelectualmente, qué mayor violencia puede haber que la que te impone ser esclava o dependiente. Estamos aquí ante la violación base: si somos inferiores intelectualmente, no tenemos posibilidad alguna de nada, porque quien así lo cree justifica así que MANDA. Si el análisis feminista no hubiera llegado a ser difundido como desde que somos movimiento social y político (siglo 20, al parecer), este hecho brutal ideológico patriarcal seguiría invisibilizado, a pesar de su realidad masiva.

Intentando exponer algún proceso de invisibilización.

Habría que ser más conscientes de cómo la cultura decide o influye en la construcción de la identidad individual (para grados, según fortaleza de la personalidad, supongo).

La inteligencia feminista (como la capacidad creativa, tan audaz / indómito / libre por naturaleza) te permite ver cosas evidentes que la cultura te ha enseñado a no ver. La cultura, eso que genera la tendencia mayoritaria en la sociedad, condicionada por las decisiones, para el caso de la sociedad patriarcal, de los patriarcas, de los capaces de ejercer una gama asombrosa de violencias para imponer su orden, es como el aire que respiramos: no lo notamos, pero está ahí con un papel fundamental para nuestras vidas.

La cultura patriarcal, tan primitiva aunque sea milenaria, necesita validar sus mandatos ideológicos frente a una realidad que no tolera: la de la impresionante diversidad de la vida humana, porque enseguida queda expuesta como incoherente, injusta y violenta (desde la lógica o la racionalidad empática es fácil verlo, por eso las niñas pequeñas y los niños dicen cosas tan evidentes como que el rey está desnudo), lo que explica su inagotable violencia, la de ese sistema de gestionar la vida tan negativo para la vida y que por desgracia, con tantos siglos de desarrollo, nos sale fácil, validarlo, ejecutarlo, justamente porque creemos en la cultura y no queremos mirar y ver la realidad. (¡¿Biológica la identidad “Hombre-mujer” que define el patriarcado?! Que él piense y ella sienta, que esté bien que él use la violencia física y que está mal que lo haga ella, tan viciosa y mala por naturaleza? ¿No será más bien que la mente humana, al margen de los genitales, puede generar ideas, palabras, sentimientos, acciones y así seas hombre o mujer puedes ser capaz de razonar o cuidar, y en muchos grados diferentes las diferentes personas? ¿No será más bien que ser fuerte no es sólo poder ejercer violencia física de imposición sobre alguien, sino muchas más cosas y mucho más positivas o inteligentes?)

Así, me pregunto qué hace que no nos agotemos culturalmente de ver historias de la guerra desde el punto de vista del Hombre patriarcal (no de la persona hombre/varón, digamos). Se ve que la sociedad lo considere algo relevante para la cultura. En contraste, cuando hablamos de la experiencia de cómo el papel que nos asigna la cultura por razón de sexo o género, algo relevante porque informa sobre la experiencia de constricción de la identidad humana por mandato cultural, la sociedad se centra en descalificar y descartar el valor de esas palabras (salvo que las pronuncie el Hombre, el modelo ideal de ser humano según la cultura patriarcal, ese tipo de identidad que podrían ser las personas hombre/varón y que es líder reconocido por la mayoría).

La respuesta es evidente (de cosas que se pueden ver si se mira con la mirada clara): en qué terreno estamos, ¿en el de validar la realidad que promociona la cultura, por ejemplo, para el caso primero, la de héroe o contrahéroe según la ideología patriarcal? (aunque en vida a cada cual, “héroe” o “contrahéroe” le irá muy distinto; pero a lo largo del tiempo, ambos tenderán a recibir respeto y ser valorados pues en conjunto validan la ideología de reducir la realidad a un binomio donde una de las partes debe prevalecer, y a veces se renueva pero para perpetuar el mismo sistema, como lo hace el Hijo Rebelde cuando desbanca al Padre, para convertirse él en Patriarca), ¿o en tener que defender la cultura de lo que pueda cuestionarla? (lo que implica arrasar con cualquier realidad que pueda no ajustarse a esa camisa de fuerza identitaria que impone la cultura patriarcal).

(Sí veo la pregunta de si toda cultura iría en contra de la naturaleza humana, y pienso que no, que se pueden construir culturas respetuosas con la vida, con la diversidad de la vida, aunque esto requiere, imagino, mentes mucho más evolucionadas que las que se valoran y respetan y celebran en nuestras sociedades. Sobre la pregunta de si todos los patriarcados serían tan violentos como el que nos ocupa, o bien, si podría darse una sociedad patriarcal que no fuera violenta e injusta a este nivel que conocemos, imagino que sí, pues si de entrada se determina en la superioridad de un tipo de persona sobre el resto en función de sus genitales y sexualidad, sin tener en cuenta, sin aprender a ver, a las personas por sus cualidades, necesariamente se genera violencia e injusticia evitables desde la racionalidad empática.)

¿Qué hace que cuando se denuncia el efecto de los papeles de género patriarcales, críticamente, o sea, denuncia que se haga desde ser persona que no los acepta por la realidad de su identidad, que no queda recogida en esos modelos, se “acuse” a esas personas y desprecie? ¿Cómo es posible que si una mujer denuncia la violencia de género (la violencia del Hombre hacia las personas inferiores que son las no Hombre), a pesar de que todo el mundo puedo ver sus efectos, los hechos de la violencia de género, se quiera inducir e imponer que no se escuche ni nombre eso que se ha dicho (por más evidente/real que sea) y se imponga un odio del grupo prevalente a esa voz? ¿No se está así validando culturalmente que exista esa violencia? ¿Cómo vamos a combatir la violencia del Hombre a las mujeres en el patriarcado si cuando ellas explican y denuncian y luchan contra esa violencia se las “acusa”, se sacan a colación otros temas, ubicándolos así en más importantes que el de la propia violencia? No es cierto que todo el mundo esté en contra de la violencia. Yo diría que más bien la mayoría, por efecto de la cultura, está a favor de la perpetuación de la violencia ideológica patriarcal, a pesar de que mayores márgenes para la construcción de la identidad, conseguidos con la lucha artística, social, del pensamiento, nos permiten ver con más claridad que este mundo cultural no es deseable, por su brutalidad, compleja pero nada evolucionada en un sentido de la racionalidad empática.


Leyendo los diarios de Sylvia Plath, sus reflexiones sobre identidad a los 19 años: “Estoy en conflicto conmigo misma, me disgusta ser mujer porque soy consciente de que inevitablemente no puedo ser hombre. Dicho de otro modo, tengo que poner todas mis energías al servicio de mi pareja: mi único acto libre consiste en escoger o rechazar a esa pareja.”

Escribir. Una máquina de S. Plath

Estoy leyendo los diarios de Sylvia Plath (regalo de A., en español) y pienso que es una gran suerte ser escritora anónima para mí, porque yo sólo quiero que me lean, si apetece, da curiosidad, gusta, e internet es la plaza perfecta.

En realidad, las editoriales son como las peluquerías (y no lo digo para ofender; es una analogía por lo que duelen por la tradición de forzar): te hacen cosas que duelen y distorsionan, crean muros de contención, zanjas dirigidas para el riego, ciegan vanos, abren boquetes en lugares sucios, añaden transparencias que median la mirada y finalmente impide ver lo que miras con esa capacidad directa… Y luego, todo lo demás, el mundo de La cultura: el cortejo de las disecciones obligatorias de quienes pueblan ese Estado, con sus buenas y malas ideas y sobre todo, ese despiece las más de las veces improcedente e irrelevante, a menudo deformante porque incluso cuando el rastro es acertado, se mira desde la expectativa de lo que se va a encontrar, desde la explicación previa construida, que impone que todo lo mirado se use, y no facilita que se conozca.

2014 Esquina de Mi Territorio con máquina de Myrtle Solomon

Que mis textos no hayan interesado a editoriales y a su marco (y soy consciente de que gracias al acceso a la expresión libre, se ve ya más claro que el genio creativo lo tenemos mucha más gente de lo que dice la historia), el mundo de la cultura sancionada (ese establishment defensor de la ideología patriarcal con sus… ¡universales! pequeños, particulares y exclusivistas, ese mundo cerrado de mandamientos), sumado a todo lo que no he hecho para buscar un lugar allí, y que he podido NO ganarme la vida con mis actividades íntimas creativas en estado puro , y sus talentos asociados (las creativas de desde dentro, y no las que nacen de la interacción y con la prioridad de la otra persona, como dar clases de un idioma), me ha ubicado en donde, de haberlo sabido todo antes, me hubiera ubicado yo. Lejos de todo eso, invisible pero con obra accesible y pública gracias a internet.

Pensándolo ahora, como somos capaces de buscar la expresión de mucho menos de lo que podemos saber, quizá es que de hecho he podido ir eligiendo. Sin duda, algo ha tenido que influir en la apertura del camino propio de mi vida las cosas que no he querido hacer y lo que he amado hacer.

Al caso: siento alivio, quería decir, explicar, dentro de lo que es la preferencia vital general de ser de la saga de personas anónimas que han compartido sus trabajos.

Protege tu capacidad para reflexionar porque aunque puedas cometer algún error eso será mejor que renunciar a pensar – Hypatia de Alejandria, sabia

Hace años pensé que debía escribir un ensayo sobre violencia y noviolencia desde la inteligencia feminista porque no salgo de mi asombro al constatar cotidiana qué invisible es un montón de violencia que valida las formas visibles de la violencia. No he podido ponerme aún porque es como si llegaran a mi vida un montón de ejemplos para informar mi trabajo, y no me dejan tiempo suficiente ¡para concentrarme! 🙂 Pero… ¡todo se andará! <3

Hace unos días de pronto, en plenas amadas y vitales vacaciones, me vino un título a la cabeza, y con él la exploración de otra forma, quizá debía ir intentándolo con literatura.

Hoy al despertar se lo conté a Atticus, que intentaba dormir (es un experimentado remoloneador), y las palabras que me envió entre sueños, 😀 , me ayudaron a que pudiera hilar lo que ahora cuento, o más bien, enmarcarlo o hacerlo más concreto. (No hay nada tan lindo como la comunicación, esa que rara vez se practica, la nace de quererse y respetarse y sin duda, de sabernos personas solas en el universo, esa pequeña y valiosa colaboración.)

Así, quiero escribir unos textos lo más breves posibles (tipo cuento, relato), que remuevan la racionalidad empática que permita generar la consciencia de cómo por los valores predominantes culturalmente vamos construyendo la identidad asumiendo opciones coherentes con esos valores, que en nuestro caso son los más violentos y destructivos porque vivimos en sociedades patriarcales con un inicio de evolución a otra cosa (que la mayoría al fin tolere por ejemplo la idea de derechos humanos, aunque aún no puedan actuar en consecuencia) pero muy primitivo aún.

Ayer se me ocurrió el título (que me da el tema, el tono, la pista ¡tantas cosas! ¡No os lo doy para que sea sorpresa! pero si no lo consigo, lo lanzaré aquí fuera por si alguien puede hacer algo con él! 😀 ), y pensé en elegir la literatura y no el ensayo, por esto:

Frente al ensayo, ella me permite introducir no sólo información y razones, sino también intuiciones, sentimientos, hipótesis en diferentes grados de comprensión; permite introducir elementos de un todo, elementos que en el ensayo tendrían que ir hilados y quizá no siempre se pueda, o al hacerlo, se pierda un foco para echar luz a algo. La literatura me permite contar con quien lee, con su mente, con su ser, con su psicología, para dirigirme como igual, apelando a su humanidad, a su deseo, una vez identificado algo que espero ayudar a identificar, a rescatar su humanidad, como si hacerlo fuera importante no sólo para la soledad, sino también para la especie, rescatar lo que desde la inteligencia feminista y más ampliamente la racionalidad empática es su capacidad de influir en el mundo exterior a través de cómo construye su identidad y actúa en su vida cotidiana.

(Todavía estoy algo dormida, supongo, no sólo porque me acabo de levantar, sino porque es la hora de la siesta y el calor está empeñado en tumbarlo todo.)

Yo no digo “No seas un chochito / una nena” porque no creo que algún género sea inferior

Anoto que no puedo sino comprender que actuar, entendiéndolo como impacto (en la propia persona y fuera de ella) incluye nombrar, concebir, es decir, el lenguaje y el pensamiento, no sólo las relaciones y las acciones físicas. Decir esto para mí es un tanto obvio, porque en cómo concebimos las relaciones, por ejemplo, hay más violencia si se opta por verlas como se ven en el patriarcado y se confirma en la consecuente mayoría de hechos en las vidas de las personas, los valores determinan actos, físicos, verbales, de relación, de actitud, de sentimiento… (Sin embargo, en el activismo, personas dogmáticas han repetido sin pudor ni duda alguna “Dejémonos de hablar y actuemos”, una frase que en mi mundo mental es humorística, más bien, cuando no, como en el caso de verla aplicada, agresiva y desatinada; y en las familias “Las palabras se las lleva el viento” cuando sabemos de sobra si quisiéramos que las palabras tienen un poder inmenso, enorme, y están en nuestra mano, en nuestra mente, en nuestra boca.

Yo no digo “Sé un hombre” porque las personas más fuertes que conozco también lloran, y es irrelevante qué edad tienen, si son hombre o mujer, o su identidad sexual

En inglés una canción infantil dice “Sticks and stones may break my bones but words will never hurt me” [Palos y piedras podrán romperme los huesos pero las palabras no pueden hacerme nada de daño / no pueden tocarme], que es otro desatino, aunque nacido del afán desesperado por dar una herramienta de defensa a quien está recibiendo abusos en el recreo escolar, por ejemplo.) (Sin embargo, en el activismo, personas dogmáticas han repetido sin pudor ni duda alguna “Dejémonos de hablar y actuemos”, una frase que en mi mundo mental es humorística, más bien, cuando no, como en el caso de verla aplicada, agresiva y desatinada; y en las familias “Las palabras se las lleva el viento” cuando sabemos de sobra si quisiéramos que las palabras tienen un poder inmenso, enorme, y están en nuestra mano, en nuestra mente, en nuestra boca.

El objetivo de, pongamos, un conjunto de cuentos o relatos que quizá podría escribir, sería por tanto empoderar, realmente, porque siendo conscientes de qué parte de un problema es reproducida porque no nos damos cuenta de que estamos ayudando a perpetuar ese modo, tenemos la opción de hacer eso u otra cosa, de ser así o evolucionar. Y sería revolucionario, en el sentido de transformador, en el sentido de que si una pieza de la maquinaria humana de generar mundo deja de funcionar dentro de esa estructura, está ayudando a que se produzca una evolución, a que se genere otra posibilidad, otro mundo.

El arte es tan necesario, porque nos permite vomitar una y otra vez, en ese doloroso e interminable proceso de asimilación para sobrevivir y vivir y luchar para construir vida buena. ¡Cada cual se busca sus apoyos donde puede! <3 (Y dirán en el Mundo Literario que cuando es ella quien lo hace, es “confesional”, como diciendo “algo menor”, pues ella tiene prohibido culturalmente crear y pensar (tan reciente la prohibición como en Noruega a fines del siglo 10 y principios del 20, para ilustrar con un ejemplo, sígase la pista de Hilma af Klint

Hilma af Klint, “Árbol del conocimiento” (1913)

– por desgracia, hay que leer entre líneas, porque las fuentes continúan con la tradición de no decir explícitamente algunos de los por qués clave en lo que hicieron o no las mujeres, en este caso, como en de la inmensa mayoría de artistas de hasta mediados del siglo veinte nada menos): que si pintaba paisajes y trabajaba de profe de dibujo era en gran parte porque su sociedad patriarcal consideraba que las mujeres no tenían genio creativo pero sí se las daba bien copiar, y por tanto, podían ser profesoras pero no artistas), insistiendo siempre, obsesivamente, en separar y diferenciar lo que es lo mismo, con el fin de crear la jerarquías de valor, y cuando es Él (el Hombre según el modelo patriarcal de héroe, que se lo aplican también a los hombres víctimas de la violencia de este sistema, eso sí, pero cuando han muerto y para explotarlos), “obra de arte”.

 

Pero eso no puede borrar la realidad, que es también un hecho con su cuerpo de evidencias.

*

Sylvia Plath, poemario Winter Trees (publicación póstuma en 1971)

Sylvia Plath era una impresionante poeta, por poner otro ejemplo, no la exponente de cierta habilidad creativa en un tipo de obra que incluso las mujeres pueden optar a intentar. Si lo vemos como “confesión”, por qué no va a verse así la inmensa mayor parte de la producción masculina considerada Historia de la Literatura nada menos que Universal, y que no incluye en su tara intencionada a media humanidad como poco.

El tiempo empleado en asimilar se come

la vida creativa

como una pesadilla inagotable.

Es un crimen contra la humanidad.

 

Así,

no es fácil

seguir el entramado de caminos y vacíos,

tonos de luz y sombra, ese paisaje

de orden del rumbo y de las conexiones

de lo que existe, y te pierdes

en el sentimiento de dolor, pérdida, batalla

cuando no ves más que ruido, esos momentos

abisales de inseguridad y miedo.

 

Con todo,

los cabos ásperos y punzantes,

la suavidad de las curvas,

los volúmenes y huecos,

lo que contiene y lo contenido,

pueden ser interpretados, vividos

desde diferentes puntos de apoyo, suelos,

como misterios, como sombras

de un mundo diferente que es tuyo.

 

No se puede

perder la confianza

en las visiones de realidad

que ofrece la rebeldía.

 

A JM, mis personas queridas y mis personas perdidas para siempre

Visionaria

 

Viendo cómo lo mezquino y violento impone su orden

entre tanta buena gente de buenas y malas formas

necesarias siempre, creyentes

tan en la costumbre de no saber,

tan amantes de las variaciones de la misma violencia,

esa que establece una relación o proporción de autoridad

entre el miedo, el complejo y las ganas de hacer daño,

ese ahínco, contra todo, hacia quien sea,

esas personas crónicamente ciegas,

que no pueden mirar ni ver lo que está delante,

detrás, por encima, debajo,

en los ideales y sueños, en la buena compañía

del aliento, el aprendizaje, el compromiso,

porque viven en el melodrama del miedo y la guerra,

en esa industria de la normalidad.

 

Tenemos necesariamente que comprender

que no somos iguales.

 

DOGMATISMO (disintiendo o para qué sirve la racionalidad empática). Cuando la defensa de una idea justa o buena nos hace justificar el dogmatismo, ese perverso mecanismo de desnaturalización y tergiversación, ese molde que troncha los huesos sin escrúpulos (con toda la fe ciega de la convicción) para forzarlo todo allí, la habremos convertido en Causa, que es decir en guerra de religión.

SUICIDIO Y VIOLENCIA PATRIARCAL. No hay nada peor que la tortura, eso está claro. Y si la mayoría sigue sin querer VER toda la violencia que EXISTE y es evitable porque nace de los VALORES VIOLENTOS (enseñar a tanta y tanta gente a autodestruirse porque impera un modelo inhumano; además de toda la violencia ideológica, verbal, actitudinal, y de acción y de omisión, toda la violencia de no dejar ser y crecer como puedes ser y crecer, de forzar a comportamientos destructivos también), NO DE LA INTELIGENCIA EMPÁTICA, la máxima inteligencia, la que nos daría vidas lo mejor posibles por ser lo que está en nuestra mano, SEGUIREMOS PERDIENDO A PERSONAS TAN VALIOSAS COMO LULA DEUS, tan vitales para la construcción de un mundo mejor.
En el último mensaje que me posteó aquí, cuando yo criticaba el problema de los partidos políticos de izquierdas (la derecha debería estar prohibida, pues es incohrenete con el respeto a los derechos humanos) con los movimientos sociales (que nos ven como “enemigos naturales” lo que es el colmo, pues además se nutren de nuestro trabajo), Lula me posteó un ánimo en la lucha. Y su último mensaje en su muro es de un “cierre de curso” donde nos invita a un bailongo, a bailar y bailar, porque se ve que ella no podía ya hacerlo pero seguía con la visión del camino.
Lula, te llevo dentro, y no voy a dejar de bailar, ésa es mi resolución de vida, por mí, por el mundo, y por ti, mihermana-amiga, que HAS ESTADO AQUÍ Y TE HAS TENIDO QUE IR PORQUE ERA INSUFRIBLE TANTA VIOLENCIA.
Que sea tabú la violencia, no la realidad de la gente buena.
Seguiremos en la amorosa caña ♥

http://www.mujerpalabra.net/libros/postaleslibroslibresmp/lulaconteoriakingkong.htm

VIOLENCIA Y FEMINISMO. La única razón por la que la mayoría sigue a los más violentos es porque éstos destruyen todo lo que no les gusta. Sería un paso importante para las posibilidades de librarnos de esta situación y de esta tara dar el paso de dejar de justificarlos, y decir lo evidente: “El rey está armado para la guerra” en vez, por ejemplo, de cosas tan faltas de inteligencia y conocimiento como “Las feministas odian a los hombres”.

 

IGUALDAD. Cuando se habla de igualdad, a menudo se distorsiona lo que se quiere decir, lo que yo al menos entiendo: No es igualar lo que pueden hacer los hombres, no es siquiera (que esto es imperativo pero a menudo un arreglo de transición a sociedades noviolentas) pedir igualdad de derechos. Es tener la misma LIBERTAD para desarrollar el potencial humano que media humanidad, las “mujeres” según la ideología patriarcal, lleva siglos teniendo prohibido hacer en las sociedades patriarcales.

Qué frecuente:

a ellos llamarlos paranoicos

mientras usan su obra

(ahora que están muertos)

y a ellas,

continuamente violadas,

locas

(llamárselo, mientras estén vivas)

cuando son quienes llaman

como si llamar fuera la guerra inevitable y necesaria

quienes son incapaces

de contemplar o comprender la realidad.

Llega la primavera y de nuevo

los colores vibran y mis palabras brotan

y todo duele y respira y late

y los cimientos del mundo se mueven,

compartiendo palabras se conmueven

profundamente, pensando como si no

existiera el yo o lo nuestro,

abriendo venas y ventanas,

aullando de vida.

 

Lo diría Mina Loy,

No hay diferencia y todo es diferencia.

—–

Leonor Fini, autoretrato

Autorretrato con sombrero rojo de Léonor Fini, 1968.

PENSAR ES ACTUAR PERO PENSAR ES DIFÍCIL. A veces intuyes que hay un fallo en un razonamiento y no consigues explicarlo, y la mentalidad de que no se puede decir más que una cosa no ayuda. Quizá por eso evolucionamos tan mal y tan despacio. Lo que me gustaría a mí ser más inteligente! Poder explicar todo lo que apenas veo como en un sueño, como borroso! Una cosa es que las personas que luchan por el cambio social tienen que vivir a dos niveles diferentes, y cuando luchas desde el enfoque de uno, a veces haces algo mal respecto al otro. Pero cómo saber y explicártelo, claro, o explicarlo, cuando tenemos tan hondamente sembrada la ideología de la autodestrucción, gracias al funesto patriarcado, pesadez y violencia sin inagotable.

ACLARÁNDOME Y A VER QUÉ PENSÁIS, quienes queráis que trabajemos en este mapa… (Yo sola ya sé que no puedo, y creo que varias cabezas con diferentes ideas podrían arrojar un trabajo increíble, que podría ayudar mucho.)

(mayúsculas sólo subrayado) MI APORTE CRÍTICO AL DEBATE PROSTITUCIÓN en el foro feminista (que tanto bien le hace a la humanidad y más que le haría si escucharan más) es que si se plantea como ES IMPOSIBLE EL DIÁLOGO, SON DOS BLOQUES, LEGALIZACIÓN – ABOLICIÓN, se está perpetuando el enfoque de análisis de la ideología patriarcal (que todo el mundo tiene salvo que intente currárselo, y desde luego en los partidos de izquierdas está muy presente), según el cual se reduce el mundo a dos bloques contendientes, donde uno es el Bien que debe PREVALECER, IMPONERSE y otro el mal que debe ser aplastado.

Si se comprende que los procesos sociales son PROCESOS, el mundo de pronto se ve más complejo que esa simplificación tan de la ideología patriarcal, que distorsiona y obstaculiza tanto el diálogo, que no tolera el diálogo y condena a la perpetuación de esos modos de pensamiento y relación. Habría que pensar más como mapas mentales, como conexiones neuronales, no organizar la información y las ideas de esa forma primitiva patriarcal, tan violenta. Por eso planteé que hiciéramos un MAPA DEL DEBATE, no que se me considerara anti-abolicionista y se me intentara convencer de lo que ya entiendo.

Que el fin tenga relación con el proceso, que se pueda llegar a gente no feminista y feminista, que se pueda transmitir una idea que siga suficiente gente como para generar un cambio social, requiere que el fin sea un ideal y no un principio, que el fin tenga en cuenta que más allá del afán de condenar y descalificar a quien sea, lo suyo sería superar esta tara del pensamiento patriarcal y dialogar, y que para eso hace falta respeto mutuo (creer realmente en que somos personas, no esa caricatura de las personas que da el Sistema), y no dejar fuera del diálogo a la gente noviolenta porque hay gente violenta que se mete también, o quiere manipularlo.

Nómbrese y ubíquese todo antes de meterlo todo en dos bloques, y quizá se vea que los bloques no ayudan más que a la perpetuación de la guerra, no a la vida, no a pensar sobre la vida social.

La diferencia entre ideales y principios está en el nivel de crueldad (conceptual, de actitud, palabra, acción) en la ejecución.

https://www.facebook.com/notes/michelle-reny%C3%A9/borrador-mapa-debate-prostituci%C3%B3n/10153959413820933

Cuando quitaron todos los puestos de trabajo del metro, que ayudaban a cuidar a la gente, aquella persona no armada en una cabina del andén, que podían ayudar en emergencias y si te atacaban, nadie protestó. Cuando recortan puestos de trabajo en el banco, cuyos empleadas y empleados que serán echados tienen que reírse de ti porque vas a ventanilla y no sacas el dinero del cajero, cuando te hacen echarte la gasolina porque ya no hay puestos de trabajo en las gasolineras, cuando fuerzan en todo tipo de establecimientos, para recortar puestos de trabajo, a que hagas tus citas por internet, o las cosas, y usan a la gente en diferentes funciones por un único sueldo, nadie dice nada, no se habla del problema. Sin embargo todo el mundo habla del grave problema de recorte de empleo cuando la gente (además debido a que todo nuestro trabajo no vuelve a la sociedad, sino que va a unas pocas personas) DECIDE COLABORAR Y AYUDARSE. Qué grave amenaza para el patriarcado. Que la gente quede para compartir un coche no es un ejemplo admirable de colaboración para el bien de la gente y el medio ambiente, sino una insolidaridad intolerable. El problema no es nunca la avaricia de la minoría y las políticas psicópatas que protegen sus mercados. El problema es siempre que no consumimos suficiente, que no tenemos buena formación, que no nos apretamos más el cinturón… En fin, vomitiva la ideología patriarcal y sus valores violentos.

¿QUE LAS MUJERES TAMBIÉN SON MACHISTAS? Lógico, tienen mucho más que perder que un hombre machista: pueden matarlas por no hacer lo que mandan. O violarlas. O ver que toda la comunidad se pone en contra suya. Es lo que tienen los sistemas de opresión: que cuentan con la obediciencia de la población oprimida porque temen.

DICHO LO DICHO, ¿PODEMOS YA SEGUIR CON EL ANÁLISIS DE LA VIOLENCIA DEL HOMBRE EN EL SISTEMA PATRIARCAL? A ver si podemos desmontarla y evitarla para bien de todo el mundo, empezando por quienes la reciben sin poder evitarlo porque no la están ejerciendo?

Y parece que somos muchas… <3

LA GUERRA VISIBLE Y LA INVISIBLE. Hablaba hoy con Atticus de que a veces temo no aguantar más la mediocridad violenta del cotidiano, que me lleva a desear tirarme por la ventana, un poco en serio, porque yo para la fidelidad a la vida soy muy seria. Hablaba de que yo no quiero eso, pero la mediocridad violenta de quienes presentan las buenas cosas como agresión me supone tal desbordamiento de no poder nada contra esa injusticia invisibilizada que, bueno, me gustaría apearme, de pronto lo veo muy fuerte, muy claro: ahí os quedáis. Os lo cuento porque es importante hablar de los peligros, para controlarlos. Yo es que AMO la vida. Confío en la gente. SÉ que podríamos vivir muy bien, colaborando, haciendo cosas increíbles. Y NO PUEDO COMPRENDER TANTA IRRACIONALIDAD VIOLENTA. Me espanta ver a diario cómo innumerables cosas pequeñas van socavando lo más bello, lo más bueno, lo que podría cambiar el mundo a mejor. Ya os digo, no os preocupéis ni un instante, porque no lo haré. Y lo hablo para ver que efectivamente no lo haré. Ya pasé por eso de joven, en un periodo duro, y no lo hice. Cierto que intenté hacerme drogadicta para no sufrir, no podía más, pero mi cuerpo no me dejó. Y bueno, salí. Salí de aquella. Y ahora tengo que poder salir mucho mejor porque soy vieja, y un poco sabia. Y tengo muchas cosas buenas en mi vida, que literalmente, LITERALMENTE, me sustentan, y me acompañan en los vuelos asombrosos que hacemos. Supongo que tendré que aceptar que que me teman sea algo bueno. Es hacerse a la idea. En fin. Feliz semana de amorosa caña!

ACTUAR. Nos decían “MARGARITE YOURCENAR ESCRIBE COMO UN HOMBRE”. En el pasado, cuando una mujer hacía algo por ser humana que el patriarcado la prohibía por ser mujer, decían “Hace eso como un hombre”. ¿No os parece una increíble violencia conceptual? ¿Un afán humillante reductor de la humanidad de esa persona? Con las ideas nos encierran también, y reducen a nada. Con la palabra también. Por eso yo pienso que pensar es Acción, y que pronunciarse es actuar también. Y me parece arrogante (en el mejor de los casos) que la gente diga: “Dejemos de hablar y actuemos ya!” La mentalidad patriarcal de que todo son binomios que se excluyen te llevan a frases tan idiotas, como si todo fuera dos bloques, y si haces una cosa, no haces la otra. No se puede actuar sin pensar y sin el lenguaje, sencillamente es imposible!

SOBRE DEBATE IDENTIDAD GÉNERO. ¿Naturaleza, cultura?
Si en lugar de preguntar “Cómo es una mujer” “Cómo es un hombre” preguntamos “Por qué eres una mujer” “Por qué eres un hombre” (o “Por qué eres una persona” o …) podríamos sencillamente respetarnos mutuamente y convivir, al aceptar que a pesar del bombardeo sexo-género patriarcal, no todo el mundo construye su identidad de género o sexual o afectiva o intelectual de la misma manera. Hay hombres Hombre patriarcal 100% y luego de todos los grados, y hay hombres-persona. Hay mujeres patriarcales 100% y en miles de grados (por eso acuñé Desarrollando inteligencia feminista, porque “No soy machista” no servía para nada bueno), y mujeres que nada tienen que ver con los valores patriarcales (p.e. corrientes feministas que creen que la Mujer es mejor que el Hombre a la hora de resolver conflictos porque tiende a la noviolencia y es más empática; y que el hombres es violento por naturaleza), y mujeres persona… Y….

Nuestro ser hombre, mujer, persona… está machacado por la ideología patriarcal que nos sacude y constituye desde hace siglos, aunque a veces nos zafemos siendo como más se aproxima a como podríamos ser. Pero ese ser mujer, pongamos, no es igual para todas las mujeres, ni para todas las personas que se sienten mujeres.

Pensando desde lo que conozco, mi mundo: yo no soy transexual, y nunca he deseado tener un bebé, nunca he echado de menos la experiencia de la maternidad, no siento que no haber tenido bebés me convierta en alguien que no ha vivido plenamente, odio tener el periodo porque siempre me ha molestado para la vida sexual heterosexual y porque estaría con menos dolor sin tenerlo, por bueno que sea para la salud tenerlo, o por natural que sea. Es más, soy violenta porque soy humana, pero como me han socializado como mujer, que en el patriarcado tenemos prohibida usar la violencia física (no las otras, que usamos de hecho, igual que el Hombre patriarcal las usa todas, no sólo las que nos prohíbe usar a las mujeres), he aprendido a no usarla, y por tanto a desarrollar más soluciones noviolentas a los conflictos, pongamos, escapar a palizas y violaciones, si también jugaba la suerte. Es decir, yo no creo que mi noviolencia venga de la biología sino de mi circunstancia.
Pero esto no significa que crea que quienes creen que las mujeres somos pacíficas por naturaleza estén en un error. Es sólo que yo por naturaleza lo que siento que soy es violenta, por humana, y de hecho le prendería fuego al mundo humano por tanta barbarie! Por suerte para mí y la humanidad, 😀 , soy noviolenta, políticamente. No está en mi naturaleza, está en mis condicionamientos y en mi libertad de construirme. Ciertamente, no entiendo por qué tantas personas trans a mujer se maquillan y ponen ropa “sexy” (para mí del porno patriarcal) pues a mí me horroriza eso ya que lo asocio a mucha violencia conceptual y física hacia las mujeres, y mucha humillación porque no es BELLEZA sino COSIFICACIÓN, pero pienso que el sufrimiento, el conflicto de identidad (siquiera porque vivimos en patriarcados) no se puede comprender si no es el tuyo (como el suicidio), sólo podemos acompañarnos y confiar, y yo no podría jamás juzgar a nadie por usar maquillaje y tacones de aguja y eso. A mí me gustaría mejorar el aspecto con ropa y lo que fuera, pero ni de adolescente me atrevía mucho porque me humillaba en lo que me convertía. Y sólo puedo hacerlo un poco cuando sé que la gente me quiere. Y de todos modos me da pudor!

Somos universos! El problema del sistema sexo-género patriarcal es que ha impuesto un concepto de lo que somos y nos ha dicho que es biológico, pero imponer cualquier concepto de identidad humana, de género, patria, creencia… es algo de lo que deberíamos alejarnos, porque la vida, incluida la vida humana, juega todas las bazas posibles, y siempre seremos iguales y muy varidas las personas.

Bueno, no quiero molestar a nadie. Sólo pienso en alto un tema importante pues estamos construyendo mundos y no es fácil!

Gracias a todas las personas de fb que han leído, comentado y/o dejado un gordidedo, porque quieras que no, si alguien comparte ese pensamiento te ayuda a seguir buscando cómo decir qué.

Thamar

Vivir al filo de matarse
no es casi nunca un acto de la voluntad.
Es resultado de un mundo misógino.
Nombra los suicidios: no fueron ellas
las excesivas, fue la brutalidad
de la violencia y la ceguera patriarcal.

Si tú has tenido que matarte, yo voy a seguir
intentándolo,
voy a estar aquí, conteniéndote,
conteniendo a todas las personas
que no pudieron resistir más.
Voy a nombrarlo todo, y a vivir
como si este mundo no existiese.

paromujeres

8marzoparo

THAMAR. A los 18 años hice mis primeras vacaciones con 3 amigas. A la vuelta íbamos a empezar la universidad. Fueron 15 días en la Costa del Sol, bebiendo como locas, riendo como locas, con resacas inmensas, bailando como si mañana fuera demasiado tarde, tiradas en la playa o en la cama recuperándonos, comiendo como leonas, esperando algo de buen sexo y si no, huyendo como gacelas, como cabras sorteando todo peligro. Hablando eternamente. Como nos habían timado con el apartamento, estaba a 7 km de donde creíamos, teníamos que hacer autostop para llegar allí cada noche, a la aventura de vivir con entrega, y nos dividiamos en dos grupos: Támar y yo, la zorra y la monje, una broma brutal muy nuestra (ahora lo explico) y Cris y Ángela, chicas aparentemente normales. Támar era muy pequeña y yo muy alta en compartación. Támar se ponía un top como de seda y una falda combinación y unos taconazos y yo la túnica fresa de la playa e iba descalza. Támar bebía y se ofrecía al sexo como una suicida, y yo, a su lado, la seguía pero sin poder renunciar a mi libertad, a esa responsabilidad, y la cogía hecha trozos, y la ayudaba a recomponerse, o huíamos, o luchábamos, y cómo ella usaba la palabra. Hace unos años encontré una noticia de su muerte y busqué en fb por si encontraba a su madre o hermana para no sentirme tan triste y con ese vacío tan grande. Dejamos de vernos a los cuantos años, pero nos quisimos mucho, compartimos visiones que importaban. Yo, después de tambalearme por la universidad, o de sobrevolarla en mi nube, me fui a países en guerra para saber cómo era posible vivir en un mundo tan violento, para saber cómo hacía la gente para soportarlo, y descubrí la lucha noviolenta, y lo importante que es luchar porque igual vamos a morirnos y mejor hacer algo útil para darte un respiro a tanta violencia y para abrir la posibilidad para que la gente pueda vivir bien algún día, en un mundo menos brutal. Y claro, mi sentido de la responsabilidad o libertad, fortalecido con la idea de compromiso social, me llevó lejos de Támar y aquel mundo que luego llamaron para nuestra extrañeza, Años 80 identificándolo con un mundo que nos fue muy ajeno, la “movida de Madrid”. Nosotras siempre vivimos en Utopía, fuera la individual-aislada o la individual-social. Thamar no se habría tenido que matar en el mundo que yo siempre he imaginado. Y son estas cosas las que nunca olvido. No tengo palabras para Thamar, porque no puede oírme. Pero me hubiera gustado poder estar ahí, porque le habría hablado toda la noche, y habríamos remontado una vez más.

Postales creadas en la red, por diálogo entre pobladoras de mujerpalabra.net! 🙂 <3

nosomosellenguajequeseusaba_2 nosomosellenguajequeseusaba

NO SOMOS EL LENGUAJE QUE SE USABA (gracias, Eni, haremos postal!)

A raíz de la petición de que una página, Cine para todos, de Fb se llamara “Cine para todo el mundo”, y ver la falta de respeto con que se trató a quien lo propuso, la agresividad con que se le atribuyeron además cosas que no decía, comparto varias reflexiones que compartí en Fb:

AUTORITARISMO DE GENTE CON MUCHA IDEOLOGÍA Y POCA EMPATÍA. Franco, como la RAE, tenía esos vicios: nos decía que México se escribía con “j” (lo que implicaba que daba igual cómo lo escribiera la población hispanohablante mexicana), y que Dickens se llamaba Carlos, y Shakespeare, Guillermo. Es gracioso que siga habiendo profes de lengua de izquierda que se burlen de que las mujeres pidan que no se use lenguaje masculinista en textos escritos que pretenden dirigirse y nombrar a todo tipo de personas. La ideología patriarcal, tara más de lo que mucha gente sabe! La salvación: aprender, abrir la mente, que no venimos de grandes modelos de sociedad, sino de algo incluso peor. Y si hemos mejorado ALGO ahora, es por ejemplo, porque las mujeres, las personas en general, tienen alguna posibilidad más ahora que antes de poder construir su identidad con más libertad. SI NO ME NOMBRAS, NO EXISTES.

AQUí: Un buen ejemplo de cómo cuando agreden verbalmente porque pides que te llamen en femenino no es porque sea antieconómico, pérdida de tiempo decir dos palabras en vez de una (con la de otras palabras que verborrean), es porque les jode tener que ampliar el mundo conceptual para incluir a más gente. A ver si sacamos tiempo y lo subimos a la web!

Hay una página “Cine para todos” que cuando hemos pedido que la llamen “Cine para todo el mundo” nos han posteado la mierda de discurso asocial y acientífico de la RAE de que incluir el femenino es ridículo (tan importante es que volvamos a casa y nos dejemos de invadir sus sitios de siempre). Y al final ha sido muy gracioso porque como no pedíamos que metieran un femenino, lo que se ve es que no es que les moleste añadir palabras que para ellos y ellos sobran, es que les revienta que no estén ellos solos ya en todos los lados.

Abandonamos el grupo porque hemos pedido que no sólo se incluya a las mujeres en foto, sino también en el lenguaje, que se llame la página CINE PARA TODO EL MUNDO, y nos han tratado como si fuéramos unas ignorantes y unas irracionales. Contra toda ciencia y mínima educación hacia el hecho que no se puede cambiar ya: que las mujeres son personas, y si piden ser nombradas, aunque sólo sean unas y no todas, se las nombra, y listo. La mínima educación. NO ES CINE PARA TODO EL MUNDO, eso queda claro.

— Ante reacciones de mujeres que agreden verbalmente a las que piden ser nombradas:

¿MUJERES MACHISTAS? CLARO. SÍ, muchas mujeres defienden al Hombre con su vida: insultarán, vapulearán a otras mujeres que hacen una crítica a la violencia patriarcal, en el no nombrarnos, en el violarnos y matarnos, en el encerrarnos y prohibirnos ser personas, las insultarán, pegaran, matarán como Él lo hace, lo aplaudirán. Pero cada vez somos más las que conseguimos no quedarnos en ese marco cultural mental, que tenemos suficiente capacidad de pensar y analizar, y suficiente valor, como para no obedecer el mandato patriarcal. Pero sí, si Él está autorizado a cualquier violencia, a decidir incluso que nombrándole a Él basta, Ella es su sirvienta tradicionalmente, y dará su propia vida por asegurar que a Él se le obedece. Ha sido así durante siglos. Así es como se mantienen todos los sistemas de opresión, porque ningún sistema de opresión puede estar ejerciendo la violencia física directa todo el tiempo, necesita contar con la colaboración del grupo oprimido.

NATURALEZA Y CULTURA (humana). Pensaba sobre que la naturaleza, la vida, no muestra empatía, aunque, que sepamos, nuestra especie sí puede, otras especies también, incluso vegetales, pienso. Y pensaba cómo eso, la empatía en los animales de nuestra especie, es algo maravilloso y bueno, y cómo cuando estamos oscurxs o iluminadxs y hablamos de nuestra especie de inteligencia tarada (que todo lo que toca lo vuelve violencia, al menos en las formas de la organización social patriarcal y sus susbsistemas de violencia, como el capitalista), en realidad ninguneamos, ayudamos a borrar todo rastro de otra realidad humana que es excepcionalmente positiva (bueno, yo veo la solidaridad como un eje fundamental, vital, para la organización social porque soy de ideales anarquistas), incluso en la naturaleza, donde un cachorro que no pueda mantener el ritmo de una marcha o no coma lo suficiente está condenado a morir o ser engullido por otro animal. No todo en la vida, en la naturaleza, es así de crudo, por eso mismo: porque hay especies con capacidad de colaboración y empatía.

Pienso que aprender a denunciar la violencia también conlleva aprender a ver lo que también somos o podemos ser aunque no sea mentalidad prevalente en nuestras sociedades, porque si no vemos cómo puede operar la alternativa noviolenta, nos despistamos más en los caminos, por ejemplo, “pegándonos” (incluye no apreciándonos, el aporte) en lugar de conviviendo sabiendo que todo es complejo y que lo importante no es que todo el mundo haga lo mismo, pero sí que comprendamos que rechazamos las “soluciones” violentas, porque entendemos que un mundo donde la prioridad es cuidarnos y cuidar la casa que nos acoge es más realista y práctico, y bello y bueno, que un mundo humano que pudiendo usar la inteligencia para cosas verdaderamente inteligentes (racionalidad empática), lo usa todo para mantener el orden de sistemas de violencia.

La otra cosa que veo al considerar la naturaleza es su inagotable diversidad: cómo la vida prueba y explora todo, todas las posibilidades y potenciales. Y si consideramos la identidad humana allí donde hay más margen de libertad, cómo han empezado a surgir muchas más identidades de las que han reflejado que existieron durante siglos, esto no es más que radicalmente natural. Y algo que un sistema de violencia como el humano que impera nos obliga a hacer, algo increíblemente demente, absurdo, es establecer que unas identidades son “naturales” y otras no y deben ser estigmatizadas, aniquiladas.
Podríamos evolucionar de formas muy positivas si tomáramos lo bueno de la vida, de la naturaleza, y de lo que como animales somos capaces de hacer que es increíblemente positivo, como esto de sentir empatía no por “la familia/lo nuestro” como nos han dicho: es que somos capaces de sentir empatía por todo tipo de seres, seamos o no seamos madres (cuidadoras) o líderes violentos cuya familia es su masa de personas explotadas. Cuántos ejemplos hay de personas que han arriesgado su vida por ayudar a construir sociedades menos violentas e injustas, y han soportado el precio de una vida de rechazo social, cuando no tortura, o han sido asesinadas, y su memoria difamada, su existencia distorsionada para borrar así todo rastro de su asombroso bien para el mundo. Y esto se ha hecho como madre, como líder, se nota en determinados papeles, pero es que también se hace como persona todo el tiempo, más allá de funciones o roles concretos, quiero decir: es un rasgo humano.

Aprender a pensar de maneras en que aprendes a ver lo que está mal y también lo que está bien, puede llevar a una evolución positive en dos sentidos cruciales: por un lado, evitarnos estar siempre corriendo el riesgo de sentirnos aplastadxs por la realidad imperante de violencia en las culturas humanas (p.e., tristeza, depresión, desánimo), lo que es vital para que sigamos creciendo en número y en acciones que impactan el conjunto, lo que es vital para que un día esta visión más noviolenta sea prevalente en la sociedad, mayoritariamente seguida, quiero decir; por otro, nos ayudaría a evolucionar más rápido, aprovechar mejor esfuerzos y tiempo dedicado, en lo que es la evolución de lo bueno de lo que somos capaces, porque es muy pesado lo lento que esto va, y pienso que va tan lento porque no terminamos de entender las cosas más fuera del marco de la ideología patriarcal.

Si bien somos ideológicamente patriarcales, es nuestra cultura de siglos, el que esta ideología no haya reducido nuestra realidad humana ni nuestro potencial indica lo que ya sabemos: que la cultura es producto humano, nuestro, y por tanto, puede cambiar. Y que ninguna cultura puede moldear la vida contra la vida misma. Pero sí podríamos crear cultura que partiera no de la falacia patriarcal de la prevalencia del Más Fuerte (el ser más violento, nuestro líder a quien defendemos aunque nos arruine la vida) y de un sistema sexo-género demencial porque ni siquiera quienes se identifican como mujeres u hombres creen serlo por las mismas razones, esas mentiras o mitos patriarcales que distorsionan naturaleza y cultura, pero sí puede pensar, crear caminos de resolución de los asuntos que tengan en cuenta lo bueno que podemos también, que alienten nuestros mejores palabras, actitudes, comportamientos, maximizando cosas tan valiosas como la racionalidad empática (frente a la razón patriarcal) porque desde aquí se alienta la creatividad, la exploración, se comprende más profundamente la diversidad y se imagina más fácilmente la convivencia y el diálogo.

Si bien el problema de violencia es complejo y desbordante, hay que progresar en identificar que la violencia no es sólo la agresión física, dejar de justificar la violencia conceptual, verbal, actitudinal y la que se supone que no es violencia y lo es (como el hambre, como la pobreza), hay que abandonar la idea de una verdad absoluta y entender que saber que eso no existe no es nada que deba conducirnos al nihilismo, sino pura ley de vida: la vida es diversa y se puede sacar o echar luz a lo que nos diferencia para construir cosas buenas, no sólo guerras, como ordena el patriarcado. Hay una arrogancia muy estúpida (no es insulto, sino literal!) en creer que las cosas son de una manera y no pueden ser de otra. Una cosa es acordar verlo así y otra reducirlo todo a esa idea. Una cosa es convivir y relacionarse en la sociedad y otra ser y relacionarse a niveles más íntimos.

Mensaje de Helena M.:

Michelle, contribuyendo a tu reflexión sobre lo lentamente que avanzan las cosas. Quizá se nos olvida que somos infinitamente diminutas particulas del universo y que nuestro espacio-tiempo es nada en comparación.
Personalmente me apasionan estas contextualizaciones.
Además de esto, bien por enfocar la visión del ser humano. Decía el Dr Rojas Marcos tras el 11S que las personas somos esencialmente buenas y solidarias pese a todo el mal que creamos y eso es lo que nos ha hecho seguir adelante hasta ahora.
Gracias por tus reflexiones.

IDENTIFICAR BIEN LAS COSAS. Sobre “feminazi”. Es un insulto horrible porque todo el mundo se apunta a usarlo (lo que ayuda a que suene y se repita) y es puramente misógino y claro, consecuentemente, antifeminista. La brutalidad de este insulto del odio radica en un clásico patriarcal: no permitirle a la gente aprender a identificar bien lo que es bueno o malo. El feminismo no se ha preconizado jamás que se le haga a los hombres lo que los hombres pueden hacerle a las mujeres en el patriarcado, desde concebirlas como inferiores en todo sentido, a violarlas, asesinarlas, no con honores del enfrentamiento entre iguales, sino como animales que no le sirven o cabrean.

DEBERÍAMOS LISTAR todos los modos en que se borra nuestro rasto. Tras 30 años luchando empiezo a sospechar que esto es como el día de la marmota. No pasamos nunca a la historia porque sistemáticamente la ideología patriarcal nos lleva a impedirlo, como sociedades, trabajamos con ahínco en ello, por la creencia supersticiosa de que quien lidera es el Hombre, el único, al fin y al cabo, hecho a imagen y semejanza de Dios. Si tenéis cosas para este tema, podéis escribir a mp arroba mujerpalabra.net
Este año vamos a meter crítica a la ONU (Declaración de DDHH, por su lenguaje machista, y porque no aceptan en bibliotecas la palabra clasificatoria Feminismo) y a la wikipedia, que tiene un frente de soldados implacables bloqueando todo lo posible y más.

POSDATA a lo de listar. Anoche leía sobre Mary Wollstonecraft, sobre las mujeres de la época, feministas en realidad, pensadoras, filósofas jacobinas, escritoras, artistas, activistas, todas compartiendo cosas sospechosamente comunes en su vidas, claro, el Gran Obstáculo, no sólo compartían el tener una valentía y generosidad increíble por proteger su criterio. Y decía que en la época aunque eran minoría llegaron a ser sus ideas bastante extendidas aunque siempre con gran “controversia” (como ahora, ni en la declaración DDHH a la que nuestra lucha ha sido fundamental nos nombran, pero siempre nos llaman feminazis, supongo). Y pensé: Exactamente como hoy. La espiral tramposa.
Hablemos del Gran Obstáculo! Y de cómo todo el mundo aporta su granito, machacando, siempre todo lo que pueda dar la esperanza de echar luz en esta tiniebla de violencias sin fin.

POSTADA 2 y con esto completo el marco mental que tengo. Y disculpad la autocrítica, a las compañeras de partidos políticos: no hay que reproducir las estrategias de partido. No hace falta ningunear a otras personas. No sois las únicas personas que luchan, ni las que luchan mejor o más práctico. Esto es muy complejo, hay que respetar a todo el mundo, y que cada cual aporte lo que aporte. Es pesado, y es tirar piedras contra el propio tejado. Sencillamente difícil de comprender. No todo el mundo busca lo mismo, pero cualquier pulsión hacia cosas que no sean violencia merecen un mínimo respeto: no ningunearlas.
A mí de joven un pacifista histórico comentó graciosamente que Quién era yo, si en el mundo del pacifismo no me conocía nadie. Ciertamente, pero el mundo del pacifismo no es el mundo humano, sino el grupo de quienes piensan que están en el mundo del pacifismo. Y de hecho, a mí me habían enviado a un proyecto pacifista porque aunque no era del ovimiento, tenía una experiencia mental y vital impresionante de formación en noviolencia. Pero claro, los varones del mundo del pacifismo no me conocían, ni ellas, las chicas de apoyo. Décadas después sigo topándome con feministas que no conocen a sus compañeras feministas que no son de partidos políticos, que las leen incluso, auqneu jamás las ponen gordidedos, y si les preguntas, no les suena.
Vale ya, caramba. Hay mucho trabajo. Vale ya de mentalidad violenta clasista de grupos elegidos. Un poquito de convivir

POSDATA 3, porque sigo y sigo, sapos y culebras noviolentas! El otro día escuché a hombre joven del pueblo saharaui contestar a la pregunta del periodista Gonzo (El intermedio) que claro que él querría poderse ir a un lugar donde pudiera hacer lo que le gusta, pero que tenía que quedarse con su comunidad, porque era necesario. Me sacude hondo esta crueldad del mundo patriarcal humano que tiene a la gente impedida de perseguir la vida que saben y pueden descubrir que puede perseguir. Y así estamos secuestradas las personas, y las mujeres particularmente, siempre muñecas para uso y abuso. Basta ya. Hay que desarrollar criterio, y dejar de entendernos desde la psicología de guerra patriarcal. Ser diferentes es una riqueza, trabajar en miles de cosas también, porque todo es muy complejo de cambiar. No podemos apoyarnos en todo pero sí podemos apoyarnos en no borrarnos del mapa. La autocrítica tiene que ser más profunda, valiente y generosa. No tenemos que queremos, basta con que sepamos que esto es trabajo en equipo, y que tenemos que superar la tara del pensamiento en blanco y negro. Un poco más de dignidad individual creo que ayudaría mucho, menos psicología de Grupo Elegido, más imaginación. No sé! Estoy en plena furiosidad feminista!

NUNCA DEJARTE EN PAZ (acoso por cosificación). Hace un día espléndido, sol y aire fresco, huelo la montaña y decido bajar paseando al mar. Me llevo papel y lápiz para tomar apuntes del paisaje. Según bajo la cuesta, veo los pinos mediterráneos, los de copa redonda, y las casas blancas, y el cielo y al fond el mar. Me siento en un murito para dibujar los pinos. Baja un coche por la carretera. BAjan pocos porque es la hora de la siesta y festivo. Me levanto para llegarme al mar y seguir dibujando allí. El coche se para. El tío piensa que quiero sexo con él. Así es la ideología patriarcal. Tengo que reaccionar con cuidado porque puede pasar de todo: de nada a una pesadilla. Pasa nada, salvo que me ha robado mi paseo, mi estar ahí haciendo lo que hacía.
Los hombres patriarcales (que no se plantean superar la tara) son incapaces de aceptar que las personas del mundo no están ahí como objetos sexuales para su uso. Yo (una persona) salgo a la calle y no se me ocurre pensar que la gente está ahí porque quiere sexo conmigo, y si llegara a pensar que pudiera haber algo de eso, tendría que haber SEÑALES, muchas, digo! para cerciorarme!!! Da igual qué ropa llevas, cuántos años tengas, cómo seas, lo que estés haciendo, lo que digas…: eres un coño y no hay más. No hay respeto. Es una agresión conceptual continua, que por suerte a menudo conseguimos que no llegue a más porque luchamos por todos los medios, a veces sin enterarnos, y siempre sin que se entere la sociedad patriarcal, brutal y que debemos superar cuanto antes. CON TODO, NO PIENSO RENUNCIAR JAMÁS A LA LIBERTAD DE MOVIMIENTO. Seguiré andando sola por ahí siempre que pueda. CANALLAS. Siempre presionando por dejar claro que somos las Costilla, que no podemos SER soi no es para servir al Hombre! Pues seguiremos demostrando que nuestras vidas tienen entidad propia.

PATRIARCADO, RELIGIÓN, DERECHOS HUMANOS y CONVIVENCIA. La cuestión es ésta, ¿cómo podríamos evolucionar algo más rapidito (que ya son muchos siglos) a un tipo de sociedad no patriarcal, pues nos consta que en la sociedad patriarcal la ideología impone dos géneros, el Hombre y la mujer, su complemento y servidora, su Eva, y que le impone a él la justificación de la violencia hasta la naúsea, como si la especie no pudiera hacer otra cosa, cuando las personas creyentes consideran ofensivo y malvado que cuestionemos esa ideología y queramos construir una sociedad de derechos humanos para todo el mundo? Que cuestionar, preguntar, será pecado para las personas creyentes, porque tienen necesariamente que ser dogmáticas, pero cuestionar es lógico para quienes no guardan esa fe, y noviolento. ¿Podrían las personas que creen en Dios, y en el sistema sexo-género patriarcal, respetar que quizá no todo el mundo lo vea igual y convivir, dejar que se organice la sociedad, de formas en que todo el mundo pueda vivir en él?

PATRIARCADO, RELIGIÓN, DERECHOS HUMANOS y CONVIVENCIA. La cuestión es ésta, ¿cómo podríamos evolucionar algo más rapidito (que ya son muchos siglos) a un tipo de sociedad no patriarcal, pues nos consta que en la sociedad patriarcal la ideología impone dos géneros, el Hombre y la mujer, su complemento y servidora, su Eva, y que le impone a él la justificación de la violencia hasta la naúsea, como si la especie no pudiera hacer otra cosa, cuando las personas creyentes consideran ofensivo y malvado que cuestionemos esa ideología y queramos construir una sociedad de derechos humanos para todo el mundo? Que cuestionar, preguntar, será pecado para las personas creyentes, porque tienen necesariamente que ser dogmáticas, pero cuestionar es lógico para quienes no guardan esa fe, y noviolento. ¿Podrían las personas que creen en Dios, y en el sistema sexo-género patriarcal, respetar que quizá no todo el mundo lo vea igual y convivir, dejar que se organice la sociedad, de formas en que todo el mundo pueda vivir en él?

Hace años en un documental de How Art Made the World, escuché la idea-realidad de que el arte egipcio (reconocido como tal por el poder e impuesto culturalmente convirtiéndose en tradición) había optado por la representación del cuerpo que conocemos hoy, que es terriblemente antinatural, que se hacía con plantilla (proporciones fijas), y de pronto casi dolió, o me dolió, el darme cuenta de todo el arte que estaría naciéndole a la gente que no nos pasó a la historia, y que posiblemente les costó la vida, y sin duda la felicidad, pues sería como sacrilegio, deformidad, ofensa, etc. representar el cuerpo humano de maneras que no aceptara el poder. O como mínimo, no sería arte, no sería nada.
Hoy en un documental he sabido de los ostraka, y aquí hay uno, una mujer tocando el laud. Es decir, como imaginaba, y lo imaginaba porque soy humana, no porque esté loca o porque esté iluminada, tuvo que haber en todos esos cientos y cientos de años de forzar una sola representación del cuerpo humano, artistas que representaran el cuerpo de otras formas.

arte_egipcio_prohibido_music7Este ostrakon es de (wikipedia): Deir el-Medina (Arabic: دير المدينة‎‎), an ancient Egyptian village which was home to the artisans who worked on the tombs in the Valley of the Kings during the 18th to 20th dynasties of the New Kingdom period (ca. 1550–1080 BC)[2]

 

El testamento de una mujer libre de este mismo pueblo: http://www.ashmolean.org/ash/objectofmonth/theobject.htm

PELIS Y VIOLENCIA IDEOLÓGICA PATRIARCAL. Acaban de echar una peli donde las mujeres ejercían violencia como los hombres, pero, como siempre que es así, daba mucho MUCHO más miedo, y en la escena final, ellas, sonreían, como de miedo máximo en quien lo ve (locura de las mujeres, lo más demoniaco), en lugar de lo que hace el Hombre en el patriarcado: estar ahí cargado de razón, como vencedor, al precio que sea, y siempre con toda la razón patriarcal de su lado. Por descontado, la situación se asociaría al Matriarcado, desde la ideología patriarcal, y “todo el mundo sabe” que puesta la especie a ser liderada, está claro a quién se prefiere.
Estoy intentando escribir sobre este problema de que se asocie feminismo a matriarcado en las sociedades patriarcales, cómo se usa “matriarcado” para sencillamente validar que todo lo de mujeres es “la misma mierda” y que para eso, es mejor el Hombre.
¿Qué sabéis de qué podría tener que ver el matriarcado con el feminismo que conocemos (la idea más general, que sirve de marco para corrientes diferentes, que viene sencillamente a decir que ser mujer no significa ser inferior intelectual, física y espiritualmente, que tenemos derechos, dignidad, inteligencia todo lo humano que sólo se ha presentado como rasgo del Hombre), y más, de otro modo, diferente, no desde la ideología patriarcal.


ODIAR como tema personal (SIGUIENDO EL TEMA “PELIS…” de abajo; odiar en el patriarcado es político, pero el sentimiento de odio humano cuando no está reflejado en el sistema, no se puede decir que lo sea!). Las mujeres que odian a los hombres, y las que no quieren trato con los hombres, no tienen ese sentimiento por el feminismo, precisamente. La inmensa mayoría estará ahí, imagino yo, por toda la violencia recibida: conceptual, física, de palabra. El feminismo es un movimiento social complejo, pero no preconiza el odio ni lo mismo pero al revés, como sabemos tanta y tanta gente, cada vez más. Preconiza justamente el fin a tanta violencia, la convivencia, el respeto a que inteligencia es un rasgo de la especie, no del Hombre, y que Violencia no es un inevitable biológico, pues si la naturaleza hace algo es OFRECER UNA INMENSA VARIEDAD DE “SOLUCIONES” A LOS PROBLEMAS Y A LA SUPERVIVENCIA. La estrecha idea de biología de la ideología patriarcal es sólo para ajustarla a su patético sistema sexo-género que reparte roles para limitar el desarrollo humano al sistema de violencia que desea perpetuar.
Volviendo al odio, y aunque odies o no quieras nada con los hombres, por experiencias malas que tradicionalmente se han visto “normales”, puedes llegar a ver interesante el feminismo, que además te ayuda a pensar mejor, digerir emociones comprensibles, dado el mundo, y redireccionar en qué ocupas tu ánimo y tiempo y energía, tu vida y tu inteligencia.


MATRIARCADO, FEMINISMO Y ANTIFEMINISMO EN SOCIEDADES DE IDEOLOGÍA PATRIARCAL. Pues después de pensar lo de los anteriores dos posts sobre esto, creo que lo que yo quiero decir de manera sencilla para difundir la idea entre gente que tiende al antifeminismo, es que la gente que no ha leído o escuchado argumentos feministas, al oir “feminismo” saca el tema del “matriarcado” sólo para “demostrar” (desinformadamente además, aunque hay que buscar mucho para saber del matriarcado aún hoy) que “feminismo” va de sistema de organización social con sistema de clases (por género), es decir, SISTEMA donde las personas son simplificadas en dos grupos y uno es mejor que el otro y debe prevalecer. Todo esto es una distorsión increíble, que sin duda alguna no explica lo que es el matriarcado, pero a lo que voy: lo que no explica de ninguna manera es el feminismo, porque el feminismo es un MOVIMIENTO SOCIAL y no un sistema de organización social. Y este mov. social que es el feminismo (que no va de mujeres haciendo cosas, aunque haya muchas mujeres haciendo cosas, pero no es la primera vez en la historia -quizá sí a este porcentaje de seguimiento, pero ni eso sabemos-, aunque al menos nos estamos enterando porque estamos aquí) trata de superar la tara de la ideología patriarcal, que es pura violencia, a favor de un respeto a todas las personas, pero claro, dada la profunda falta de respeto general de siglos hacia las mujeres, necesariamente el feminismo aborda mucho el tema de lo que toca a las mujeres. (Que dentro del feminismo sí hay corrientes que creen en la superioridad ética de las mujeres, y física y mental, por su -según se explica, si he entendido bien- conexión con la vida, con la naturaleza, no niega que el feminsmo no sea un sistema sino sencillamente un movimiento social, un proceso, ni todo esto que une a todas las corrientes dentro del feminismo, que no sólo conviven como corrientes, sino que además enfrentan la dificultad de que la mierda que combatimos fuera la llevamos dentro, aunque gracias precisamente al feminismo, a su efecto de hacernos analizar cosas que estaban invisibilizadas por la tradición y la costumbre, las personas en desarrollo de inteligencia feminista estén más claramente evolucionadas hacia la superación de esta especie de pegajoso “universal de verdad absoluto biológica” que es la violenta ideología patriarcal.

SOBRE LA GUERRA. Es curioso lo muy eficaz y complejo de la evolución del concepto guerra entre los señores de la guerra, y lo primitiva que sigue siendo la idea de guerra entre la mayor parte de la población, que sigue pensando en campos de batalla SÓLO, cuando hay un montón de guerra en “luchas violentas” encubiertas bajo términos como “información”, “ley y orden” o “lucha contra las drogas”, o las políticas de dependencia alimentaria, o financiación de grupos que mantengan la falta de construcción de sociedad para perpetuar el saqueo y la esclavitud. La ideología patriarcal sólo se basa en violencias ad nauseam. Qué triste y enfurecedor y bobo es que se siga sin escuchar a las personas y grupos (aún minoritarios en cifras totales pero cada vez más) que usan la información, la buscan, eso sí, para conocer la REALIDAD y buscar soluciones noviolentas a los problemas, como las gentes de los grupos de derechos humanos, feministas, pacifistas, antiglobalización, ecologistas, etc. No que allí toda la gente esté libre de ideología patriarcal, pero están en la lucha por conocer mejor y actuar mejor.

PEGAR A LAS NIÑAS Y NOTICIARIOS que descartan como importantes datos vitales. LA IDEOLOGÍA PATRIARCAL operando hoy, como siempre. Informan que a una niña la han pegado un montón de niños. No dicen lo siguiente: que estaban jugado al fútbol y la niña linchada estaba en el equipo que ganó, y cogió el balón para dárselo al profe al final del partido (y del recreo?). No quieren ni que se nos ocurra: fíjate cómo es la ideología patriarcal de fuerte, que los niños se sienten “humillados” (no que sencillamente han perdido) porque hay una niña (o les ganan niñas) y además conectan ese sentimiento con la “solución” de darle una paliza a la niña, se les ocurre algo tan desmedido, porque hay que aleccionar al grupo ejemplarmente, será que esto de aleccionar es biológico.
Seguimos sin entender qué hacemos aquí con el feminismo: que es VITAL el DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA FEMINISTA (y Coeducación debería asumirlo, dejarse de la cobardía de no nombrar la palabra tabú que dice que las mujeres son motor de la historia: luchan, piensan, transforman la sociedad) PARA QUE SUPEREMOS ESTA TARA IDEOLÓGICA. Seguimos sin entender la profundidad del problema que combatimos, cómo contribuimos cotidianamente por activa y por pasiva al mantenimiento de la ideología patriarcal.
NIÑAS Y NOTICIARIOS 2. Ampliando: la tara patriarcal hace que cualquiera que construya su identidad creyendo que puede hacerlo libremente, o no pudiendo renunciar a hacerlo, será machacada sin contemplaciones, pero ha sido general guerra misógina con el grupo de las consideradas mujeres en el patriarcado: que una niña, una mujer muestre libertad de identidad o más inteligencia, más talento que el Hombre no será pemitido por la sociedad, según la grotesca y violenta ideología patriacal, porque no se tolerará que se cuestione al líder de la especie, hecho a imagen y semejanza de dios, no se tolerará esta “humillación” al líder (y baste considerarse desde la racionalidad empática qué pasa con la violación en el planeta, aquí y en lugares donde la hay más aún): sed libres, mujeres, pero lo justo para jamás, bajo ningún concepto, mostrar más talento o inteligencia que un varón. SIN UN PROCESO DE AUTOCRÍTICA Y COLABORACIÓN PARA PENSAR MEJOR, ¿CÓMO VAMOS A SUPERAR ESTA TARA IDEOLÓGICA? ¿Podríamos de una vez entender que necesitamos dejar de machacar las buenas ideas, esas que pueden ayudarnos a salir de la brutalidad, a aprender a sacar lo mejor que tenemos en lugar de lo peor? LA REVOLUCIÓN SERÁ FEMINISTA O NO SERÁ. El feminismo es una herramienta vital mientras sigamos con al violencia conceptual, de palabra, de actitud, de acción como medio fundamental de relación y ordenamiento del mundo.

DOGMATISMO Y ACTIVISMO 2. Lo que creo que es que no entienden las y los activistas dogmáticos (pienso en el mundo de la noviolenta, antimilitarismo, pacifismo no feminista ahora; pero también hay dogmatismo así en el feminismo claro – es un problema humano) es que perseguir el ideal no implica ceguera de la realidad, que no puedes estar fuera del sistema ni con tu propia mente (lo que no implica que no puedas pensar para transformarlo y así superarlo, claro), por lo que las actitudes de superioridad moral son un tanto repugnantes como la descalificación de cualquier otra cosa (viva el diálogo), y que la prioridad del cambio social debería ser hacer el camino con cuanta más gente se pueda, porque de hecho los cambios permanentes pasan por eso: porque los entienda y pueda hacer cuanta más gente sea posible, esa mayoría prevalente que define las culturas. Como feminista puedo imaginar fácilmente lo que han sido siglos de inteligencia feminista en determinadas personas, siempre una minoría muy aplastada, y disfruto mucho viendo ahora lo que ha pasado desde que ayudamos a que se comprendiera no la idea concreta de la Declaración de DDHH sino en general, la idea en grueso de que las mujeres no son representantes de la especie de segunda clase, con menos capacidades. Y seguimos sin estar en la historia del pacifsimo. Háblennos de Gandhi y Luther King.

LOS DAÑOS DEL DOGMATISMO EN EL ACTIVISMO. Y tenemos ya bastantes datos históricos: el dogmatismo da ceguera social, impide ver lo que hay (impone el desprecio a otras visiones, a la crítica, la subestimación, la condena), impide la flexibilidad para el “un poquito de porfavor” vital para incluir a la mayor cantidad de gente posible, algo vital y prioritario en la LUCHA NOVIOLENTA, que se caracteriza porque posibilita que todo el mundo pueda participar sin generarse los daños de las “soluciones” de violencia (COMO SE VE EN LA LUCHA FEMINISTA). El dogmatismo perpetúa el orden patriarcal, la casta de héroes y contrahéroes, siempre por encima de todo el mundo. No votéis, nos dicen ahora, creyendo que Ellos no están clamoreando con el Sistema. Más desarrollo de la inteligencia feminista y menos canto a la ideología patriarcal. Más sensibilidad a ver el ideal guiándonos sin perder de vista la sociedad que existe y lo posible o mejor en cada contexto (y renuncia a derechos logrados por lucha social no parece la opción más eficaz para combatir el sistema, porque reduce la capacidad de influir). Y más VER todo eso que sistemáticamente no se quiere ver porque así lo manda el dogmatismo. Un ideal no es un dogma de fe, una idea constructiva o noviolenta no es una orden de exclusión y condena. Más uso de la inteligencia (racionalidad empática), respeto, y menos violencia.

GUERRA Y TERRORISMO. En 2003, cuando las poblaciones del mundo salieron a la calle para pedir y exigir que no se iniciara una guerra contra Irak, que se buscaran otras soluciones, las personas que llevamos décadas en el activismo noviolento nos sentimos muy profundamente emocionadas y esperanzadas. Parecía que las poblaciones al fin reemplazaban el miedo a los violentos que las lanzan a guerras y el apoyo a los mismos, por una comprensión de que la guerra no ha solucionado nada nunca, y sí ha impuesto destrucción, sufrimiento, muerte. En ellos seguimos, sin duda. Es posible que las poblaciones, al menos en la historia reciente (cuando una clara reducción de la violencia cotidiana a todo el mundo nos ha dado espacio para respirar y pensar), hayan pedido al tener el espacio para hacerlo, que no se genere una guerra, pero en 2003 fue la primera vez que personas del planeta pudimos VER y saber de MILLONES DE PERSONAS (incluidas una mayoría mundial de mujeres – al menos mientras no se las violara) en países cercanos y lejanos manifestándose contra la guerra. TENÍAMOS RAZÓN. Efectivamente, la guerra del gobierno estadounidense y sus “aliados” contra la vida en Irak ha sido un error y tiene relación directa con los atentados terroristas que se produjeron en Estados Unidos en 2011 (septiembre), el año en que se dice terminó la guerra en Irak (diciembre), 8 años después de iniciada, agotando aquella orgía de violencia misántropa que nada solucionó y que ha incendiado el mundo con un miedo que, insisten, siguen queriendo solucionar con más violencia, incluida la de recortar derechos humanos y sociales, individuales y colectivos. CORRUPCIÓN Y POBREZA. Análogamente, la corrupción está vinculada al empobrecimiento de la mayoría, es como la guerra en la democracia, y las poblaciones van siendo más conscientes, pero queda mucho y hay que seguir no perdiendo la perspectiva más constructiva, porque todo está lleno de trampas para hacer desear y pedir las soluciones de violencia que siguen esclavizándonos y rescatan y fomentan órdenes sociales que supuestamente habíamos superado (¿volveremos al Medievo?), aquellos que hacen que unos pocos, lo más violentos, quienes menos escrúpulos o inteligencia (racionalidad empática) tienen, mantengan a la inmensa mayoría bajo su yugo de violencias sin fin.

ARTE, LOCURA, SOCIEDAD Y VIOLENCIA. Yo tengo una interpretación muy distinta a aquella con la que nos han machacado (y machacaron a personas artistas) en el siglo 19 y 20, que tiene más que ver con que la ideología patriarcal convierte en violencia todo lo que toca. Lo que llevó a la depresión y a desequilibrios a personas ejerciendo una actividad artística, para cuando de verdad ese fuera el caso, fue seguramente la incomprensión, la brutalidad en la negativa a comunicarse de la sociedad, siquiera a dejar en paz a quien ve diferente (ver diferente algo lógico y natural pues lo sospechoso es que todo el mundo vea igual, en ideología patriarcal, una ideología tan hostil a la naturaleza humana).

Tener un talento no significa tener una enfermedad mental. Tener criterio propio, visión propia tampoco. Pero que tus congéneres no comprendan lo que dices, que lo interpreten todo malintencionadamente, deformantemente, porque no pueden soportar un criterio diferente, les da miedo y pavor, y lo machacan (hay, en mi opinión, una conexión robusta entre miedo y uso de la violencia; no son “los valientes” quienes usan la violencia, sino los que no controlan su miedo para buscar buenas soluciones, de la misma manera que no son más inteligentes quienes “solucionan los problemas” recurriendo a la violencia, tan destructiva); que en lugar de convivir pacíficamente contigo, que al fin y al cabo no le haces ninguna violencia a nadie (que tu existencia cuestione las mentiras que acatan por ideología explicará su violencia hacia ti, pero no la tuya, que no existe pues sencillamente expresas), te quieran aislar como peligro y atar bien atada o atado, cuando no directamente linchar (esas acusaciones que sufrieron por ejemplo Camille Claudel y Vincent Van Gogh), justifica la paráfrasis que hice yo con el dicho (tras años de observación y vida en mi sociedad): “Dime de qué me ACUSAS y te diré lo que me estás haciendo”.

Respecto a formas de ver y criterios independientes, la historia patriarcal está llena de inquisidores del poder, y de inquisidores e inquisidoras en la masa que acata. (Yo lo sé con mi propia pequeña y anónima vida: ¡cuántas veces he visto a “buena gente” contribuir a crear una realidad de distorsión y violencia con mi vida! Sólo que yo he nacido en una democracia que por mal que vaya es donde las mujeres y en general las mayorías han podido tener más espacio para la construcción de su identidad que antes, porque no se nos lincha físicamente, o apresa, encarcela, tortura y ejecuta aunque se nos hagan otras cosas.) Estos líderes violentos, apoyados por la masa ciega (que ahora no obstante tiene más crimen, lo de ser ciega, porque hay oportunidad de información y formación) cierran filas, bloqueando, intentando exterminar cualquier atisbo que apunte a que otro mundo humano es posible, y muy diferente.

¿Cuántos siglos más harán falta para que la mayoría deje de tener miedo y rechace la ley del más violento, del que tiene menos escrúpulos? No tanto como en el pasado, en el sentido de los logros del activismo social (entre ellos, del feminista, que se refleja en la noción de derechos humanos y en todo el desarrollo de lo civil o ciudadano frente a lo militar y esclavista) ha ofrecido modos de actuar a nuestra sociedad que no son ya como antes, que hablan de convivencia y derechos, pero seguimos justificando la violencia en todo (proceso inconsciente), a todos los niveles, en lugar de ir trabajando en reducir esos escenarios de resolución, para hallar formas noviolentas que realmente RESUELVAN cosas.

Seguimos ignorando y aún “acusando” a gente que aporta cosas buenas o menos malas. Seguimos validando la existencia y la actuación de gente que perpetúa los modos de relación de la violencia. (Incluyo la violencia que cualquier ejerce cotidianamente: la conceptual –cómo te consideran– que es terrorífica, la verbal, lo que dicen de la gente a la que quieren quitar de en medio o que no sienten de su grupo de acatamiento, y la mentira porque ésta, abrumadoramente utilizada para todo en el día a día por tanta y tanta gente, esa mentira para manipular y explotar, aprovecharse o abusar, para sencillamente “robar cariño”, como yo lo llamo, porque es una forma de desamor, de no querer o no respetar a quien se la cuentas o haces, la mentira es otra forma de la violencia, y rara vez la usamos para cosas buenas).

La enfermedad mental no es sólo resultado de “fallos internos permanentes y de nacimiento” del cerebro humano. Como bien sabemos hoy, podemos tener desequilibrios diversos a causa del sufrimiento, de la adversidad, de la incomunicación, de la necesidad física de lugar seguro al que ir, comer, protegerse del frío o el calor, tener un trabajo para poderte sustentar materialmente… Quién no ha tomado hoy, además de sustancias estimulantes y tranquilizantes (azúcar y sal, café y té, infusiones, tabaco, alcohol) como han hecho las personas a lo largo de la historia de la humanidad (siendo unas aceptadas y otras hipócritamente rechazadas), drogas químicas legales como tranquilizantes, ansiolíticos y antidepresivos, y se considera, no obstante, una persona “normal”, es decir, sin “enfermedad mental”.

La supuesta enfermedad mental no es un estado que te toca o no como nacer en una determinada geografía (pongamos, la franja de Gaza o la comunidad de Madrid), permanente, inalterable. Lo que llamamos “enfermedad mental” incluye en muchos casos (y no soy entendida, pero sí he vivido en mi cuerpo en este mundo y aprendido de las vidas de otras personas también porque soy una buscadora de soluciones incansable) estados transitorios donde la persona no puede lidiar con la vida, y que ahora con una droga química legal se curan, otros, se controlan, cuando unas décadas antes costaban el suicidio, o una vida de sufrimiento atroz interior, y de generar sufrimiento en otras personas como resultado de esto. (Todo esto simplificando la cuestión porque esto es una reflexión ¡que se me ha complicado bastante ya! 😀 )

Mi apuesta es que ni Van Gogh ni Claudel habrían tenido ningún problema mental (y dudo mucho que ella lo tuviera a pesar de un ingreso en psiquiátrico de 30 años, como no fuera como resultado directo de lo que la hicieran allí) si él hubiera podido tener un mecenas para montar un lugar que fuera como una universidad popular de artistas, “universidad” en un sentido distinto a lo que tenemos, claro. Un apoyo con que enfrentar el hecho de la incomprensión, y una protección de las “acusaciones” asesinas. Y si Claudel destruyó su obra no fue por locura, sino porque se la llevaban a un psiquiátrico, y claramente lo sabía porque ya había sufrido y enfrentado la difamación y la incomprensión, esas distorsiones tan efectivas para destruir todo lo que tendría un valor impresionante para la construcción de un mundo humano noviolento (al menos tan noviolento como la civilización alienígena de la película de 1951 –no la versión de ahora!- “Ultimatum a la tierra”, orig. “The Day the Earth Stood Still”). Y habría tenido el valor indescriptible, más siendo mujer, de no perder la cabeza y rechazar toda presión de plano. Destruyó su obra probablemente por algo más que un ataque de desesperación o furor: porque conocía su valor, al menos lo sabría en ocasiones, y no iba a dejarnos algo tan valioso, a una sociedad tan brutal. Es mucho arrojo, y mucho amor a las cosas buenas, en mi opinión, una acción directa noviolenta (ADNV) en estado puro, y nada relacionado con ejercer la violencia contra la gente, como se la trató. (Yo lo imagino bien, ¡será que estoy loca! 😀 )

fritillaries-in-a-copper-vase-1887(1)

yo lo llamo el cuadro del florero de cobre, de Van Gogh

junto a un campo de trigo, con amapolas, y una alondra, de Van Gogh

junto a un campo de trigo, con amapolas, y una alondra, de Van Gogh

detalledelascotillas

detalle de Las cotillas, de Camille Claudel (se sostiene con una mano, es chiquitita; cómo habría sido grade!)

la-valse-camille-claudel

Y esta escultura, el vals, con todo su peligro y entrega al placer y al amor, es enana, la coges con una mano, qué habría sido en grande!

La violación es un crimen horrible, y si nuestra sociedad no la hubiera tolerado y convertido en un arma de guerra contra las personas que la sociedad considera débiles (porque “todos a una”, todo está orquestado para no permitirlas desarrollar su potencial, pienso en todas las mujeres, todas las niñas y niños, hombres que no se conforman al modelo de Hombre (macho patriarcal), y personas que no se amoldan a estas dos caricaturas de persona que son los papeles de Hombre y mujer patriarcal, impuestos, adoctrinados en todas y cada una de las personas de este planeta, aunque luchemos por superarlos), todo el mundo no sólo vería que es un crimen horrible sino que buscaría las formas de evitarla, de solucionar este problema, como se hace con los crímenes horribles. Pero no: cuando la violación es a mujeres, concretamente, jamás se oirá a las personas cuya ideología es la prevalente, esa que se cree invisible, la ideología patriarcal, pedir justicia desde la racionalidad empática; es más, siempre, SIEMPRE, es ella la sospechosa, la CAUSA de la violación, la buscona, porque “todas las mujeres son unas zorras” es algo que sigue operando en el consciente y el subconsciente de la mayoría.

Escribo esto por las últimas noticias de violaciones en América Latina y en España, y cómo se han “resuelto”, con la idea de “pobres hombres”, ellas, como siempre, enredando y luego echándole la culpa a ellos.

NO. LA VIOLACIÓN ES UN CRIMEN ESPELUZNANTE, HAYA PENETRACIÓN VAGINAL O NO. Y la suele haber, entre otras. ES UN CRIMEN. ESPELUZNANTE. Y la gente debería preguntarse por qué lo sabemos todo el mundo y por qué cuando se denuncia se la enjuicia a ella SIEMPRE o si no se puede, se convierte en silencio para avergonzarla por tener razón, que las mujeres, en el patriarcado, jamás tienen de eso, porque “son todas unas histéricas”.

LA VIOLACIÓN ES UN CRIMEN Y LA POBLACIÓN NO PUEDE SEGUIR ENCUBRIÉNDOLO, AUNQUE LO COMENTAN “BUENOS CHICOS”, “DEPORTISTAS FAMOSOS”, “HOMBRES QUE DAN SU VIDA POR SU PATRIA O POR SU PUEBLO”.

NO HAY NINGÚN DETERMINANTE BIOLÓGICO QUE CONDENE A UN SER HUMANO A TORTURAR A OTRA PERSONA. Y LA VIOLACIÓN ES TORTURA.

(Sí, grito porque no se quiere escuchar, la sociedad, la mayoría, no quiere escuchar nada de lo que podría empezar a cambiar las cosas de verdad. Nada de cuestionar la violencia, y al Hombre como líder de la especie, a esa caricatura de persona que es el Hombre patriarcal, violento en extremo en todas sus concepciones, jaleadas por todo el mundo porque es el que sabe y debe imponerse.)

Por último, hacer un llamamiento para cuando se hable de qué es violación se tenga en cuenta la educación a las personas en las sociedades patriarcales: cómo ellas están educadas para “servir al Hombre” y ser el “descanso” (¡!) del “guerrero” (su muñeca hinchable, porque lo importante es Él) y él está educado para tener necesidades que puede imponer en las mujeres, usando violencia (física) “si es necesario” y todos los otros tipos de violencia, siempre, porque siempre son necesarios para mantener a media humanidad encapsulada en un cuerpo de servicio.

¿Hago mucho daño con estas palabras? Pues que se sepa que yo, esta gran mentira de siglos, no me la creo, y que sé que tengo razón. DENUNCIAD CUALQUIER TIPO DE VIOLACIÓN. La razón empática nos hace más inteligentes, más humanas, que quienes insisten en criminalizar a las víctimas de un tipo de violencia total, absoluta y terrible. Es la gente que ha normalizado las violencias que no ven la que está loca y es peligrosa. No quienes luchan por la superación de la tara de un tipo de sociedad que nos condena a la violencia.

No es que si no superamos el capitalismo no podremos construir sociedades mejores. Tenemos que superar el patriarcado, que es lo que más profundamente ha deformado nuestra inteligencia, impidiéndonos identificar la verdadera violencia y hallar soluciones sin tener que perpetuarla.

Escultura “Hombre y mujer” de Antonio López y un dolor como un relámpago cuando estudiaba y disfrutaba un sábado de libertad (sept 2016, sin revisar aún por falta de tiempo, así que subrayo la idea principal!)

Ojeo una vez más el catálogo de Antonio López, del 2011, Museo Thyssen-Bornemisza, porque me encanta y estoy aprendiendo cosas. Veo la foto del grupo escultórico “Hombre y mujer” [cat. 49] y leo, sobresaltado dolor por lo que explicaré (ya que hay que explicar lo evidente cuando la ideología imperante (patriarcal, en este caso, y por favor, no se alarmen y lean; como siempre, no hay ánimo de hacer daño a nadie en la inteligencia feminista, sino amor a mejorar lo que lo está mal) ha endurecido y hecho invisible la percepción de parte de la realidad: “En la pareja escultórica de Antonio López, el desajuste entre el hombre y la mujer no es sólo de talla, sino de carácter, como reconoce el artista, porque la figura femenina, concluida mucho antes, presenta una forma como inhibida, mientras que el hombre tiene un carácter más ambicioso”.

Hacer y ser. La pregunta aquí (si pasamos por encima de respuestas clásicas para impedir la reflexión como que esas figuras sólo representan a personas concretas; sí, quizá el artista pintaba su ser hombre, que a su imagen, es más complejo, y como las niñas y los niños, se puede hacer mayor que otros retratos, es humano, porque no pintaba a un hombre concreto según se ve en los bocetos, y pintó a una mujer o un ser mujer; pero culturalmente el significado es representativo de los dos géneros que nos cuenta el Sistema que existen, y lo peor: cómo se supone que son) es ésta: quizá Ella está inhibida porque todo está orquestado para que lo esté y Él es ambicioso o un proyecto más ambicioso porque ocurre lo mismo. Por lo que inhibición y ambición no podrían tener la distribución de género que en esta interpretación que nos cuentan, validada por las palabras del autor en el catálogo, pues serían resultado de siglos de represión de las mentes humanas como resultado de atribuciones a las mismas por genitales, cosa que hoy en día no sólo se puede comprobar que es falsa porque hay más libertad y se ve que las personas se pueden desarrollar de todo tipo de maneras y todo tipo de cualidades si se las da la oportunidad, sino también empíricamente, descriptivamente, científicamente (ese gran refuerzo, ya que la ideología ciega e incapacita a las personas cuando le conviene, para que no puedan ver lo que existe y cuestiona ese orden social que se impone). El hecho cultural de impacto en tantas vidas es que durante siglos nos han dicho que el Hombre es ambicioso y la mujer no. Que él tiene un verdadero espíritu creativo, explorador, amor al descubrimiento, ganas de superación (versión patriarcal de las cualidades de curiosidad y valentía para explorar humanas) y ella no, salvo muy contadas excepciones que nos han presentado como tales.

Lo que yo no puedo decir siendo escuchada

Si yo fuera un hombre y más con lugar de valor reconocido en la sociedad podría decir: “Hay que joderse”. Como feminista, tendré que explicar, con paciencia infinita exactamente, y un amor inagotable, sabiendo que darán igual mis palabras, porque me explicarán a mí lo improcedente de lo que pienso, y la irrealidad de lo que denuncio.

Las malas ideas son malas aunque las aceptemos. Y la aparente calma, el aparente orden, encubre un crimen contra la humanidad: que no se nos ha echado de menos, que no se nos ha creído capaces de ser cosas que cualquier persona de esta especie puede ser o llegar a ser. El dolor que mueve a expresar análisis feminista a pesar de las violencias recibidas en respuesta, desde el desdeño, el ser ignorado no sólo las palabras sino la propia persona y su lugar en el mundo, la burla, a la “acusación inquisitorial”, las amenazas, el insulto, la agresión física, es un dolor movido por el amor a todo lo que ese orden patriarcal ideológicamente mata, desalentando su existencia, cuestionando su existencia, negándola, machacándola.

hombreymujer_antoniolopezMi interpretación antes de saber la del artista, y después

Cuando yo veía “Hombre y mujer” antes de leer esto, no me molestaba que el hombre fuera grande y la mujer pequeña porque pensaba que sencillamente eran no en función de representar el modelo de belleza tipo Barbie-Ken sino en función de representar su ser propio, es decir, yo no veía una representación que validara el orden patriarcal de que ella ES pequeña en todos los mensajes y él grande, sino a un hombre individual y a una mujer individual, con sus rasgos, que están juntos no porque vayan a representar los valores tradicionales, sino justamente demostrando la diversidad humana. Interpreté erróneamente, creyendo en que el artista podría estar construyendo realismo más allá del género. Pero realmente se ve que tenía ganas de ver lo que no estaba, porque después de leer su interpretación y mirar la foto de las esculturas, el mensaje está claro pero yo lo voy a nombrar mejor: ella, reprimida, contraída, ocupando el mínimo espacio, obediente; el libre, ocupando el espacio que su movimiento libre le hace ocupar, con gesto de iniciativa, de que hará diferencia que él esté en el mundo.

Pues no me gusta. No me importaría que eso (ambición, capacidad para aspirar a la luna) lo tuviera un hombre y aquello (represión, contención absoluta para no molestar) una mujer, pero no como representantes de un orden social, y es lo que nos dice la cultura cuando se representa “la pareja”, en la visión del sistema sexo-género patriarcal, que no es biológico (llevamos siglos demostrándolo pero es que se puede comprobar todos los días si se mira claro), sino educativo, cultural, y que ha ahogado la vida y el potencial de millones de personas durante siglos.

No se comprenderá y por eso lo menciono (que ojalá no hubiera que mencionarlo) la fuerza y la valentía que da saber esto y la libertad que refleja y multiplica saberlo, cuando la mayoría sigue insistiendo en cosas que no son. Y todo el amor y la inteligencia que nutre esta visión feminista. Pero como especie, está claro que confiamos más en la violencia, en nuestras concepciones patriarcales que establecen un orden humano violentísimo respecto a identidad y potencial, como punto de partido de todas las restantes violencias justificadas. Un orden que es producto de nuestra insistencial y que es irracional y violento.

Anécdota y ¡abrazos!

Como anécdota, comentar que no sólo aprecio, valoro y disfruto con la obra de Antonio López como artista. Guardo un buen recuerdo de una época de mi vida en que tuve trato profesional con su familia. De jovencita, viviendo mi familia por la misma zona de Madrid y ganándome ya algún dinero, con clases particulares, ocurrió que fui contratada como profesora particular para sus hijas, que además nos llevábamos las tres un año, por lo que el recuerdo es vago (mi vida se disparó a la estratosfera después de esta época) pero cálido y agradable. Vive en ese recuerdo también una semilla (recogí muchas antes de llegar a ser feminista consciente, porque sufría las limitaciones que impone la sociedad continuamente, en su operar diario de género, un operar que se niega a dejar en paz a las personas en este tema) que fue para mí la sorpresa de saber que su compañera también pintaba pero que era ella quien llevaba todo lo administrativo de los dos artistas, además –esto ya lo imagino- de la casa y la educación consciente (no la otra que construye todo el mundo en su operar diario).

Espero que se vea en esto texto que no estoy criticando al hombre, que sencillamente recojo hechos que si bien hemos aceptado o creado podrían evolucionar para incluir más libertad real y aliento a todo el mundo.

Volviendo a lo que decía, lo imagino porque aunque yo también amara el arte y supiera que eran artistas, él un artista reconocido e importante, yo allí iba a enseñar inglés y no a conseguir nada que no fuera lo acordado profesionalmente.

¡Abrazos! Por si ocurriera la cosa tan improbable de que este texto llegara a María, Carmen, María o Antonio, os mando un abrazo y espero que no os moleste mi reflexión, que es todo lo transparente en su intención como queda explicitado. Tengo aquí el catálogo de la exposición del Thyssen y una postal con un dibujo de María de pequeña. Y asombrada y disfrutante estoy siempre que me pongo a mirarlos. ¡Qué talento! Y ¡cuánto amor!

CONTRA LA ADMIRACIÓN, RADICALMENTE. Hay algo que a mí siempre me ha dado miedo en la admiración, y por eso he salido por patas (si posible y a veces cuando imposible) cuando la veía en el amor (en sentido amplio, lo de “amor”): admirar como ese recibir lo que comparte la persona admirada como si fuera siempre verdad inmutable, razón absoluta, oráculo. Admirar como ese suspender todo criterio, que es suspender el ejercicio de la libertad y el amor a comunicarse entre personas (“iguales” en ese sentido). Admirar como renunciar al diálogo para crecer en mutua compañía. Gracias a huir y esquivar la admiración, además, pienso, no me he entrenado en ser sensible al halago, algo de lo que me alegro cuanto más pienso sobre el mundo patriarcal. (El halago, ese corroer que deja reducida la inteligencia de la gente, corta alas, reduce cabezas, somnífero de pereza, por ponerme malota en esta frase, ¡lo siento!)

Así que seguiré sospechando de la admiración, guardando mis distancias, escuchando muy atentamente y saliendo por patas donde la halle. Y seguiré amando pasionalmente la crítica, como gesto valiente del amor más amante y amoroso, del amor que intenta ser lo más libre posible de todas las cadenas de admiración y desprecio que nos rodean.
Admirar, la sacrosanta transmisión del desamor, la soledad, la incomunicación.

Prefiero que me escuchen y me hablen con libertad a que me admiren. Contiene mucho más amor.


Admiración 2: más sobre el HALAGO (la versión para nenas de la admiración en el patriarcado). Pensaba que en el patriarcado, halagar está bastante relacionado con algo que se le hace a las mujeres y no a los varones. Y el mundo del halago a las mujeres es degradante para ellas, como ridículo, pues no se centra en sus talentos o virtudes sino en todo lo que las hace muñecas, animales bonitos y dóciles. No?

MUJERES EN PATRIARCADOS Y TAPARSE LA CABEZA. Las sociedades, incluida la de ideología patriarcal prevalente, evolucionan en procesos donde siempre convive la tradición y la vanguardia, necesariamente, a no ser que se maten. Si a la muerte de Franco, la democracia hubiera prohibido que las mujeres se ataran el pañuelo a la cabeza, es posible que el pañuelo no hubiera desaparecido como ha desaparecido en la sociedad española, tan radicalmente, porque cada mujer ha podido elegir en una sociedad que ya no les pedía taparse la cabeza con un pañuelo. Es diferente si eres percibida como extranjera, claro, quizá te pongas el pañuelo como seña de identidad, que es una cuestión compleja cuando nace de una opresión, pero que es una cuestión de identidad con la evolución, cuando todo está ahí para prohibírtelo. Hay cosas que parece necesario prohibir, como la mutilación genital feminia, porque genera un daño irreversible, irrecuperable, además de otros daños, pero hay uno que no tiene marcha atrás. Prohibir que para castigar se mate, se mutile. Pero en todo lo demás, es útil respetar los tiempos, pienso. Y sencillamente respetar, porque nada que somos viene de la perfección o lo bueno, lo veamos o no.

Yo tengo alumnas musulmanas (son españolas-árabes) que se cubren la cabeza en clase y me parece normal, si acaso una seña de identidad cultural en un entorno que niega su identidad cultural. Lo importante es que en su sociedad, cuando entren en una cafetería a tomarse un café con una amiga, no las señalen y exijan que salgan del local porque se las teme porque serán del grupo “gente del terrorismo”.

A mi bisabuela (española católica), si la hubieran forzado a quitarse el pañuelo, se habría muerto en el sitio. No es el mismo caso, claro. Pero sí ilustra la cuestión de la diversidad y los procesos, igual.

A mí no me ponen un pañuelo ni aunque me ofrezcan un buen empleo. Pero acepto muchas otras injusticias cotidianadamente, como ésa, porque todo por lo que luchas depende de que lo comprenda mucha gente para que esa sociedad evolucione a ello.

Y mientras, hay que vivir y convivir, pienso. La ideología patriarcal nos enseña la ideología de la prevalencia, de la imposición, y tendríamos que esforzarnos en buscar maneras de no identificarlo todo en bandos contendientes donde uno debe vencer.


JL: Cuando alguien dice que habría que prohibir el pañuelo a las mujeres musulmanas porque es un signo de opresión, yo siempre respondo que siguiendo la misma lógica, debería prohibirse a las mujeres de nuestra cultura pintarse los labios, llevar pendientes, maquillarse, depilarse o llevar tacones altos, porque también todo ello es un signo de opresión (llevar tacones altos también es malo para la salud, además de ser un signo de opresión).

Un proceso de liberación debe ser protagonizado siempre por quienes se liberan, no debe ser impuesto desde fuera. No se puede obligar a nadie a ser libre, dado que ello es una contradicción. Ello no quita que todo tiene límites y que hay normas que deben imponerse (por ejemplo, yo considero razonable prohibir el burka, que cubre todo el cuerpo, aunque sólo sea por razones de seguridad); pero imponer a una cultura los valores de otra por la fuerza, por muy liberadores que sean, nunca sale bien.

TL: La corbata como símbolo de la falocracia patriarcal y no la cuestionamos su autoridad….hasta las mujeres publicas usan chaqueta de traje homogenizandose con los poderosos

MF: Es que hay muchas injusticias y signos de opresión, a unos les damos la vuelta, otros los eliminamos, otros los seguimos asumiendo sin verlos como tales… Y las ideologías, como las culturas, crean mitos radicales. La vida es siempre más compleja! Y la tolerancia, como la creatividad, necesita amplios márgenes para evolucionar.