Tag Archive: comunicación


ODIO A LA EDUACIÓN. Que en España esto es lo que ha habido, hay y posiblemente habrá lo ilustran infinidad de cosas que sabe el profesorado de la pública especialmente bien. Pero el caso del investigador de Podemos es un buen ejemplo. Para mí el caso más grave es que han convertido los instis en cárceles para el profesorado y el alumnado. Sin libertad, la libertad que te permitía decidir antes si faltaba una profe, si quedarte con un grupo en clase (hablando bajito porque si no el bedel de planta te echaba y tenías que ir al patio), si ir a la biblio a ponerte al día al fin, o a la cafetería a aprender a relacionarte, o al patio, a lo mismo, o incluso a jugar a algo físico, todo actividades vinculadas a practicar la comunicación humana y la empatía, eso que nos acompaña tanto y que es de lo poco que nos informa sobre el valor real de las relaciones humanas, con trabajos para padres y madres de todo el día fuera de casa, y sus nefastas decisiones de asegurarse de que sus hijos e hijas jamás tengan un rato libre para aburrirse y quedar con gente sin estrés para estar ahí con la gente, aburriéndose en comandita o no, se ve que una persona adulta no puede educar a una persona menor y van y se lo cuentan al profesorado, culpabilizándolo de la situación en realidad. Y dan ganas de decirles: Pues si dejáis de considerar la educación como una guardería y pedís a los políticos que hagan políticas educativas y no de guardería, porque os siguen la estela, esta estela autoritaria que os traéis, de desprecio histórico y odio a la cultura y la educación, de no entender lo que es la cultura y la educación y la investigación y no querer escuchar ni entender, aprenderlo, y nos dejáis hacer nuestro trabajo, quizá os llevéis una sorpresa, porque el hecho es que en este país en la pública hay muchas personas que sí saben educar. Pero no: visitad el blog de profes que se atreven a analizar la realidad. Sus posts estarán llenos de insultos y distorsiones demenciales, las clásicas: que se quejan mucho y cobran muy bien y encima tienen muchas vacaciones. Es una IGNORANCIA salvaje y esclavista, de no querer pensar, ni razonar, de no ver que si la educación primaria y secundaria de un país estrangula al profesorado, la sociedad se vuelve más violenta y más incapaz de razonar y negociar y convivir. Y sólo aprende lo que se la enseña: la imposición. Y no se aprende lo único que nos salva de la violencia total: la comunicación, la compañía.

Un relato en inglés

A: Caramba, acabo de caer: ¿por qué cree la gente que Podemos es el 15M? ¡Es que me pierdo todas! Según yo lo entiendo, Podemos es un grupo con un plan político de siempre, de partidos y ahora ha quedado clarísimo… Usa, eso sí, el feo discurso de “nosotros hablamos por el pueblo”, que en ideologías autoritarias para mí se llama “populismo” pero que a mí siempre me ha parecido Muy Parecido! El 15M era/es un movimiento social espontáneo, y por tanto lleno de gente “normal”, machista, claro! Podemos tiene más crimen, porque son gente con un plan político de partidos. (Esto viene de dos entradas más abajo, sobre una mujer de Podemos que dice una barbaridad, y no es irónico al parecer.)

B: No son lo mismo, pero no niegan la relación.
http://www.cuartopoder.es/…/activistas-del-15m-y…/2300
Activistas del 15M y del 22M saludan “con ilusión” la irrupción de Podemos y la caída del…
www.cuartopoder.es

A: Sí… Sí, voy pensando y claro, pienso que quizá es lógico… A mí se me había pasado un poco quizá porque como en las elecciones estaba con lo del Partido feminista, leyéndolas, no me enteré entonces muy bien (porque fue a las que voté, no quería votar a partidos patriarcales, por más llenos de feministas que estuvieran)(porque yo vi lo que el psoe le hizo a las mujeres feministas del psoe con el aborto, aunque sólo fuera por eso, que no salía yo de mi asombro) (lo recogí aquí, por si keres mirarlo pero si eso ni caso que voy embalada http://www.wri-irg.org/node/23052
INTELIGENCIA FEMINISTA FRENTE A LOS DUEÑOS DE LA OSCURIDAD | War Resisters’ International
www.wri-irg.org

B: Claro que quiero leerlo, A, ni la información ni las opiniones sobran jamás.

¿Sabes lo que más admiro de ti, A? Bueno, mucha cosas, pero sobre todo 3:
1, Que no “te casas” con nadie, da igual de qué ideología, de qué partido, eres capaz de reconocer y aplaudir las buenas ideas y criticar lo que consideras criticable.
2. Que lo piensas todo y no das nada por bueno, ni tampoco lo niegas, hasta que tienes datos y lo has pensado por ti misma.
3. Lo más importante: Que por no “casarte” no “te casas” ni siquiera contigo, y te cuestionas tus propias ideas. Eso es dificilísimo para mí, porque nos hace salir de la “zona de confort” mental de tener unas ideas fijas, lo cual es un error, pero muy cómodo.
No cambies.

Y: A, muchas gracias por tus post. Con permiso comparto

A: Oh, B!!! Me dejas ay ay minina, sin palabras, asombrada y te lo agradezco muchísimo!!! Muchísimo! Gracias!
Me asombra lo que dices, me emociona que me veas así, porque… es cierto que me esfuerzo por aprender a pensar, por aportar al mundo que imagino comportándome como si existiera, ser lo mejor posible (siquiera por joder! :D) , pero nunca me he tenido mucha simpatía (cometo muchos errores, no sé muchas cosas y soy de natural violento, un carácter de no casarme, justamente!) Así que, aunque la vida me va bien ahora que me he librado de cierto nivel de meterme caña, te lo recibo como una noche de verano mediterránea, guapa! bonita! Muak, muak! Y me lo copio! Gracias!
Hace aproximadamente una hora · Me gusta · 1

B: Quiérete más y siente simpatía, porque vales mucho. Hay unas cuantas Feministas de las que aprendo mucho y una de ellas eres tú. Me hacéis pensar e incluso aunque llegue a una conclusión diferente, vuestros planteamientos tan coherentes siempre son útiles. Gracias a ti por compartir tus pensamientos.

A: (suspiritos emocionaus) (asias) Y qué bien, claro que sí, tú y tu criterio. Es vital. Abiertas pero propias! Avanti!!!

Sé que el mundo es violento y no sabemos disentir, pero a mí me das más miedo el silencio, la no comunicación, que pensar distinto (aunque es verdad que a veces tardo en leer porque temo que me duela, soy algo cobardica para el dolor!). Y algo que me guía es que me digo “Aunque la experiencia y la tradición te digan que no debes ni pensarlo, siempre intento partir de confiar en que las personas no se expresan por nada malo”, incluso pienso que buscan algo bueno. Luego ya, pues según lo que digan, claro! Hay que limpiarse la mirada y ver lo que hay, y yo llevo tantas toneladas de quitarme cosas de la mirada, pero nunca acabo! Pero siempre me esfuerzo en intentar no seguir el instinto cultural de desconfiar de la gente. Y creo que me ha dado cosas bonitas en las relaciones, a mí me han parecido increíbles y me han dado mucha vida, aunque todas parecen acabar siempre porque la vida es un sin parar al menos cuando vives con los pies en el camino! Pero lo cierto es que te ayuda más a aprender que desconfiar, que te aísla… Y confiando en otras personas he ido aprendiendo a confiar un poco en mí! Así de largo e interesante!

Jajajaj, de pequeña siempre me decían: Esta niña no va a encontrar novio, no se va a casar nunca, jajajajaj Begoña, qué bueno… Si me vieran… Sin casar!

C: bueno para salir de la zona de confort hay que empezar por no juzgar, conocer y poder compartir experiencias y luego opinar desde el conocimiento a través de una crítica constructiva, todo lo demás sí que se puede llamar populismo pero ignorante. Y para terminar haber si por favor aprendemos ( que es muy sano), a no juzgar todo y a todas por el mismo patrón aunque allá cada uno con su mente y lo que sale o deja que entre en ella. Cada cual cocina lo que quiere.
Hace 48 minutos · Ya no me gusta · 1

A: C, no sé si entiendo lo de “a ver si por favor aprendemos a no juzgar…” ¿Dices que no se puede decir lo que he opinado sobre las actuaciones de un partido politico porque éste está compuesto por mucha gente y no todo el mundo opina lo mismo? Dime. (Es que un partido político no es un movimiento social, y no puede intentar usar eso, está mal, es poco ético, pienso, pero muy de cómo operan los partidos políticos.)

C: no. sólo digo que para comentar aseverando se debe conocer pero por mi parte cada cual que piense lo quiera.

A: Y por qué piensas que no conozco? Cómo iba a opinar sin conocer?

C: porque juzgas

A: Mi opinión se basa en los hechos políticos de Podemos, declaraciones del líder, información sobre sus procesos, leer las opiniones de quienes se han apuntado y los insultos a mujeres que piden ser nombradas de parte de hombres de Podemos, a los que no dice nada su Ejecutivo porque ven bien el uso del masculino, aunque las mujeres pidan ser nombradas.

Y ellos actúan sin respetar. Juzgo sus hechos.

No se puede juzgar algo que no se ha hecho, a no ser que ese no hacer o silencio sea un hacer rotundo, eso sí, Pero claro que se puede valorar un hecho, y una dinámica. A ver si vamos a ponernos posmodernistas y acábamos así de mal, sin poder ni comunicarnos ni pensar

Se puede “juzgar” es decir analizar mucho del lenguaje que usa la gente, dice mucho. Analizar es positivo porque permite refutar o aprender. No hacerlo no genera nada más que obediencia.
Hace 38 minutos · Me gusta

C: vale A, sobre tus creencias pero esa realidad puede ser parcial. Nadie te dice que no puedas hablar u opinar sólo faltaba de echo repito que cada uno que opine lo que quiera.

A: Eso sí, si analizas luego vienen y te linchan, te queman, te meten en un cuarto, en fin… ahí están las mujeres omitidas de la historia por siglos por grandes y pequeños hombres y las mujeres que valorándolos no les queda corazón o cabeza para escuchar y confiar en más personas!

Claro que es parcial, pero es, se puede nombrar y analizar! Pero claro que no hay nada que refleje un análisis total universal o lo que sea. totalmente de acuerdo.

Es que aunque me dijeras que no puedo opinar, eso no serviría para refutar lo que he dicho. No le haría nada a mi crítica. Sólo a ti y a mí como personas

A ver si el líder de Podemos, tu partido, escucha a las feministas de Podemos, y respeta que se use lenguaje inclusivo, y que no se insulte a quienes piden ser nombradas. A ver si lo dice públicamente. Esperemos que sí, claro. Mi análisis crítico no es para desearte, desearos mal! Créeme!

🙂

A ver si os deja diseñar el cartel del 8 de marzo sin que el Ejecutivo decida el texto.

C: por supuesto no estoy entrando en un debate tan profundo en el cual estamos de acuerdo. Sólo dar paso, que era mi intención, a la reflexión sobre las posturas y opiniones. Eres libre como lo soy yo.
Hace 33 minutos · Me gusta

Michelle Renyé Pequeñas cosas pero muy vinculadas a cosas muy importantes sobre la realidad y la ficción en la política de partidos

Y respecto a lo del líder quien lo tenga porque yo no , ni es mi partido.

sólo formo parte de un proyeco del que saldré el día en que no signfique nada

A: Bueno, pues como si lo fuera. Lo siento. Me recriminas que haga crítica porque no todo el mundo es igual. Eso no es un contraargumento.

C: y repito que soy libre

A: Si es Podemos, es un partido político y tiene un líder. Lo han establecido ellos.

C: bueno A están bien los debates pero tampoco es mi intención contraargumentar nada, sólo reflexionar.

Y no te recrimino yo, eso lo haces tú porque es una creencia tuya , es un sentimiento tuyo. Un saludo.

A: Esta idea no la entiendo (lo de no contraargumentar porque quieres reflexionar). Se trata de que si crees que lo que he dicho es injusto o incierto me digas por qué. Pero si decir por qué es decir que hay mucha gente con opiniones diferentes, eso ¿cómo sirve para reflexionar? Están hablando por esa mucha gente. Sin duda existe, pero los partidos políticos tienen portavoces y hechos políticos que son concretos, pasos dados, registrados, que constan. Eso se puede analizar. Lo que piense toda esa gente del partido que no es portavoz o no tiene la atención de los medios de comunicación existe, y aquí estamos, escuchando, leyendo, sin duda. Qué opinas de esos hechos? Acaso diferente a lo que yo opino? Pues muy bien. Cuenta. Pero no me digas que hablo sin conocer. Claro que no conozco a los miles de personas que votan a Podemos.

Es un análisis mío, disculpa, no un sentimiento (y no hay razón sin empatía, eso si), qué dices. Un mínimo respeto. Lo he argumentado. Argumenta tú por qué crees que es falso lo que digo, o por qué está mal, o es infundado.

Salud!

C: De falso hablas tú, te calificas tú y me calificas y pones en mi boca palabras que no he dicho pero sí están escritas. Vuelve a leerlas.

No entres en juegos sucios. Un saludo.

A: ! (Qué rápido lees!)

Sucios! Qué feo, Yolanda, qué feo

C: Y tus calificativos también porque mientes en relación a mis palabras y es eso mucho más feo para mí.
Hace 18 minutos · Me gusta

Un saludo y reflexión.

A: Caramba! A descansar, C. Quizá te animes a releer en otro momento, para ver que no hay mentiras ni insultos en mis mensajes. Pero no sabes convivir con opiniones distintas si lo llamas “mentiras”.

FALACIAS PATRIARCALES: INSULTAR ALIVIA. No luches (con tu inteligencia, desde la noviolencia, consecuentemente), perpetúa el sistema, acátalo. Uno de los modos en que el sistema de violencia se perpetúa haciendo que todo el participe es a través de la violencia en el lenguaje. No es sólo insultar, es que los insultos a su vez se generan de injusticias conceptuales, y un clásico es “hijo de puta”, que perpetúa como siempre el mandato de distorsión y traslada la violencia a quien no tiene nada que ver, en este caso, siendo además invisibilizada radicalmente (al punto que si recuerdas el significado literal mereces las más de las veces que te escupan en un ojo). Por qué si hablamos de un torturador asesino va a desahogar más llamarle “hijo de puta”? Y por qué va a desahogar insultar en lugar de describir sus crímenes? Buscamos justicia o mejor desahogo? Lo que “desahoga” es perpetuar la “solución” de violencia. Te ampara en el sistema, te acoge, te protege.

buscandotrabajoTenía echando polvo en el ordenador un relato, y hoy cuando Odette mandó un email pidiendo relatos sobre búsquedas de trabajo, lo he empezado a releer, y bueno, no es un gran relato porque es como ¿histriónico? (de risa), pero es que el tema era duro y yo me estaba defendiendo. Y sí es de alguna manera real, aunque no sabría decir de qué manera es real, pero lo es. Quizá sólo porque me recuerda lo que fueron aquellos años. No los ochenta cuando encontraba trabajo fácilmente, tan fácilmente que vivía literalmente al día y cambiaba mucho de trabajo. Una sensación que mucha gente no conoce. Sino en los noventa, cuando empezó a importar más qué pinta tenías (y sobre todo, si era sólo apariencia, obediente) que si sabías dar clase. Por eso acabé, de hecho, presentándome a oposiciones: por evitar las funestas entrevistas de trabajo. Preferí mil veces ese tormento, al otro que conocía bien, las entrevistas.

La última que recuerdo, bueno… otro día.

1991_buscandotrabajo_2010 (5 páginas)

Hay que vigilar las interpretaciones, porque muchas siguen siendo nefastas (con el fin no declarado de validar el orden existente). Por ejemplo, con equipos interdisciplinares, pero no sólo de gente que estudia diferentes ciencias!! Tienen que estar ahí personas como activistas sociales, y personas artistas, y personas relacionadas con el conocimiento del lenguaje!

La ciencia al fin tiene caminos donde los dogmas religiosos no mandan. Combinada con el conocimiento de la vida y las sociedades desde varios lugares, no puede más que ayudarnos a ser mejores, pienso.

En mi pequeña experiencia como profesora, por ejemplo, ya con más de 20 años de experiencia volví a la universidad (90s) para hacer algún curso de lingüística (a nivel doctorado) y saber si mi metodología de enseñanza tendría sentido para las ciencias. Y encontré más apoyo en las ciencias que en los usos y costumbres de la docencia!!

Ahora en Qué son las lenguas, por ejemplo, leo hipótesis del autor, o de gente a la que ha leído, y veo que por el camino que yo tomé: aprender mientras enseñas, he llegado a ideas incluso iguales!

Hoy leyendo sobre el origen del lenguaje humano (que no es cuando al fin se da el paso de la sintaxis) he “visto” las cosas que yo explico en clase!!: Useful Language, Body language, Automatizing Production for fluency and accuracy and to avoid literal translation, using the multiple resources we have to understand, listening to the music of the language, thinking of context and situations…

 

De pequeña quería ser chico. “Los niños son más nobles y valientes, saben ser buenos amigos. Las niñas son tontas, traidoras, cotillas…” Y eso que mi madre nos sacaba adelante porque topó con hombres bastante incapaces de todo. Ni en el instituto, que era uno experimental, que se pobló de gente con ganas a la muerte del dictador, ni en la universidad, con todas sus personas interesantes haciendo cosas interesantes, ni en los grupos de lucha social que empecé a visitar pude NUNCA descubrir el feminismo. Qué extraño, pienso ahora. Curiosamente, la gente de mi pasado que voy encontrando por la vida sigue sin haberlo encontrado, y no lo echa en falta. Esto me produce estupor y tristeza.

Volviendo a mi caso, tuve que salir al extranjero, la vieja historia de la nación-estado llamada España, para ver que las mujeres escribían y publicaban, que habían sido parte de aquella sociedad, políticamente, que actuaban autónomamente, sin siquiera la bendición de ningún hombre de la izquierda política, o “independiente”. Llegué a Londres en 1989 y cuando me lo topé, el feminismo, reaccioné con los prejuicios que perpetúan todos los días, que validan todos los días el sacrosanto sistema (el Sistema patriarcal). “Pero ¿eso de mujeres solas…?” (¿pensando solas?) Solo que yo siempre he sido muy abierta de verdad de mente. Siempre he conservado un espacio de inocencia. Y por eso tengo la capacidad que tengo para aprender.

Desde 1989 no he parado de educarme, de aprender a pensar, a procesar, a relacionarme, a sensibilizarme… Y aunque soy una evolucionada feminista, aunque mi curiosidad feminista y mi inteligencia feminista tienen un desarrollo bueno o alto, sigo encontrando cosas en mí profundamente marcadas por el Sistema patriarcal y sus dogmas impuestos a sangre y fuego siglo tras siglo, y con nuestra total colaboración.

Cynthia Enloe habla de “curiosidad feminista” en un libro publicado en 2004 (The Curious Feminist) que yo compré en 2012. Yo empecé a usar “inteligencia feminista” al entrar en las redes sociales, en algún momento entre 2010 y 2012. Son dos conceptos a los que nos ha costado toda una vida de trabajo revolucionario llegar, gracias a que no nos ha vencido el miedo que a tanta gente vence: que se nos asocie al grupo más denostado de la sociedad, el de las personas capaces de curiosidad feminista y que desarrollan inteligencia feminista. Personas que deberían ser un modelo, una fuente de inspiración, para tanta gente “tolerante-piel-de-elefante”, que cree que se puede pensar (bien!) sin desarrollar inteligencia feminista.

Rozo ya el borde de la amargura, no puedes ni apuntar nada, ya lo saben todo desde siempre, no nos ignoran, piensan, es que nada de lo que podamos hacer tiene ningún valor, para nada: casi que siento ganas de escupir, por el empecinamiento tan destructivo y cruel que enfrentamos. Por esa profunda ignorancia, adicción a la ignorancia, a tapar siempre la violencia, justificarla.

No quieren ni que rechistes, por eso nos hacen todo lo que pueden, de lo más superficial y trivial a la aniquilación pasando por la tortura. Ningunean una labor vital para la especie, obliteran su rastro, odian y desprecian a sus exponentes, como si en ello les fuera la vida, la vida de siervos del Sistema. Pero son buenas personas que se esfuerzan, no como nosotras, “las feministas”.

Y si acaso tu crítica le abre un mundo a alguna de esas personas (que, difícilmente, pero ocurre, yo lo he visto), lo último que harían sería reconocer su fuentes (decir “gracias” por ejemplo), el mínimo respeto.

Qué pesadez tan grande, qué pesadez. Y esto es lo menos menos visiblemente violento de todo.

Quizá David fue Anónima, como siempre.

Este tema es continuación de ¿Qué son las lenguas? – capítulo 2 (1) – Ir a Página Lecturas de Lingüística con posts

La sección “Vocabulario estándar” de este capítulo, de la 43 a la 49 está muy bien [saco citas en capítulo 2 (3)], y eso hace más dolorosa la falta de uso de una inteligencia feminista, que podría haber proporciona varios ejemplos a lo largo de este capítulo: ¿cómo es posible que el análisis y la acción noviolenta lenguaje feministas no hayan aportado nada relevante para este análisis? Es imposible. En este capítulo hay varios momentos en que sería relevante poner ejemplos del análisis feminista del lenguaje y de cómo este movimiento social ha transformado el lenguaje.

El análisis feminista del lenguaje no existe en nuestra mentalidad de por defecto y esto no se debe a la escasa relevancia del feminismo, precisamente. Basta analizar cómo se ha beneficiado el lenguaje estándar de la inclusión de las mujeres en los últimos 30 o 20 años (empezaron a dejar de reírse e insultar abiertamente ya en el siglo 21, aunque también entonces se produjo la patética reacción de que “hombre” era neutro, cuando nunca lo había sido; el ridículo hecho en palabras de “Me revienta/pone de los nervios -en lenguaje de “mujeres”- y Es ridículo el uso de -en lenguaje de “hombres”- las arrobas”! (ridículo a dos bandas: 1. la propuesta de nombrar a las mujeres no nos dice que haya que usar arrobas, 2. Por qué pone eso “de los nervios”?)

Basta ver con qué facilidad asimilamos palabras tan raras como DVD o ipod y cómo aunque se haya extendido el uso de, por ejemplo, femeninos que no son ridiculizantes como antes (p.e., en profesiones: ahora “presidenta” no es la esposa del presidente, alguien que sin haber tenido más mérito que el de enamorar al varón en cuestión se arroga estatus), consistentemente hacemos como que no ha pasado nada, cuando no directamente nos burlamos.

Más, la creatividad lingüística humana, tan abierta a préstamos e invenciones expresivas, ¿por qué sufre tal ceguera frente a los usos del lenguaje que pretenden incluir y conceptualizar mejor a personas de diferentes grupos cuya existencia ha sido borrada del lenguaje, o cuya existencia no ha tenido acceso al lenguaje? ¿Por qué se ven y asumen palabras que el mercado quiere que usemos y consistentemente se practica el no ver ni entender con palabras sensibles a la justicia social? ¿Cómo se va a analizar la estupidez y el no-carácter científico de instituciones (es lo único que son: paquidermos de la pompa) como la RAE sin incluir los hechos lingüísticos de la transformación hacia la justicia social, hacia el derecho a ser nombrada la existencia de quienes no tenían ni ese derecho? ¿Por qué en Lingüística no se va a tener en cuenta la realidad de transformación conceptual y nominal que nos conduce a un mundo mejor, menos violento e injusto? Y no digo en monográficos del tema, digo en el explicarse de cualquier otro tema de lingüística.

La gente de Lingüística tiene que incorporar los usos transformadores de la realidad hacia la justicia, porque además han hecho mella en el lenguaje. Hay que hacer un esfuerzo. No vale con dejar fuera el análisis feminista del lenguaje, pues el modo por defecto dista de incluir algo tan valioso e interesante y que desde luego ser neutro o científico: se convierte en una acción a favor de la perpetuación de la no existencia humana de las hembras humanas y en especial de ellas como pensadoras. De Saussure explicó bien lo de que el uso de la lengua es lo que importa, pero hay también que explicar el potencial transformador de las lenguas respecto a la propia realidad social, ese pre-uso que luego se vuelve uso común generándose una realidad social muy distinta (no sólo vamos a tener en cuenta las realidades del mercado, repito),  o que no y por qué, la dificultad que entraña construir un lenguaje que refleje que las personas son personas más allá del hecho del racismo, la misoginia, el nacionalismo, el clasismo…

El resto del capítulo (hasta la p. 59) también está muy bien (incluye “hablar bien y hablar mal”) y también se beneficiaría mucho si incorporara la inteligencia feminista.

(He seguido leyendo el libro, que a mí me parece maravilloso, y por ahora la crítica que hago aquí sólo me ha surgido con mucha claridad -quizá no haya dado con las palabras aún- en el capítulo 2.)

Siguiente post, citas: ¿Qué son las lenguas? – capítulo 2 (3)

Ir a Página Lecturas de Lingüística con posts

de Enrique Bernárdez (1999) – Ir a Página Lecturas de Lingüística con posts

SUBRAYADOS Y APUNTES EN EL LIBRO

¿Qué es una lengua? (pp. 25-26)
“las lenguas humanas, pese a sus enormes diferencias entre sí, son esencialmente variantes de la misma cosa, igual que todos los seres humanos somos” “variantes de” “una misma especie”.

La lengua: un dialecto con ejército (pp. 30-31)
“algo es “una lengua” por motivos sociales y políticos, no lingüísticos. Y aquí vuelve a aparecer un problema: los lingüistas utilizamos el término lengua en forma muy diferente a cómo lo usa la mayoría”.
“Que catalán central y valenciano son dos lenguas es una cuestión puramente política, no lingüística. Si se decide que inglés estándar norteamericano y ebónico son dos lenguas distintas, se hará igualmente con criterios políticos y tendrá consecuencias político-económicas: por ejemplo, que para garantizar el aprendizaje del inglés estándar por los niños afroamericanos habrá que dotar de fondos adicionales a las escuelas y otorgar formación, consideración y paga especiales a los maestros encargados. El tema está claro: ¿quién decide? No una comisión de lingüistas, sino el Senado de los Estados Unidos, una institución política.”

(Nota mía: ese hecho de la realidad del poder (la política concebida por poder) no implica (¿o sí?) que equipos interdisciplinares que incluyeran a lingüistas necesariamente, en especial a gente de lingüística que comprende el papel condicionante que tiene el lenguaje a la hora de que se conciban ideas y relaciones, estuvieran óptimamente capacitados para decidir cuestiones políticas relacionadas con el lenguaje. Es decir, el único motivo que racionalmente (racionalidad empática y no la patriarcal, tan anacrónica realmente para el conocimiento de que somos capaces ya) pueda existir para ignorar los análisis de la gente dedicada a la ciencia del lenguaje sería que ésta siguiera ciega a todo lo que se puede descubrir con una mirada más libre, y que siempre es lo que tiene que ver con las revoluciones/transformaciones sociales, sobre todo, las feministas).

“En Indonesia se hablan muchas lenguas pero la oficial es el indonesio, el bahasa Indonesia o “lengua de Indonesia”, derivada del malayo hablado en Malasia y Singapur. ¿Son dos lenguas distintas? El siglo pasado por estas fechas no había duda: eran, efectivamente, la misma. Hoy día hay ciertas diferencias en todos los aspectos, desde el vocabulario a la pronunciación y la gramática, en parte porque muchos neologismo del indonesio proceden del neerlandés mientras que en malayo se derivan del inglés. Lo cierto, sin embargo, es que quien entiende una entiende la otra prácticamente sin ningún esfuerzo.”

(Como pasó con el serbocroata tras las guerras en los Balcanes a la muerte del dictador Tito: ahora el serbio, y el croata, y no es sólo político en el momento en que las fronteras contribuyen a desarrollos de las lenguas independientes y por tanto, con un alto porcentaje de posibilidades de que vayan desarrollando diferencias, sin saberse hasta qué punto, ¿hasta el punto de no entenderse sin dificultad?

Una cuestión aquí: esto podría tener relación con la vergüenza que me da a mí (superada finalmente la no transición que tuvimos y la dictadura y sus destructivas políticas con las lenguas), hablante de español castellano, llamar a la lengua que hablo (no a la variante que hablo) “castellano”, pues “español” es a mi modo de ver, una lengua hablada por diferentes comunidades y pueblos, y éstas y éstos serán también variantes de esa lengua común que compartimos. Así, si estoy en Catalunya, tenderé a adaptarme a emplear el término que se considera aceptable al nombrar ‘español’, y que es ‘castellano’, sin embargo, en Catalunya hablan español catalán (como en Andalucía hablan español andaluz, o en Galicia, español gallego: todas “español” pero todas con sus rasgos culturales distintivos plasmados en la lengua), digamos, ese estándar y no español castellano, pienso. En el ámbito internacional, sin embargo, mantengo el uso de “español” para nombrar la lengua que hablo yo al margen de la variante de esta lengua que yo emplee. Igual que llamo “inglés” a las variantes de esta lengua en Canadá, Gran Bretaña, Sudáfrica, India, Estados Unidos…

Y sobre entenderse sin esfuerzo: ¿cómo establecer el grado de esto? Según me consta a mí, la gente de habla portuguesa comprende bastante el español y que la gente hispanohablante no parece comprender nada el portugués, aunque de hecho se escuche que “se entiende bien”.)

Ir a Página Lecturas de Lingüística con posts

En la escuela de arte, la dice Linda: “hay tanta tiranía en el mundo que a veces me da asco vivir”.

Y Ana dice le dice a la mecenas, después de escuchar su consejo: “yo pinto para liberarme, no quiero profundidad”.

Web de Julio Medem

Cuadro de Ana Medem, “La vida es un milagro”

Y tanto, asombra que exista con el asedio de tanta violencia.

Si bien hay mucho a lo que atender del feminismo de la igualdad y del feminismo de la diferencia, como feminista quisiera exponer por qué no me considero una feminista de la igualdad o de la diferencia.

Está el plano teórico y el de la vida práctica. Al no ser yo una estudiosa del feminismo, abriendo este tema sí me alegraría recibir alguna aportación al respecto. En lo que respecto al plano de la vida práctica…

La cuestión de la igualdad de derechos y la cuestión de identificar del ser mujer con el mundo simbólico de la madre (con su capacidad de gestar) no me parecen aproximaciones pensantes transformadoras de un mundo regido radicalmente por el sistema sexo-género patriarcal, un sistema, por su parte, que ignora la naturaleza humana y en general del mundo animal, y haciéndonos creer que está basado en hechos biológicos.

Los derechos se establecen desde una ideología, y al estar tratándose en el marco del sistema patriarcal, los derechos humanos se conciben desde el patriarcado. Da igual que las ideas que han ido más allá nos digan que todas las personas de la especie deben no ser objeto de comportamientos abusivos; en el marco del feminismo de la igualdad se acepta que lograr unas cosas implica dejar otras cosas, se aceptan, como en política (y por eso la política no parece un lugar bueno para el activismo social, al menos coherente), el mundo de prioridades que se establece en función de lo que la ideología patriarcal pueden asimilar, y curiosamente, a esta ideología se le da muy mal entender que las mujeres son seres humanos y que deben ser ellas las que decidan si quieren o no ser madres, o cuando, cómo y con quién.

El feminismo de la diferencia desea construir un mundo simbólico para “las mujeres” puesto que ellas han sido, como en el lenguaje y por tanto en la cultura patriarcal, omitidas como personas con una mente humana, y no tienen nada, como personas, sólo como mujeres, y como mujeres son, patriarcalmente, inferiores a los hombres, que sí pueden ser personas, además de personas-hombre. Esto ciertamente lo echamos de menos. Yo misma el otro día, al escribir un poema (y por poner un ejemplo) “me inventé” a Sírsifa, condenada a subir eternamente una piedra. Sin embargo, desde mi punto de vista, cualquier idea que dé a la constitución biológica una explicación sobre lo que somos las personas, nuestros grupos, es peligrosa y tiene necesariamente que ser injusta con alguien, pues en la naturaleza hay todo tipo de posibilidades de constitución biológica, y en una especie con imaginación, sobre todo y además, la constitución biológica no es tan determinante para la vida humana como la mente humana: la imaginación, la cabeza-corazón, pues en la mente nacen los pensamientos y los sentimientos, el lenguaje, las relaciones. Así, si biológicamente sólo las personas con útero pueden gestar a otra persona en su cuerpo, humanamente (desde la inteligencia humana), desear gestar, por no decir todo hecho que pudiera vincularse a la gestación, es algo que puede sentir cualquier mente humana. Así, si hay personas con un deseo de cuidar a pequeñas personas, lo que esto pueda tener que ver con la biología es ciertamente insignificante frente a querer hacerlo, desear hacerlo como persona que utiliza su mente humana.

La imaginación al poder” (como “la libertad sexual”, por cierto) es una idea que no se ha podido asimilar aún. Como personas con una mente humana (puede verse en el día a día), la biología juega un papel no fundamental en el tipo de vida que desarrollamos. Lo que desarrolla un papel fundamental es la ideología patriarcal y su sistema sexo-género. Si bien esta cultura determina profundamente no sólo nuestras relaciones sociales, nuestras sociedades, sino también nuestras relaciones íntimas y la constitución de nuestras personalidades o formas de ser, estar y actuar, tendríamos que saber con claridad, que esto que determina no es la biología, sino la cultura (p.e. ¿qué hay de biológico en querer cierta marca de ropa, en mirarse al espejo, escribir poemas, en darle la mitad de bocadillo a otra persona que no volverás a ver cuando pasas hambre?, ¿qué hay de la biología del sistema sexo-género en estos deseos?), y que como especie tenemos mucho más potencial, el potencial de trascender esos papeles patriarcales para desarrollarnos como civilizaciones inteligentes, con personas libres del mundo de identidades que nos han convertido en una especie tan violenta, tan confiada aún en que la solución a los problemas pasa por la violencia, en lugar de por el mejor uso de este tesoro que es la inteligencia humana, capaz de empatizar con sufrimientos ajenos y de colaborar para el bien común de cada grupo que decida constituirse como tal.

Cuanto más ahondamos en lo que es el Sistema patriarcal, más claro se ve cómo éste ha usado la biología, el miedo a la muerte, y el miedo a la carencia para desarrollarnos como sociedades violentas. El genio del sistema no ha sido aplicar la tortura y el asesinato únicamente: ha sabido convertir en violencia todo lo que toca, el lenguaje, el silencio, los sentimientos, las estructuras…

Por eso, desde aquí entiendo el eslógan que usamos en esta época, “La revolución será feminista o no será“. No podemos acceder al cambio profundo de las sociedades que creamos en nuestra interacción (sería bueno que la mayoría entendiese que el sistema de violencias patriarcal no se sustenta sólo por la ejerción de la violencia física, sino también por los silencios de las mayorías, o por sus acciones directas violentas masivas, por ejemplo) sin aprender a ver desde otro punto de vista lo que somos. Y viéndolo, si se tiene el valor de verse, hará falta más, hará falta más: autotransformación. No hay revolución social sin la transformación de la mente individual.

Se empieza a saber ahora que formaciones tan perfectas en tantos sentidos como la forma V del vuelo de las aves, por ejemplo, no responden a un plan global de la especie, ni a que sigan a un líder (mentalidad patriarcal). Responden a unas pocas pautas que sigue cada ser individualmente (el gráfico que adjunto, de la red, es un pequeño ejemplo, pienso, de lo que hacen, pero para la especie humana!). Sin embargo, crean un conjunto eficaz, armónico y bello! (esto último ¿lo notamos sólo nosotrxs?). Como especie humana podemos combinarlo todo, porque tenemos imaginación, pero tiene que acelerarse el proceso de comprensión más inteligente de cómo sobrevivir y vivir en el planeta, y éste no puede ignorar la necesidad de convivir.

De qué me sirve leer a Hemingway si yo aprendí el valor de mi madre

y no nacía del egocentrismo y los mitos,

sino del amor a vivir, la imaginación libre y la empatía.

Si yo no tengo que aprender a ser el desahogo de los Héroes,

a tortas en sus caídas, a violaciones en sus frustraciones y alegrías,

porque las mujeres me hablaron en mi adolescencia del placer,

y aunque tardé algunos años (por los acosos e insistencias),

finalmente seguí su consejo: elijo cuándo y con quién.

Si mi lenguaje es claro por distintas razones, como ves,

puentes de lianas para vuelos que arriesgan,

vegetación espesa con olor a bosque o a mar,

raíces entrelazadas, olor a estratos de tierras,

nada que ver con la imposición, la prevalencia,

esa triste y violenta identidad. Si pertenezco

a la saga de lo invisibilizado que es evidente porque

no recibí la suerte de nacer con esa arma que es Tener Cojones,

bolas de plomo para aplastarlo todo y así, ¡así¡, elevar

al Hombre a su gloria… El Hombre –lo último que yo querría ser, psicópata–

ese guerrero violento de paja, abuso y miedo.

 

No soy de tu mundo, aunque lo conozco bien. Tú, sin embargo,

no sabes nada del mío. Nunca nos has echado de menos,

nunca nuestras mentes… humanas como la tuya,

tuyo y vuestro ese crimen contra la humanidad.

Yo aspiro a otra cosa, a mucho más.

Lee tú a Hemingway, si lo necesitas.

 

(Modificado el 11 de septiembre, 2012)

Cómo puede tanta gente tener la costumbre de no contestar una pregunta. Contestas a la que formulan, y dejan la tuya al borde del fin del mundo, o peor, mucho peor, como si nunca se hubiera formulado.

No hay ninguna inocencia en no contestar las preguntas, pienso. Qué inocencia puede haber en ello.