Category: Humor feminista


Bueno, empiezo un cuento, para contar un montón de cosas, aunque quizá las mismas, pero de otra forma, intentándolo de otras formas, y con esa magia del azar creativo, que mezcla explorando y descubre, y para ejercer una venganza noviolenta, que esto también existe, aunque en lugar de feo es un lugar bueno.

Micaelaestaharta (borrador)

Hace años pensé que debía escribir un ensayo sobre violencia y noviolencia desde la inteligencia feminista porque no salgo de mi asombro al constatar cotidiana qué invisible es un montón de violencia que valida las formas visibles de la violencia. No he podido ponerme aún porque es como si llegaran a mi vida un montón de ejemplos para informar mi trabajo, y no me dejan tiempo suficiente ¡para concentrarme! 🙂 Pero… ¡todo se andará! <3

Hace unos días de pronto, en plenas amadas y vitales vacaciones, me vino un título a la cabeza, y con él la exploración de otra forma, quizá debía ir intentándolo con literatura.

Hoy al despertar se lo conté a Atticus, que intentaba dormir (es un experimentado remoloneador), y las palabras que me envió entre sueños, 😀 , me ayudaron a que pudiera hilar lo que ahora cuento, o más bien, enmarcarlo o hacerlo más concreto. (No hay nada tan lindo como la comunicación, esa que rara vez se practica, la nace de quererse y respetarse y sin duda, de sabernos personas solas en el universo, esa pequeña y valiosa colaboración.)

Así, quiero escribir unos textos lo más breves posibles (tipo cuento, relato), que remuevan la racionalidad empática que permita generar la consciencia de cómo por los valores predominantes culturalmente vamos construyendo la identidad asumiendo opciones coherentes con esos valores, que en nuestro caso son los más violentos y destructivos porque vivimos en sociedades patriarcales con un inicio de evolución a otra cosa (que la mayoría al fin tolere por ejemplo la idea de derechos humanos, aunque aún no puedan actuar en consecuencia) pero muy primitivo aún.

Ayer se me ocurrió el título (que me da el tema, el tono, la pista ¡tantas cosas! ¡No os lo doy para que sea sorpresa! pero si no lo consigo, lo lanzaré aquí fuera por si alguien puede hacer algo con él! 😀 ), y pensé en elegir la literatura y no el ensayo, por esto:

Frente al ensayo, ella me permite introducir no sólo información y razones, sino también intuiciones, sentimientos, hipótesis en diferentes grados de comprensión; permite introducir elementos de un todo, elementos que en el ensayo tendrían que ir hilados y quizá no siempre se pueda, o al hacerlo, se pierda un foco para echar luz a algo. La literatura me permite contar con quien lee, con su mente, con su ser, con su psicología, para dirigirme como igual, apelando a su humanidad, a su deseo, una vez identificado algo que espero ayudar a identificar, a rescatar su humanidad, como si hacerlo fuera importante no sólo para la soledad, sino también para la especie, rescatar lo que desde la inteligencia feminista y más ampliamente la racionalidad empática es su capacidad de influir en el mundo exterior a través de cómo construye su identidad y actúa en su vida cotidiana.

(Todavía estoy algo dormida, supongo, no sólo porque me acabo de levantar, sino porque es la hora de la siesta y el calor está empeñado en tumbarlo todo.)

Yo no digo “No seas un chochito / una nena” porque no creo que algún género sea inferior

Anoto que no puedo sino comprender que actuar, entendiéndolo como impacto (en la propia persona y fuera de ella) incluye nombrar, concebir, es decir, el lenguaje y el pensamiento, no sólo las relaciones y las acciones físicas. Decir esto para mí es un tanto obvio, porque en cómo concebimos las relaciones, por ejemplo, hay más violencia si se opta por verlas como se ven en el patriarcado y se confirma en la consecuente mayoría de hechos en las vidas de las personas, los valores determinan actos, físicos, verbales, de relación, de actitud, de sentimiento… (Sin embargo, en el activismo, personas dogmáticas han repetido sin pudor ni duda alguna “Dejémonos de hablar y actuemos”, una frase que en mi mundo mental es humorística, más bien, cuando no, como en el caso de verla aplicada, agresiva y desatinada; y en las familias “Las palabras se las lleva el viento” cuando sabemos de sobra si quisiéramos que las palabras tienen un poder inmenso, enorme, y están en nuestra mano, en nuestra mente, en nuestra boca.

Yo no digo “Sé un hombre” porque las personas más fuertes que conozco también lloran, y es irrelevante qué edad tienen, si son hombre o mujer, o su identidad sexual

En inglés una canción infantil dice “Sticks and stones may break my bones but words will never hurt me” [Palos y piedras podrán romperme los huesos pero las palabras no pueden hacerme nada de daño / no pueden tocarme], que es otro desatino, aunque nacido del afán desesperado por dar una herramienta de defensa a quien está recibiendo abusos en el recreo escolar, por ejemplo.) (Sin embargo, en el activismo, personas dogmáticas han repetido sin pudor ni duda alguna “Dejémonos de hablar y actuemos”, una frase que en mi mundo mental es humorística, más bien, cuando no, como en el caso de verla aplicada, agresiva y desatinada; y en las familias “Las palabras se las lleva el viento” cuando sabemos de sobra si quisiéramos que las palabras tienen un poder inmenso, enorme, y están en nuestra mano, en nuestra mente, en nuestra boca.

El objetivo de, pongamos, un conjunto de cuentos o relatos que quizá podría escribir, sería por tanto empoderar, realmente, porque siendo conscientes de qué parte de un problema es reproducida porque no nos damos cuenta de que estamos ayudando a perpetuar ese modo, tenemos la opción de hacer eso u otra cosa, de ser así o evolucionar. Y sería revolucionario, en el sentido de transformador, en el sentido de que si una pieza de la maquinaria humana de generar mundo deja de funcionar dentro de esa estructura, está ayudando a que se produzca una evolución, a que se genere otra posibilidad, otro mundo.

El arte es tan necesario, porque nos permite vomitar una y otra vez, en ese doloroso e interminable proceso de asimilación para sobrevivir y vivir y luchar para construir vida buena. ¡Cada cual se busca sus apoyos donde puede! <3 (Y dirán en el Mundo Literario que cuando es ella quien lo hace, es “confesional”, como diciendo “algo menor”, pues ella tiene prohibido culturalmente crear y pensar (tan reciente la prohibición como en Noruega a fines del siglo 10 y principios del 20, para ilustrar con un ejemplo, sígase la pista de Hilma af Klint

Hilma af Klint, “Árbol del conocimiento” (1913)

– por desgracia, hay que leer entre líneas, porque las fuentes continúan con la tradición de no decir explícitamente algunos de los por qués clave en lo que hicieron o no las mujeres, en este caso, como en de la inmensa mayoría de artistas de hasta mediados del siglo veinte nada menos): que si pintaba paisajes y trabajaba de profe de dibujo era en gran parte porque su sociedad patriarcal consideraba que las mujeres no tenían genio creativo pero sí se las daba bien copiar, y por tanto, podían ser profesoras pero no artistas), insistiendo siempre, obsesivamente, en separar y diferenciar lo que es lo mismo, con el fin de crear la jerarquías de valor, y cuando es Él (el Hombre según el modelo patriarcal de héroe, que se lo aplican también a los hombres víctimas de la violencia de este sistema, eso sí, pero cuando han muerto y para explotarlos), “obra de arte”.

 

Pero eso no puede borrar la realidad, que es también un hecho con su cuerpo de evidencias.

*

Sylvia Plath, poemario Winter Trees (publicación póstuma en 1971)

Sylvia Plath era una impresionante poeta, por poner otro ejemplo, no la exponente de cierta habilidad creativa en un tipo de obra que incluso las mujeres pueden optar a intentar. Si lo vemos como “confesión”, por qué no va a verse así la inmensa mayor parte de la producción masculina considerada Historia de la Literatura nada menos que Universal, y que no incluye en su tara intencionada a media humanidad como poco.

Qué frecuente:

a ellos llamarlos paranoicos

mientras usan su obra

(ahora que están muertos)

y a ellas,

continuamente violadas,

locas

(llamárselo, mientras estén vivas)

cuando son quienes llaman

como si llamar fuera la guerra inevitable y necesaria

quienes son incapaces

de contemplar o comprender la realidad.

¿QUE LAS MUJERES TAMBIÉN SON MACHISTAS? Lógico, tienen mucho más que perder que un hombre machista: pueden matarlas por no hacer lo que mandan. O violarlas. O ver que toda la comunidad se pone en contra suya. Es lo que tienen los sistemas de opresión: que cuentan con la obediciencia de la población oprimida porque temen.

DICHO LO DICHO, ¿PODEMOS YA SEGUIR CON EL ANÁLISIS DE LA VIOLENCIA DEL HOMBRE EN EL SISTEMA PATRIARCAL? A ver si podemos desmontarla y evitarla para bien de todo el mundo, empezando por quienes la reciben sin poder evitarlo porque no la están ejerciendo?

COCINAR Y PAREJA. Hoy he querido ofrecer algo a mi pareja, un hombre del que me enamoré en 1998, siendo lesbiana, la vida es compleja, y bueno, el caso, vamos a centrarnos! 😀 Quería agradecerle el hecho de que haya asumido mi hecho patriarcal con la cocina, que es que aunque soy creativa, y en la adolescencia cuando había que hacerlo, me inventaba platos para mi hermano y yo, los fines de semana que es cuando hacía falta ayuda, quería agradecerle que asuma la cocina, porque yo, sin haber sido feminista consciente hasta 1989, en plena juventud de conocer el mundo, tuve una rebeldía interna de negarme a saber a hacer lo que todo el mundo esperaba que yo supiera hacer por ser mujer, pues –ahí es donde luego supe que yo era más inteligente de lo que nunca soñé, que no es decir mucho porque me consideré falta de inteligencia hasta los 32, creo– acabo de perder el hilo porque he cenado con vino, y a mí es que las drogas me hacen mucho efecto, el caso, quise agradecer que mi compañero asuma cocinar algo para la cena, que es nuestra comida común, y comida porque somos de noche, y mientras estaba en sus cosas, me puse a hacer lo que se llama canapés, y que es algo que quienes no sabemos cocinar podemos abordar. El caso, hice lo que yo creí un montón de pequeños pedazos de pan con sabores, porque es una persona que le gusta explorar, también sabores, y creí que reventaríamos. Y de pronto en la mesa, bueno, unos pedacitos de pan con pequeñas cosas encima, daba risa, jajajajajaja, me di cuenta de que no eran cantidades que se llamarían cena/comida, bueno, eso sí, un montón de sabores a explorar, y me acordé de algo que nos da risa, la nueva cocina, ahora ya muy normal, pero que nos da risa que te ponen un plato muy grande y un guisante con aderezo, por decirlo con humor, pero no para burlarme, sólo con humor, porque bueno, yo creo que no hace falta comer mucho para estar saludable, no como el tema de la anorexia, claro, soy vitalista, digo como el tema de persona que sabe que para todo lo importante de la vida, la materialidad no tiene que ser copiosa, porque lo mejor de la vida, reírse, tener orgasmos, saborear cosas asombrosas, bueno, basta buena compañía, si consigues ese regalo, que no digo yo que siempre, aunque yo he sido afortundada, aunque me falta más gente, porque somos animales sociales, pero afortunada, y el caso, borrachuza ya, me río y río porque hemos comido como en los restaurantes de lujo, pero todo hecho de casualidad, sin ciencia, y con mucho amor y agradecimiento y juerga. <3 Un abrazo y feliz y amorosa caña para una nueva semana de lucha a brazo partido por rescatar el mundo humano de tanta y tanta violencia…

HUMOR, LUGARES COMUNES Y FEMINISMO. Si juego a Por qué cruzó el pollo la carretera, y digo: Porque es bello y convence (Because it is handsome and convincing), poca gente se reirá. Estaría emulando a Gertrude Stein, una exploradora de la palabra. Si dibujo a una lanzadora de martillo a punto de lanzar un libro gordo, y escribo “Olimpiadas feministas. Lanzamiento de martillo “Historia patriarcal”, las interrogantes y el rechazo por la mera palabra “feministas” lo llenarán todo y yo parecerá una loca riéndome sola. No es que no tengamos sentido del humor, es que nuestros lugares comunes son comunes de muy pocas personas, en proporción.

OLIMPIADAS FEMINISTAS! Contra el borrarnos de la historia y del presente como pensadoras, creadoras, descubridoras, exploradoras, contra distorsionarnos, incluso en la trivialización, contra reducirnos la cabeza y magullarnos el cuerpo. Marchando, adelante, con la mirada clara, la fuerza de los siglos, el corazón palpitante! 😀 <3

Con reportaje fotográfico metafórico

Olimpiadas Feministas, foto 1: Preparándonos!

Olimpiadas feministas 1

Oimpiadas Feministas, foto 2: A ver qué nos han puesto…?

Olimpiadas feministas 2

Olimpiadas Feministas, foto 3. Joder, no se aburren: nos han ignorado!

Olimpiadas feministas 3

Olimpiadas Feministas, foto 4. No pasa nada! Seguiremos con la amorosa caña! <3 <3<3

Olimpiadas feministas 4

¿Espíritu deportivo? ¡Nosotrxs lo llamamos diferente y nos sobra a raudales! ¡Es un motor de racionalidad empática inagotable! <3

Me sacó la foto mi madre diciendo: ¡Pero qué femenina es mi niña! <3

Mi madre nació el 19 de octubre del 37, en plena guerra aunque ella nunca habló de guerras, como si no las hubiera pasado. El sombrero morado de la hamaca era de ella. Murió en 1990, y su color favorito era el morado.

Fue una revolucionaria porque no admitió jamás que los papeles íntimos o sociales le cortaran las alas. Y siempre se sintió una mala madre. Pero me permitió aprender a ser libre desde muy pequeña. Amé la libertad gracias a ella desde muy pequeña, lo que además me dio un sentido profudo de la responsabilidad y por tanto capacidad empática. Fue un artista. Artista. De la vida. <3

Se llamaba Carmen Reñé, con ñ por los daños del dictador a las lenguas de la península! O sea, Renyé

leertebeos

CREATIVIDAD LINGÜÍSTICA: me acabo de inventar una palabra, por un error al despotricar: “siempre imbecibilizando” fusión de “invisibilizar + imbécil” Jejejejeje… Canallas!

Hay una profe de italiano en EOI que les ha planteado a la gente que va a clase que imaginen qué habría sido si hubiera sido niña. Aplaudo. La abrazo. Además: Yo les he contado mi idea de que habría dado igual respecto a la transmisión de la historia patriarcal, experta en trastocarlo todo para adaptarlo a sus absurdos e irracionales fines.

esninia

tomapiropos

Esto sí es humor feminista. Se caracteriza por ser muy muy gracioso, tener mucho humor, y al tiempo contener muchísimo amor, amor a luchar por un mundo muchísimo mejor.

Deberíamos usarlo para ilustrar la página sobre “piropos” en mujerpalabra!