Archivo de la etiqueta: política

Citas 1 de «Machismo» de Barbijaputa

machismobjptClica en foto libro para llegar a editorial

p. 48 Si reducimos la lupa, en nuestro país [Espanya] se cometieron más de 9.000 delitos contra la libertad sexual (acoso, agresiones, abusos sexuales…), de los cuales 1.227 fueron violaciones (dato del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidad, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). Esto se traduce en que cada poco más de seis horas se está produciendo una violai´con. Estos datos, sin embargo, son solo los que han sido denunciados; la cifra real es incalculable debido a que la vergüenza y el miedo hacen que muchas mujeres no denuncien nunca.

Solo en 2015 se interpusieron 129.193 denuncias por violencia de género, una media de 354 por día (Véase www.observatorioviolencia.org/estadisticas, Fundación Mujeres) aproximadamente. y vuelve a suceder lo mismo: son solo casos denunciados, el número real no podemos saberlo (…)

p. 49 (…) un mundo donde la violencia hacia las mujeres es considerada ya na pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un mundo indudablemente misógino. [leer este Comunicado de prensa de la OMS, 2013]

Los «locos»

Es obvio, por otra parte, que no todos los hombres acaban violando o matando a las mujeres, pero que no lleguen a esos extremos no significa que no hayan crecido absorbiendo los mismos mensajes, actitudes, noticias, anuncios, situaciones de discriminación, que los que sí llegan a esos extremos. Recordemos que los feminicidas, los violadores, los exhibicionistas, los acosadores y los maltratadores no se han creiado en mundos paralelos.

Y no, tampoco son «locos». (…)

p. 50 El problema de ver a los violadores, maltratadores y feminicidas como «locos» o como «enfermos» no solo normaliza la violencia contra las mujeres («Es algo que no se pudo evitar, porque él estaba loco») y fomenta la cultura de la violación (ya que desconoectamos el verdadero nexo con quienes suelen cometer estos actos: los cuerdos y machistas), sino que además propvocamos un daño colateral en las personas con enfermedades mentales reales (…) las personas que padecen algún trastorno mental son, en realidad, más víctimas que agresoras: hasta un 34 por ciento de ellas han sido objeto de violencia o maltrato durante su vida.

Rita Levi-Montalcini, desde una vejez sabia!

A los cien, mi mente es superior, gracias a la experiencia, a cuando tenía 20 años

De una entrevista del 2009, tomada del inglés: «At 100, I have a mind that is superior – thanks to experience – than when I was 20.»

Ha muerto a fines del 2012.

Los derechos del Hombre no eran derechos humanos

Si no fuera por el feminismo, los derechos humanos seguirían siendo derechos del hombre y del ciudadano, lo que en el siglo 18 estableció la Revolución francesa a pesar de la protesta de las revolucionarias, que fueron ejecutadas o ignoradas. Tardamos más siglos aun en llegar a la primera noción que comprende que toda persona tiene «derechos humanos», y esto fue a mediados del siglo 20. Bastante tiempo, para algo tan fácil de comprender desde la racionalidad empática y desde el sentimiento de empatía del que somos capaces. ¿Cómo ha sido posible? Porque la gente defiende el Sistema (patriarcal, el padre de todos los sistemas que conocemos, el Creador) con toda su inconsciencia y rabia, siempre. Es la «ideología por defecto» que tenemos a no ser que nos hagamos la autocrítica. Esta ideología por defecto encarna la peor versión posible de lo que es la identidad colectiva, la más violenta e injusta, la que es igual al Sistema, lógicamente. Y lo sabemos también porque ningún sistema se sostiene en pie únicamente por usar la violencia física.
La violencia que recibe por acción y por omisión el movimiento feminista (los movimientos de la inteligencia feminista) no es sólo que siempre se ignore a las personas con inteligencia feminista (o que gobierne la ceguera, no poder ver lo evidente porque las mujeres ni siquiera están en el lenguaje), es también que obsesivamente se alimenta, se difunde, cualquier mito o distorsión que sirva para desacreditar, aislar, destruir a sus activistas.
El feminismo es el movimiento social que más desprecio recibe por parte de todo tipo de personas, y al tiempo el que ha conseguido justicias diversas para mucha gente y de la única manera verdaderamente civilizada: de forma noviolenta (sin torturar ni asesinar en nombre de una divinidad o un sistema ideológico) sino luchando por, exigiendo y encarnando vitalmente hechos de libertad, justicia y sororidad y solidaridad. Es ilustrativo de que vemos lo que la cultura (patriarcal) nos permite ver y no vemos lo que la cultura no quiere que veamos. Es lamentable y real (aunque podría corregirse usando la honestidad) que la gente más inconsciente se siente justificada a la hora de tratar a las personas con inteligencia feminista como si éstas ejercieran una violencia especialmente abyecta y que no tratan así justamente a quienes sí son capaces de realizar todo tipo de violencias, desde negarte el mínimo respeto de nombrarte a los tipos más abyectos, como desarrollar la guerra, exprimir los recursos animales, vegetales y minerales del planeta, violar, forzar a la gestación, al parto y a la maternidad forzada (que una maternidad deseada y con recursos es, al parecer, una peligrosa amenaza para el Sistema), demonizar a personas adorables que podrían aportar cosas muy valiosas a la especie…
Con todo, quien desarrolla inteligencia feminista no puede dejar de tenerla, no puede vivir al margen de las ideas que genera, y el hecho es que cada vez hay más gente capaz de esta gran valentía, de esta asombrosa rebeldía, de este ingente esfuerzo, de esta impresionante generosidad.»

(Fuente: aporto a este proyecto esta cita basada en varias conversaciones en Mujer Palabra y en Internet en 2012)

michelle, para Mujer Palabra: Como trabajo altruista, administro Mujer Palabra y soy escritora en la masa anónima del cíberespacio. En el mundo social más físico, me gano la vida en la enseñanza pública y estiro mi tiempo y sueldo para poder abrir y alimentar espacios para la comunicación, el pensamiento, la creatividad y la creación de relaciones, de ideas que nos permitan superar el mundo patriarcal y convivir sin generar toda esta violencia. Mi webita está alojada en Creadoras – Mujer Palabra.

Biopolítica, cuerpo y sexualidades

Beatriz PreciadoLa izquierda es tan conservadora como la derecha sobre biopolítica, cuerpo y sexualidades. La situación en la que estamos y construimos el género y la normalidad son la guerra total en el interior del cuerpo y frente a eso, la revolución es constante. Desaprender tus ‘propios’ deseos,  aquello que culturalmente aprendemos a desear, es una especie de tarea muy larga pero fundamental. La guerra no será después y la revolución no será mañana sino que la guerra es hoy y la revolución es ahora. Beto Preciado

Shulamith Firestone, «The Dialectic of Sex»

Mujer Palabra: una pensadora feminista radical que considera que la raíz de la opresión de las mujeres está en la interpretación patriarcal de la maternidad y en el control del Hombre de los cuerpos de las Mujeres (derechos de reproducción) y los medios (hoy ya existentes) de reproducción. Nació en Canadá, en 1945 y se mudó a EEUU donde fue una de las fundadoras del feminismo radical de EEUU, de las Redstockings (feministas «de doble militancia») y de la revista feminista radical Notes.

Su obra The Dialectic of Sex (1970) es un libro clave de la segunda ola del feminismo: las mujeres deben hacerse con el control de la reproducción (y de los medios de reproducción que se creen) para romper la equiparación patriarcal de que ser mujer es ser inferior y así liberarse; y la responsabilidad de educar a las personas pequeñas sea del conjunto de la sociedad, hombres, mujeres… También critica cómo se usa el tema de la belleza en el patriarcado para obligar a las mujeres a que ellas solitas se calcen el zapatito de cristal del ideal masculino de cómo es una mujer, aunque se tengan que cortar los dedos, como vemos que pasa por todo el planeta.

Cita de La Dialéctica del Sexo, posteada por Amelia Valcárcel en la red: «En algunos países por vez primera se dan las condiciones previas para una revolución feminista; es más, las circunstancias empiezan a exigir dicha revolución. Las pioneras están intentando evitar la masacre y avanzando a tientas empiezan a encontrarse unas a otras… El dualismo ying yang impregna todo el curso de la cultura, de la historia, de la economía e incluso de la naturaleza misma; las versiones occidentales de la discriminación sexual no constituyen más que su última floración».

Citas del libro, seleccionadas en el blog «Revolutionary in Every Bedroom» de Wendy Forrest:

  • Una de las reivindicaciones fundamentales de Shulamith Firestone fue: «Que las mujeres queden libres de la tiranía de la reproducción por todos los medios posibles, y que el papel de educar a niñas y niños pase al conjunto de la sociedad, mujeres y hombres».
  • «Liberar a las mujeres de su capacidad biológica sería una amenaza para la sociedad, pues ésta se encuentra organizada en función de la reproducción biológica y del sometimiento de las mujeres a su Destino Biológico, la Familia.»
  • Del capítulo «The Culture of Romance» (la cultura del amor romántico): «La exclusividad del ideal de belleza tiene una clara función política. … El modelo, definido por los hombres, pasa a ser el ideal. ¿Y qué ocurre? Que las mujeres de cualquier lugar se apresuran a calzarse el zapatito de cristal, cueste lo que cueste, forzando y mutilando sus cuerpos con dietas, programas de belleza, ropa y maquillaje, lo que sea … Si no lo hacen el castigo es inmenso: la sociedad las cuestiona como personas.»

 

Política

POLITICA. «La política, la política de una democracia -que implica desacuerdo, que promueve la sinceridad-, ha sido sustituida por la psicoterapia».

Virginie Despentes

¿Querer ser un hombre? Yo soy mejor que eso. No me interesa el pene. No me interesa ni la barba ni la testosterona, yo tengo todo el coraje y la agresividad que necesito. Pero claro que quiero todo lo que unx puede querer, como un hombre en un mundo de hombres, quiero desafiar a la ley. Frontalmente. Sin atajos y sin excusas. Quiero obtener más de lo que me prometieron al principio. No quiero que me cierren la boca.  No quiero que me digan lo que tengo que hacer. No quiero que me abran la piel para hincharme los pechos. No quiero tener un cuerpo longilínio de adolescente cuando me acerque a los cuarenta. No quiero huir del conflicto para esconder mi fuerza y evitar perder mi feminidad. «Virginie Despentes»

¿Qué es la Mujer? por Monique Wittig

¿Qué es la mujer? Pánico, zafarrancho general de la defensa activa. Francamente es un problema que no tienen las lesbianas, por un cambio de perspectiva, y sería impropio decir que las lesbianas viven, se asocian, hacen el amor con mujeres porque no tiene sentido más que en los sistemas heterosexuales de pensamiento y en los sitemas económicos heteroxesuales. Las lesbianas no son mujeres. Monique Wittig.

Charlotte Perkins, pensadora crítica

Sonrío al escuchar a la gente joven, con su joven memoria, presentarme como «una de las Pioneras». Pionera fue Mary Wollstonecraft, que inició el movimiento feminista a principios del siglo pasado, movimiento que ha quedado desnaturalizado cuando han empezado a escuchar lo que plantea, con mucha buena educación.

It amuses me when the short-memoried young people of to-day introduce me as «one of the Pioneers.» The pioneers of the Woman’s Movement began with Mary Wollstonecraft, early in the last century, and ceased to be such when their message was listened to politely. 

Fuente: p. 216, capítulo 15, de The Living of Charlotte Perkins Gilman. An Autobiography (1935), después de su viaje en 1896 a Londres, donde con motivo de un congreso internacional socialista obrero, al que asistió como delegada (independiente) de California, dio además charlas por distintos lugares de la isla (viajando sola, viviendo de quien la ofreciera hospitalidad y del dinero recogido en las charlas, como estuvo todo un turno de largos años). En la p. 198 (inicio del capítulo 14, «Inglaterra») explica:

Entre las varias cargas innecesarias que me han surgido en la vida está que me han desacreditado las personas conservadoras por considerarme socialista, mientras que para las personas socialistas ortodoxas yo estaba lejos de ser de «los suyos». Análogamente, la mayoría antisufragista me ha llamado con desprecio «sufragista», mientras que las sufragistas me consideraban una aliada dudosa, cuando no peligrosa, por mi teoría de que las mujeres necesitan tener independiencia económica.* Una de las líderes sufragistas me dijo una vez, «Bueno, con todo, creo que le vas a hacer más bien que mal a nuestra causa porque como lo que tú pides es mucho peor que lo nuestro, decidirán ceder a nuestras reivindicaciones  para escapar de las tuyas».

*Charlotte Perkins Gilman escribió un ensayo importante, «Women and Economics», en  1898, ensayo traducido al alemán, holandés, italiana, húngaro, japonés, francés y ruso.

Among the various unnecessary burdens of my life is that I have been discredited by conservative persons as a Socialist, while to the orthodox Socialists themselves I was quite outside the ranks. Similarly the anti suffrage masses had me blackly marked «Suffragist,» while the suffragists thought me a doubtful if not dangerous ally on account of my theory of the need of economic independence of women. One of the suffrage leaders once said to me, «After all I think you will do our cause more good than harm, because what you ask is so much worse than what we ask that they will grant our demands in order to escape yours.»

Traducción mía

Flora Tristán, a los obreros

A vosotros, obreros que sois las víctimas de la desigualdad de hecho y de la injusticia, a vosotros os toca establecer al fin sobre la tierra el reino de la justicia y de la igualdad absoluta entre la mujer y el hombre. Dad un gran ejemplo al mundo (…) y mientras reclamáis la justicia para vosotros, demostrad que sois justos, equitativos; proclamad, vosotros, los hombres fuertes, los hombres de brazos desnudos, que reconocéis a la mujer como a vuestra igual, y que, a este título, le reconocéis un derecho igual a los beneficios de la unión universal de los obreros y obreras.

Flora Tristán, La Unión Obrera, 1843. Cita y gráfico conocido en la red a través del Coleutivu Milenta Muyeres y Moces y ambas cosas procedentes del blog Género con clase