Category: Casa


Si habéis leído mi poema de hoy, «Imaginación», en este podcast para aprender español no machista, que hice para una amiga ojibwe, y ahí quedó, a medias, por falta de tiempo (quizá retome), cuento en español para personas extranjeras el recuerdo de infancia que me sirve de motivo o detalle para crear el poema aquel político sobre la imaginación en el mundo patriarcal.

El link para escuchar la historia es https://www.talkingpeople.net/learnspanish/colors-2-story/

Que lo disfrutéis!

https://www.talkingpeople.net/learnspanish/colors-2-story/

Imaginación (Poema)

“Una niña con mucha imaginación”

no ve que el tronco es marrón y las hojas verdes

aunque la humille la profesora por ignorante,

ridícula, torpe, y sus iguales

disfruten y participen en la fiesta abierta

en la milenaria historia de la inquisición.

La imaginación humana

es una herramienta para el universo

de nuestras realidades.

Nos da libertad para limpiar la mirada,

gratitud de poder ver mejor, más hondo,

para reconstruir la historia, investigar

causas, consecuencias… llevar lejos

todo lo que sabemos y podemos saber.

La imaginación es la intuición del conocimiento,

el saber silvestre y audaz, que se mueve feliz

desde su casa de la existencia.

Un árbol de vida que nos sorprende

dándonos cuerpo

incluso contra todo pronóstico cultural,

pura naturaleza,

un árbol de conexiones que recoge y refleja

el fenómeno del crecimiento,

los latidos de la voz, la luz y el color,

el volumen y el viento,

con sus rumores y sus sombras,

la distancia, la identidad,

del árbol, de la narradora,

que suspende Dibujo,

y Redacción, el Trimestre, el Curso,

y es enviada a un lugar de paria y monstruo

por su incapacidad de amoldarse,

esa inflexibilidad

de niña con mucha imaginación,

en la esquina oscura iluminada

de una pequeña clase.

Recordando a Roberto Echevarría

No le conté a mi amigo (o hermano, feminista) Roberto, de Ecuador, la broma de los gordidedos, porque la reservaba para cuando nos viéramos aquí en España. Aunque trasladáramos el escenario de la terraza de Galdós del Retiro en Madrid (aún no habían aislado la escultura de la terraza) a un chiringuito de Fuengirola en compañía, esta vez, posiblemente, de nuestras parejas (a quienes no conocíamos), pensaba bromear con la tontería de que por qué a él le ponían cientos de gordidedos si posteaba “gatitos” y a mí, una pensadora de la racionalidad empática, la acuñadora del concepto “desarrollar inteligencia feminista” que tanta ayuda a evitar debates muertos, guerras, callejones sin salida, sobre todo en coeducación con personas adultas, la mayoría lectora mía no dejaba rastro alguno de haberme leído, esa pequeña mezquindad –más puzzling o inquietante para el caso de hermanas feministas.

            Roberto sí había expresado su aprecio con un gordidedo, como hago yo (esté yo o no de acuerdo con el contenido), a mi aportación de ideas en la lucha “por la construcción de un mundo menos violento e injusto”, como decimos en mujerpalabra.net, y era una opinión valiosa para mí, por la cabeza-corazón de Roberto y porque Roberto leía habitualmente, mucho, enterándose, no como yo, que no soy una buena lectora desde el punto de vista académico-de-lo-que-existe. Cuando empiezo a leer enseguida entro en diálogo creativo. Roberto leía ensayo feminista. Aparte de fotos de animales y de la naturaleza en general, un descanso y un recreo visual del día, posteaba libros feministas, y obras de escritoras.

            Aquel día del Retiro me regaló un libro de Beatriz/Paul Preciado, porque le interesaba mi opinión (que enseguida le medio di porque había leído la mitad, que es mucho para mí tratándose de ensayo). Me regaló también un CD de jazz, lo tercero que posteaba y nos unía como hermanos. Se trataba de un músico que yo no conocía y cuyas composiciones él veía como un mundo musical parecido al mundo de palabras que yo creaba.

            El regalo de jazz, al escucharlo, me dejó muy impresionada, porque más o menos hasta cerca de los cuarenta yo pensaba que mi inteligencia tenía severas carencias y deficiencias. En mi casa, mi madre siempre la había apreciado, aunque no la tuviera en cuenta para sus decisiones de vida, pero fuera de casa, en el sistema educativo, en el mundo del activismo, en las relaciones de amistad, salvo fundamentales y maravillosas excepciones que no siempre supe usar para crecer en su medida, las personas que no toleran la convivencia con quienes no acatan y repiten, esa mayoría aplastante de autoproclamada “normalidad” o “verdad” (para otros casos), hizo lo que siempre hace, sin querer o queriendo: presionar por todos los medios para tu asimilación por esa masa de acción cultural prevalente, o contribuir a tu destrucción (ese parque temático del horror), por decirlo imitando el estilo de Jo cuando leía sus primeras obras a sus hermanas, en la Little Women (1868) de Louisa May Alcott, que yo conocí por el cine (dirigida por Mervin LeRoy en 1949).

            Roberto, sin duda, ha sido una de las personas hermanas en la vida cuya amistad me ayudó a verme más allá de toda la mierda autodestructiva que la cultura te echa encima por ser una mujer en una sociedad patriarcal. La lucha por limpiar la mirada (otro concepto que él identificó como propio de mi trabajo de escritora) la llevamos cada cual, nadie puede hacerte ver, comprender, es un proceso interno. Pero podemos ayudarnos, acompañándonos de formas noviolentas, eso es una forma de apoyarse. Las cosas más importantes son sencillas en realidad (igual que las cosas más placenteras son “gratis”, para horror del Mercado). Hay gente cuya compañía facilita la tarea de vivir y hacer en la vida, y es que la mera compañía en este mundo brutal tiene un valor y un efecto extraordinario. Fijaos cómo dibujaba y pintaba Van Gogh al mínimo signo de vida de contacto, comunicación, reconocimiento de alguien, y mira que enfrentó mucha mezquindad, pero todo depende de todas las partes, y cómo recibía, con qué extraordinaria amplitud mental. Camille Claudel, sin embargo, al estar encerrada y torturada, sólo pudo responder no volviendo a hacer aquello por lo que de hecho dio su vida, crear esculturas. Además de encerrada y considerada loca, esa atrocidad indescriptible, inasumible, revientacabezas, nadie estuvo a su lado (y mira que su cuerpo la tuvo allí no sé si tres décadas o más). MiCamille.

            En venganza noviolenta por esa arma de destrucción selectiva que es la envidia ejecutada cotidianamente por “buenas y malas personas”, quería hablar un poco de mi vivencia de la envidia, y de por qué importa el tema socialmente, unas pinceladas.

            Aunque he vivido lo de ser objetivo de las personas envidiosas que no solo lo sienten, piensan o imaginan, he tenido un contexto más favorable que me ha ayudado a resistir, y poder ser y crecer por mis caminos. Aunque, como Van Gogh soy muy responsive, creo que si no tengo la obra que ciertamente podría tener como escritora o el impacto en el sistema educativo per se como docente, no ha sido sólo porque mi vida de ideales anarquistas me llevara a trabajar apasionadamente por mi comunidad (la que tenía delante, literalmente), como cuando vivimos en tiempos de guerra convencional, sin una idea del protagonismo del yo y su reconocimiento (nunca me ha sobrado tiempo para presentar proyectos a premios o subvenciones, no sé cómo eso se consigue cuando se coordinan, crean, informan proyectos, no hay tiempo material, y sólo los formularios son una camisa de fuerza y un molde desvirtuadora, porque quienes los elaboran no comprenden, pienso, la innovación, o no tienen tiempo de revisar su trabajo en relación a la realidad).

            Mi comentario de los gordidedos nacía del humor, no de la envidia. ¡Ay, el humor, que se usa tan a menudo nada menos que como coartada de la envidia! Aunque la sabiduría popular en España dice que la envidia es el deporte nacional (de hombres y mujeres, aunque se asocie junto al cotilleo, al mundo femenino, presentado como menor incluso en las democracias del 21), creo que ese sentimiento lo sentí en un par de ocasiones, y muy flojito. Debí de procesarlo en seguida para descartarlo como modo mío de relación o asimilación. Creo que hago esas cosas desde pequeña y no sé si le pasa a más personas. Elijo. Asumo la responsabilidad de mi vida. Va con el amor a la libertad. A los seis años ya lo sabía. Y se ve que cuando experimenté la envidia no me gustó, que no estaba en mí como pasión, porque no la he vuelto a sentir.

            Me pasó algo así con los celos. Los sentí, un vendaval destructor, en algunos momentos de la juventud, al punto en una ocasión de perder la voluntad, el habla, tres días, después de gritar y llorar como una verdadera posesa unos cuantos días antes, y luego ya, si te he visto no me acuerdo. Tengo la suerte de que mi cuerpo trabaja a mi favor, y cuando mi cabeza no me salva de algo malo para mí porque me vence la autodestrucción aprendida o el desánimo, mi cuerpo viene al rescate. Me ha salvado ya de varias destrucciones certeras, la última haciéndome pedir la excedencia voluntaria en la pública para salvar mi salud (aunque en otra esfera, también fue determinante la opinión de mi pareja), precisamente debido a los hechos de personas envidiosas y de ese grupo humano, uso una pintada de Rafael Sánchez Ferlosio, “Tolerante, piel de elefante”. Cero interés en los celos, en el mundo que incluye los celos. En la juventud, puedes llegar por accidente a esos mundos, porque desconoces muchas vivencias, pero luego ya sabes cosas y puedes elegir no entrar ahí. Esto lo pienso y lo he experimentado en mi vida.

            Del mundo de la envidia, he observado a lo largo de la vida cómo se emplea a niveles de complicación y violencia extremos (por eso no debe verse como una emoción “menor”, fea sí, y como el alcohol, con capacidad destructiva potencial), al punto de pretender destruir las vidas de las personas, o intentarlo, claro. Introduzco un punto para subrayar esto: Intentarlo porque para destruir necesitas a todas las partes, ¡también a la que es objeto del afán destructor! Y a veces les sale muy mal, porque la persona no se deja destruir, no está en su naturaleza, a pesar del adoctrinamiento patriarcal a las mujeres, que afecta, pero no a ese punto. Cuántas personas admirables ha habido resistiendo esa brutalidad… Y ciertamente, la especie se ha quedado sin todo lo que podrían haber aportado, que es mucho más de lo mucho que ya es que resistieran y existieran.

            Los movimientos social y artístico deberían abordar el tema de las personas que operan por envidia, siquiera para que seamos conscientes de todos los obstáculos y daños que generan, el espacio que le quitan a la sororidad y la solidaridad, a la colaboración y el apoyo mutuo, que son las cosas que nos ayudaron a sobrevivir en la prehistoria, cuando como especie éramos poca cosa frente a grandes peligros a nuestra supervivencia.

            Como educadora a nivel profesional remunerado, pienso también que hay labor en plantear el tema en el sistema educativo, para ayudar a comprender que vivir en la envidia no es sólo malgastar la vida propia, si sólo se piensa en sí: es vivir cada día así, míseramente, una vida pequeña y mezquina, sin capacidad de mirar al frente y mucho menos contemplar el mundo y respirar. Y es hacer un daño importante a nuestra evolución hacia mundo más justos y menos violentos. Porque en la envidia se practica a diario con el lenguaje, la actitud, los hechos, los sentimientos, las ideas, todas las violencias patriarcales que justifican este sistema de violencias, siempre la sacrosanta violencia, forzar, imponer, juzgar, condenar, por identidad, por la libertad humana creativa y de pensamiento, esa sustancia de ser y estar.

            Creo que el modelo de elegir pasiones (por ejemplo, la de despertar con la resolución de la alegría, por más difícil que lo pongan las personas y sistemas, y aunque a veces se tropiece y falten fuerzas y visión, contando con todo ello, la compleja realidad) tiene que crearse conscientemente como un modelo humanizante que dé más a cada persona y a la comunidad, porque hay una conexión íntima, igual que en toda vida cotidiana se rastrean las grandes guerras.

            Con Roberto, no pudimos reírnos con mi broma de los gordidedos y los gatitos, que amamos con espontaneidad y resolución. Su Thelonius, y por aquí, quienes nos han adoptado y nos traen locatis, la Osipanda Gorgorita Porfavor y el Negrito Marramiaú, que son quienes reciben visitas, no de gatas y gatos callejeros como nos pasaba antes de que llegaran, en las madrugadas (que somos de acostarnos a las tres), sino de gatos vecinos, sobre todo de Totó el Destructor, que viene a descansar y nos bufa cuando le peta, como un poseso, porque lo educaron personitas y no se atreve a hacerlo en su casa por si lo castigan.

Levantarse con la resolución de la alegría es estar ahí con tu cabeza

A Sofía

Quizá llores por algo más,

algo que significa ‘diferente’.

Porque, sí, con todo el cuerpo,

la echamos de menos, les echamos de menos,

sentimos ese vacío. Nos duele y enfurece

su tortura y asesinato y este fin

no puede negar quiénes fueron.

 

Pero también, si lo piensas,

en este momento de vulnerabilidad extrema,

quizá te echas de menos a ti misma,

a ti que sí estás aquí,

la mujer que eres, a quien la mayoría percibe como

objetivo a ignorar o destruir, porque no se conforma

al molde, lo resquebraja y revienta, lo disuelve;

esa mujer que no encuentra espacio fuera

para estirarse, bostezar y crecer libre

pero que tiene la capacidad de hacerlo hacia dentro, creando

espejos, caminos, abriendo vanos, túneles, transformando

el tiempo, alimentando lo humano, esa saga.

 

Quizá estés llorando porque vas a claudicar,

a cerrar ciega a negar tu existencia,

entregarte a la condena milenaria de acatar,

ese bucle de irracionalidad y violencia:

soy risible, mi vida una ficción,

soy nada, no puedo,

una loca, una bruja, una incapaz.

A perder

la perspectiva

propia y la histórica,

la microscópica y la del universoquelateyseexpande,

como tu identidad

cuando no abandonas la vida,

cuando no abandonas la lucha.

A perder tu, nuestra capacidad de realidad

para contarte el cuento que nos condena

a la camisa de fuerza que es esta cultura imperante,

la raíz de nuestra deshumanización.

 

Pues desearía recordarte algo que importa.

 

Someterse

nunca ha significado

que la realidad no exista.

Dar la espalda, mostrar el índice, distorsionar,

nunca ha podido cambiar los hechos y sus ramificaciones,

sólo acosarlos y poner fin a su fuente.

Lo sabes como yo, y lo contamos a todo el mundo:

no es sólo lo que hacemos al vivir,

las incontables ondas de expansión de nuestros actos.

Es lo que somos:

el cuerpo que manifiesta

que otro mundo es posible.

La vida invisible o despreciada de la lucha noviolenta. Demencial la irracionalidad violenta extrema patriarcal. A pensar, ocupar la mente, en cosas buenas!

Introducción

(p. 8) Tanto el feminismo como el ecologismo nos permiten desarrollar una mirada distinta sobre la realidd cotidiana, revalorizando aspectos, prácticas y sujetos que habían sido designados como diferentes e inferiores. En esta nueva visión, la toma de conciencia sobre la infravaloración de las prácticas del cuidado, así como la crítica a los estereotipos patriarcales, que han sido generadas por la teoría y la praxis feministas, pueden constituir [constituyen] una aportación de enorme valor para el ecologismo.

(p. 9) (…) Crisis ecológica, economía y etilos de vida etán profundamente ligados. (…) se habla de «desarrollo sostenible» para aludir a un modelo de equilibrio entre crecimiento, innovación tecnológica, imperativo ecológico, creación de empleo y protección social [de las personas]. Pero (…) La irracionalidad del complejo economómico-tecnocientífico se hace patente (…)

(p. 10) El documental del demócrata noreteamericano [estadounidense] Al Gore, Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth, 2006), marca un hito en el reconocimiento internacional de la crisis ecológica y en el afianzamiento y popularización de la propuesta de un capitalismo verde. (…) el cuidado del medio ambiente es presentado como promesa y proyecto de mayores ganancias ecnómicas, como fuente de enriquecimiento más moderna y menos destructiva.

[Otro documental de gran relevancia: Story of Stuff, de Annie Leonard (10 años de investigación), Historia de las cosas, traducido a muchos idiomas, de 20 minutos, del mismo año (yo lo uso en clase de inglés desde entonces con niveles intermedio alto y avanzado), dirigido a todo el mundo de las sociedades de consumo, explicando el sistema lineal de producción y que falta el cuidado a las personas y el medio ambiente, cómo y por qué fue diseñado, que podemos intervenir y lo estamos haciendo para neutralizarlo y transformarlo, y que necesitamos un sistema circular que se sostenga. Este documental generó un movimiento mundial y en su web ahora hay más documentales.]

(p. 11) Actualmente (2011) (…) El debate sobre el modelo económico reaparece en torno a los límites del ecosistema. (…) El Green New Deal implica asumir los límites del ecosistema y la lucha contra la explotación social a través de cierto decrecimiento de los países desarrollados y un crecimiento sostenible mesurado de los demás.

De acuerdo con las estadísticas, las mujeres somos las primera perjudicadas por la contamiento medioambiental y las catástrofes «naturales» [Conferencia de la Mujer de las Naciones Unidas, 2000]. Sin embargo, por lo general, no se visibiliza la relación entre la estratificación de género y los problemas medioambientales. (…)

El impulso general hacia la igualdad (…) en las sociedades occidentales en las últimas décadas ha tenido también su influencia en el movimiento ecologista. En algunas de sus organizaciones, se está replanteando el tratamiento de ciertos temas como el del trabajo doméstico y se cuida el lenguaje y las ilustraciones de su material de información para no incurrir en sexismo. En otros grupos, en cambio, aunque no se reconozca abiertamente, existe desconfianza y poca disposición a reflexionar críticamente sobre los roles de género como factores de desigualdad. He podido observar que el feminismo encuentra en los medios ecologistas dificultades de aceptación similares a las que suscita en el conjunto de la sociedad. Muchas veces, ecologistas de ambos sexos, muy bien intencionados, no perciben los estereotipos masculinos y femeninos que venimos criticando desde hace muchos años en la teoría y la práctica feministas.

(p. 12) En todo el mundo, son muy numerosas las mujeres que participan como activistas en los grupos ecologistas y en los partidos verdes. Pero la conocida pirámide de género de empresas e instituciones -con la base feminizada y la cúspide ocupada por varones- también se reproduce en muchos grupos ecologistas. A menudo, la militancia de base está mayoritariamente compuesta por mujeres y, sin embargo, predominan los hombres como dirigentes.

He llegado a sentir vergüenza ajena viendo algunos documentales de concienciación ambiental que presentaban una sucesión ininterrumpida de expertos y pensadores, todos varones. Como en tantas otras ocasiones y temas, el nuevo campo del pensamiento ambiental se masculiniza en la medida en que va adquiriendo importancia. (…) tenemos que ser conscientes de este problema y señalarlo. La solidaridad (…) no debe impedirnos practicar la (…) crítica feminista. (…) el feminismo ha sido una de las señas de identidad del ecologismo. Los partidos Verdes fueron pioneros en la aplicación de la paridad.

(p. 13) Desgraciadamente, las mujeres no sólo pertenecemos a un colectivo afectado en todo el mundo por una desigualdad de orden social y político que se manifiesta en el techo de cristal, las diferencias salariales, la escasa representación femenina en puestos de decisión y la violencia de género, sino que también nos vemos más afectadas por la contaminación medioambiental (…). Las sustancias tóxicas se fijan más en el organismo de las mujeres. Con una alimentación que no provenga de la producción ecológica, se puede llegar a consumir hasta cincuenta variedades de pesticidas por día. La Red Medioambiental de Mujeres, con sede en Londres, ha llamado la atención sobre la pasividad institucional ante el alarmante aumento de cáncer de mama en los últimos cincuenta años debido principalmente, a la contaminación medioambiental con xenoestrógenos, sustancias químicamente similares al estrógeno femenino natural que se encuentran en los pesticidas organoclorados, las dioxinas de las incineradoras, las resinas sintéticas, las pinturas, los productos de limpieza, los envoltorios de plástico y otros obejtos de uso cotidiano. Las mujeres deberíamos reclamar políticas medioambientales que nos tengan en cuenta.

Los productos químicos han mejorado nuestras vidas en muchos aspectos. [Pero no se puede ignorar que] La cara amable del desarrollo moderno tiene también una cruz (…)

(p. 14) Poco a poco se filtran datos inquietantes sobre los compuestos nocivos de la industria petroquímica que están presentes en nuestro hogar, en los rincones aparentemente más inofensivos y seguros de la cocina, el baño, los dormitorios, los suelos, en la ropa, en nuestro plato. [ver Greenpeace, informe «La casa química», año …]. Los enormes intereses económicos en juego dificultan la eliminación de productos perjudiciales y su remplazo por soluciones que, muchas veces, son más senicillas y menos costosas. Hoy sabemos que las mujeres se ven afectadas en una proporción más elevada que los hombres por el síndrome de hipersensibilidad química múltiple (SHQM) que la mayoría de los médicos todavía tribuyen a trastornos psicosomáticos o diagnostican como alergia provocada por un animal doméstico. Por cierto, a menudo, éste termina en la calle (…) Se acusa a la Naturaleza (…) De hecho, «somatización» es el concepto que ha reemplazado a «histeria» en la psiquiatría. Es difícil que se sospeche de ambientadores tóxicos, de pinturas venenosas o de las toneladas de pesticidas y herbicidas arrojadas a las tierras cultivadas, a los parques públicos y a los jardines privados. En definitiva, no suele ponerse en duda elmodelo de buena y «limpia» vida del industrialismo insostenible.

(p. 15) La crítica ecofeminista también nos ayuda a cuidar nuestros cuerpos frente a una confianza excesiva en el desarrollo de la tecnociencia (…) Valgan como ejemplo las píldoras para la supresión de la regla, la cirugía etética de senos en la adolescencia, los duros tratamientos de reproducción asistida y las terapias hormonales sustitutorias para la menopausia.

En el Tercer Mundo [Mundo Superexplotado], gracias a las denuncias de la pensadora y líder ecofeminista Vandana Shiva y de otras activistas del Sur, sabemos hasta qué punto se han deterioriado las condicones de vida de las mujeres pobres por el «mal desarrollo» (…) que acaba con el cultivo de las huertas de subsistencia femiliar, arrasa los bosques comunales, las obliga a caminar kilómetros para buscar la leña que antes encontraban junto a su aldea y las enferma con nuevas dolencias provocadas por la contaminación. Antes tenían una vida pobre; ahora su vida es mísera. El «mal desarrollo» tiene muchas caras: la riqueza insultante, la multiplicación de distracciones basadas en la tecnología, una sutil confusión informativa promovida por intereses transnacionales, la miseria de las grandes urbes creciendo sin cesar al ritmo de la destrucción rural, la aniquilación de los animales silvestres y la apropiación y destrucción de su hábitat. Una de las caras siiestras del «mal desarrollo» es la deslocalización de las poblaciones rurales, arrojadas a las chabolas de las grandes metrópolis del Sur. La desaparición de la biodiversidad está acompañada de la pérdida de la soberanía alimentaria propia de los agrosistemas locales y de la desaparición de la diversidad cultural de los pueblos del mundo. El poder de las grandes multinacionales de pesticidas, abonos y semillas transgénicas está acabando con la auonomía campesina y generando hambre donde nunca la había habido.

Las mujeres no somos solamente víctimas. También somos sujetos activos [sujetas activas] en el cuidado medioambiental y en la construcción de una nueva cultura con respecto a la Naturaleza.

(p. 16) la crítica feminista tiene mucho que aportar a una cultura ecológica de la igualdad (…) algo debería cambiar en nuestra relación con la Naturaleza, sea ésta nuestro propio cuerpo censurado y controlado, los animales torturados por diversión, los que nunca verán el sol en los criaderos industriales, los bosques originarios talados, los campos envenenados, los mares contaminados…

Es hora de ecofeminismo para que otro mundo sea posible, un mundo que no esté basado en la explotación y la opresión. Esta sociedad del futuro se vislumbra ya en la lucha contra todas las dominaciones, las antiguas y las nuevas, las de los antiguos patriarcados de coerción y las del patriarcado de consentimiento que impone sus mandatos en la desmesura neoliberal. Transformar el modelo androcéntrico de desarrollo, conquista [dominación] y explotación destructivos implica tanto asumir una mirada empática sobre la Naturaleza como un análisis crítico de las relaciones de poder.

COCINAR Y PAREJA. Hoy he querido ofrecer algo a mi pareja, un hombre del que me enamoré en 1998, siendo lesbiana, la vida es compleja, y bueno, el caso, vamos a centrarnos! 😀 Quería agradecerle el hecho de que haya asumido mi hecho patriarcal con la cocina, que es que aunque soy creativa, y en la adolescencia cuando había que hacerlo, me inventaba platos para mi hermano y yo, los fines de semana que es cuando hacía falta ayuda, quería agradecerle que asuma la cocina, porque yo, sin haber sido feminista consciente hasta 1989, en plena juventud de conocer el mundo, tuve una rebeldía interna de negarme a saber a hacer lo que todo el mundo esperaba que yo supiera hacer por ser mujer, pues –ahí es donde luego supe que yo era más inteligente de lo que nunca soñé, que no es decir mucho porque me consideré falta de inteligencia hasta los 32, creo– acabo de perder el hilo porque he cenado con vino, y a mí es que las drogas me hacen mucho efecto, el caso, quise agradecer que mi compañero asuma cocinar algo para la cena, que es nuestra comida común, y comida porque somos de noche, y mientras estaba en sus cosas, me puse a hacer lo que se llama canapés, y que es algo que quienes no sabemos cocinar podemos abordar. El caso, hice lo que yo creí un montón de pequeños pedazos de pan con sabores, porque es una persona que le gusta explorar, también sabores, y creí que reventaríamos. Y de pronto en la mesa, bueno, unos pedacitos de pan con pequeñas cosas encima, daba risa, jajajajajaja, me di cuenta de que no eran cantidades que se llamarían cena/comida, bueno, eso sí, un montón de sabores a explorar, y me acordé de algo que nos da risa, la nueva cocina, ahora ya muy normal, pero que nos da risa que te ponen un plato muy grande y un guisante con aderezo, por decirlo con humor, pero no para burlarme, sólo con humor, porque bueno, yo creo que no hace falta comer mucho para estar saludable, no como el tema de la anorexia, claro, soy vitalista, digo como el tema de persona que sabe que para todo lo importante de la vida, la materialidad no tiene que ser copiosa, porque lo mejor de la vida, reírse, tener orgasmos, saborear cosas asombrosas, bueno, basta buena compañía, si consigues ese regalo, que no digo yo que siempre, aunque yo he sido afortundada, aunque me falta más gente, porque somos animales sociales, pero afortunada, y el caso, borrachuza ya, me río y río porque hemos comido como en los restaurantes de lujo, pero todo hecho de casualidad, sin ciencia, y con mucho amor y agradecimiento y juerga. <3 Un abrazo y feliz y amorosa caña para una nueva semana de lucha a brazo partido por rescatar el mundo humano de tanta y tanta violencia…

TESORO. Yo no puedo ir a dormir sin tener agua cerca. Y hubo un tiempo en que guardaba «sobras» cerca de la cama también, por si de pronto el hambre me hiciera sufrir. No podía resistir la idea de pasar hambre o sed, si podía evitarlo con una acción. Guardaba mis tesoros, el tesoro, cerca.

El caso fue que cuando viví con más gente, concretamente, en el caso del verano cuando iba a casa de Gloria, y tenía que coger galletas o pan y subírmelas a mi cuarto, ella no me decía: “Hija, aquí tienes de todo, baja y cógelo libremente”, como hacía y haría en general la gente. Ella, a diferencia de la gente en general que encontré que no lo entendía (ni toleraba, yo ofendía), me daba directamente el paquete de galletas. No hacía falta decir nada. No era nada malo ni ofensivo ni indignante. Sólo eso: llevarse una porción de alimento por si fuera necesario usarla. Porque ella sabía lo importante que es poder dormir tranquila porque tienes un tesoro que te cuidará de penalidades y penas.

2016 Gloria Fernández López

2016 Gloria Fernández López

2015. Yo en las vacas de invierno celebro el año como por dentro, a solas, el que va a terminar, y al margen de compartir cosas con personas adorables, claro, y celebro cuando llegue el nuevo como año a estrenar. 2015 fue un año que me trajo mi tercera experiencia de agresión en «el trabajo» (la primera la tuve con gente «pacifista»! la segunda con gente de la administración pública, y la tercera, ay, la tontería extrema, pero aprendí algo sobre la diferencia entre la vida en la ciudad y en los sitios pequeños), pero bueno, superado y todo bien (salvo mi nombre, que no importa, claro, porque soy guerrera de la masa anónima y autosuficiente -en lo posible- a mi pesar). Al tiempo 2015 me ha traído empezar a disfrutar de la vida personal en sentido superficial y profundo. Es como volver a nacer. Las fases son muy así, en mi experiencia: sucesivos nacimientos, cada vez con más años de experiencia. Increíble. Pero ahora que lo pienso, tiendo a sentirlo todo como nuevo cada día. Y esto es literal. Con más conocimiento, pero siempre todo capaz de un potencial que podría hacerlo distinto. Quizá sea una maldición! 🙂 <3 Mejor esta maldición que otras! 🙂 <3 <3 <3 

YUPIIIIIIIII! Vamos a empezar la cena por el final, las uvas y el champán! Emoticono heart Emoticono grin Emoticono heart (Es que siempre nos pilla el tiempooooooo)

¡FELIZ NUEVO AÑO DE AMOROSA AMOROSÍSIMA CAÑA! 🙂 Queremos recoger fotos de personas haciendo cosas que la tradición patriarcal les ha negado que puedan hacer (ese funesto y cruel sistema sexo-género que clama ser biología y no es más que represión a la libertad de identidad), así que si os animáis podéis enviarlas a mp ARROBA mujerpalabra.net con el texto y el nombre que queráis publicar. Y como siempre, aunque recibamos 1, haremos webita! Allí por el sitito que aún tenemos abierto, en www.mujerpalabra.net 🙂

IMPORTANTE! mujeres organizándose ante la crisis (Grecia!) Piden fotos de Mujeres en época de crisis para su festival el 28 de enero. Se me ocurre que podríamos mandar la de con la camiseta No pasaremos a la historia… !

En Femenino rural:

Femenino Rural 16 de enero

“Ninguna sola durante la crisis!” Es la firme determinación de mujeres griegas que, conscientes de las violencias que se ejerce sobre ellas, han decidido ayudarse las unas a las otras creando Casas de Mujeres autogestionadas. Así nació la Casa de Mujeres de Tesalónica en 2013 y la experiencia ahora se reproduce en Atenas, donde próximamente se abrirá un nuevo espacio, para cuya inauguración han organizado un festival y una exposición colaborativa de fotos bajo el tema ‘La mujer en tiempos de crisis’. [ 575 more words. ]

Crecen las Casas de Mujeres autogestionadas en Grecia: “¡Ninguna sola durante la crisis!”

fin 2015: AVENTURAS EN CORREOS y otras cuentas. Acabamos de enviar las camisetas con un marcapáginas y unas postales a las personas cuyas dires nos dieron o encontramos (y pendiente están otras personas cuyo sobre tenemos ya listo para cuando nos envíen la dire o sea la fecha adecuada para enviar: Helena, Eva, Francisca, y si se me olvida alguien PORFA AVISADME! <3): Patricia (va certificada pq iba muuu lejos! 🙂 si no te llega, tienen que devolvérnosla, avísanos; calcula 3? semanas), Leticia, Eni (y va Chimamanda), Coral, Francis, Elo, Miguel Angel (van las 3), Marisa, Eulàlia, Angels, Lula, Sonia. Cuando mencionamos lo del REEMBOLSO sembramos la felicidad entre las muy competentes trabajadoras de la oficina, que muy eficientemente nos explicaron las cosas, y bueno, el envío serían 8 euros y por 4 de la camiseta, pues eso, que daba felicidad a todo el mundo, así que optamos por los 2 euros del correo normal. Nos dijeron que por cantidades tan pequeñas es mejor transferencia, suponiendo que el banco no cobre comisión, que aquí va otra. El caso, que en pequeña ASAMBLEA improvisada DECIDIMOS: que nos apetecía celebrar el año 2015 ofreciendo un pequeño regalo a personas tan adorables como las implicadas y que como no nos habíamos ido de vacaciones (no por nada malo, por algo bueno: queríamos disfrutar de estar en casa! Pero viajar es siempre gasto añadido, y pensándolo vimos que con esto no estábamos gastando más que gastaríamos viajando), queríamos darnos esa alegría. REFLEXIÓN SOBRE CORREOS: la pregunta que se nos plantea es ésta: los precios de un sistema público de reparto, increíblemente eficaz y poblado de personas competentes en su trabajo, son ENEMIGOS de que siga existiendo Correos como institución pública. Así no hay quien envíe cosas! Un sistema público de correos es fundamental, así que desde aquí hacemos un llamamiento a las autoridades para que dejen de abusar y no destruyan este bien.
SOBRE LO DE DONATIVOS para mujerpalabra.net . Este tema nos parece muy difícil (y a mí me desborda y da ganas de llorar porque ODIO el tema dinero). Por un lado, nosotras tenemos empleo y podemos pagar el mantenimiento del sitio; además, Mujer Palabra es importante pero hay muchas cosas de gasto más importantes. Por otro lado, entendemos que las personas pobladoras de mujerpalabra.net quieran hacer un donativo alguna vez, por ejemplo, para ayudar con cosas como ésta. Pero pensad esto: para una postalita o camiseta de higos a peras nosotras podemos juntar, y por otro lado para la pena de no poder sacar libros, hemos aprendido a hacer ebooks, y estamos en ello. Nuestra propuesta es que este año podemos asumir el pequeño regalo, y que si queréis, para otro año, lo hablamos antes y vemos. En cualquier caso, hemos rescatado la cuenta que usamos para pagar los donativos que hacemos (redistribución del salario, en pequeña escala), para por si alguien quieren hacer un donativo a mujerpalabra.net. ahora mismo, Marisa (de la Biblioteca de Mujeres), Eulália (la lingüista feminista), y Miguel Ángel nos quieren dar dinero para el sitio. A Marisa le hemos dicho lo de siempre, que ella se ha gastado desde los años 80 un porcentaje desorbitado de su sueldo para crear la Biblioteca de Mujeres, que sigue sin local ni apoyo para existir, aunque ahora la tiene el Instituto de la Mujer, a quien se la tuvo que donar porque no tenía dónde seguir metiendo los libros. A Eulàlia la hemos dicho que aunque ha publicado su obra con editorial, ha autorizado que tengamos los libros descargables en su webita en MP, y que eso es un regalo y un apoyo, y a Miguel Ángel te decimos que mejor reservarte para si algún día no nos da para financiar el pago del sitio y tenemos que pedir ayudas!

Pegaremos este mensaje, retocado, en la web donde explicamos lo del dinero, vale? O no? Que tenemos que actualizar esta página antes del fin del año!: http://www.mujerpalabra.net/quienes/dinero.htm
Y bueno, celebrando las camisetas! Esperamos que os gusten! Gracias a Anais por hacerlas y enviarlas tan rápido. Y pendiente tenemos pedir para quienes se quedaron sin (que en general nos van a ingresar en cuenta el coste de la camiseta), pasadas las vacaciones, Eduardo, Chelo y Alegoría y quien falte y nos envíe talla, modelo y dire física a mp ARROBA mujerpalabra.net

POSDATAAAARRRGGG! Olvidé decir que las personas que nos la pillan en persona, nos dan 6 euros, para donar 2 euros a mujerpalabra.net Olvido incomprensible! Gracias a Ale, Marianela Ana y Judit!

SOLO PARA QUIENES PIDEN CUENTA/PAGAR. saga Camisetas: ¿ESTE ACUERDO? bueno, vale/veamos: la camiseta, se puede pagar 4 euros que es lo que costó hacer, o 5, 6 euros que es con donativo a mujerpalabra.net. Os pondríamos en lista en la sección dinero de Quiénes somos, como pobladorxs que aportan dinero además o también o punto. Ese dinro se usaría para lo que ha sido la aventura Camiseta y/o para Mujer Palabra. Y os informaríamos.

17 enero. SOBRE PAGAR CAMISETAS. Sólo cuando las recibáis. No antes. Ya tengo un número, así que, al recibir, enviar un email titulado «donativo mp» a mp arroba mujerpalabra.net (4 euros la camiseta, 2 de gastos de envío (creo) + donativo optativo de 1 euro o dos; pero si no tenéis u os viene apretau, nada, es un regalo de mujerpalabra.net, todo, luego os contaremos los donativos totales, si salió muy caro o no a la Medusa Edición y eso). Muchas gracias a todo el mundo por el interés. Ha sido una especie de crowdfunding a la VaicheBoa! (vas buena!, o sea, a lo Lolailo!) 🙂 <3 Pido hoy el segundo envío y cuando llegue empezaré a preparar los envíos. Avisadme por email o por aquí! Y si enviáis foto, las pondremos en mujerpalabra.net – Materiales – Camisetas MP!

ACCIDENTE CASERO. Hoy he trepado por una escalera como si fuera una cabra saltando rocas, pero torpe como una humana, y por suerte es posible que no me haya hecho nada, pero me he hecho un corte profundo en la rodilla y dado un golpe fortísimo en el hueso. Lo bueno de esto ha sido que he podido estar en horizontal todo el día, y he aprovechado para hacer alguna de las miles de cosas que tengo que hacer (que se pudiera en laptop). Incluido leer una novela (por hacer algo de Utopía).

GATITAS Y GATITOS. La gata o gato que venía el año pasado, que bufaba siempre, a la mano que le daba de comer, que sin duda siempre era bienreciba, gatita traumatizada profundamente, por todo, probablemente, la brutalidad de la vida «natural» y la de la especie humana, no ha vuelto, y tenemos la certeza de que ha muerto. Y quizá por infección, como cuando se pelean por territorio, o porque estaba malita, la útima vez que vino fue a vomitar, casi no comía ya, o por el verano y la gente veraneante. El caso es que ahora ha dejado un vacío. Al tiempo, la vida sigue y han llegado dos más. Uno/a, blanco/a y negra/o, nos esquiva, el tigrín no, es muy grande y pienso que es macho, y es viejo, y le cuesta comer las galletitas, y aunque seguimos la política de no hacerles tener que relacionarse con noses, el caso es que la otra noche me pidió caricias, estaba feliz, había comido y estaba disfrutando la tranquilidad del momento. No hay nada como saber lo que no es para saber lo que es. 

 

Ayer fuimos al trastero, que está en otro lugar geográfico (hay que ir en coche). Luego estaba metida en fb y haciendo webitas en MP y no me di cuenta cómo Atticus descargaba ante mis ojos ciegos (por atención succionada en lo otro) todo lo que habíamos traído. No puedo creerme que llegara a no notar eso!!! 0_0 Lo que es la concentración! Déjeme concentrarme y moveré el mundo! Yo, tan experta en estar difusa! O quizá se diga más positivamente deambulando libre por el mundo mental! Al caso, traje una maleta con cosas de mi madre, que murió en 1990. Y esto con otras cosas que pasaron (llevo observándome el proceso creativo muchos años, porque soy observadora, a mi manera al menos!), asociaciones, me generaron un sueño hoy con mi madre. Respondía a mi carta de que la quería, diciéndome que me quería, y volvía a abrirse lo que la muerte en realidad cerró: la posibilidad de volver a intentar la relación. Había empezado un relato, con piedras, en la Ciudad Encantada (un lugar que hay en España, en Cuenca), y de pronto añadí el sueño y vi cómo meterlo y de pronto vi que se titularía «Un espacio» y vi de qué podría tratar ese relato. Y es que los caminos de la creatividad son inagotables, y yo en general escribo relatos como escribo poemas, sin saber qué voy a poner, pero sabiendo que me sube algo que quiero expresar! Y luego es un confiar en que mi mente inconsciente irá cazando cosas que sirvan, y que mi mente lingüística se lanzará a expresar. En fin, ha sido un pequeño alivio poder sentir a mi madre aunque fuera en un sueño. Vi su letra, una letra que no era común en la época, muy propia, y muy bella y libre, como ella.

MI PEPINA. Parece de más de cuatro, y no me ha quedado como imaginé, pero hace una idea. Lleva un collar de cuero que la nombra reina del paisaje de selva y de sus colores favoritos (el rosa y el turquesa, que aquí parece azul). Basado en una foto que la hice la tarde en que vino y pintamos con las manos.

SONY DSC

Mi pepina

SONY DSC

Mural prehistórico «A por moras»

SONY DSC

Entrada a Mi Territorio