Category: Música


Hace años en un documental de How Art Made the World, escuché la idea-realidad de que el arte egipcio (reconocido como tal por el poder e impuesto culturalmente convirtiéndose en tradición) había optado por la representación del cuerpo que conocemos hoy, que es terriblemente antinatural, que se hacía con plantilla (proporciones fijas), y de pronto casi dolió, o me dolió, el darme cuenta de todo el arte que estaría naciéndole a la gente que no nos pasó a la historia, y que posiblemente les costó la vida, y sin duda la felicidad, pues sería como sacrilegio, deformidad, ofensa, etc. representar el cuerpo humano de maneras que no aceptara el poder. O como mínimo, no sería arte, no sería nada.
Hoy en un documental he sabido de los ostraka, y aquí hay uno, una mujer tocando el laud. Es decir, como imaginaba, y lo imaginaba porque soy humana, no porque esté loca o porque esté iluminada, tuvo que haber en todos esos cientos y cientos de años de forzar una sola representación del cuerpo humano, artistas que representaran el cuerpo de otras formas.

arte_egipcio_prohibido_music7Este ostrakon es de (wikipedia): Deir el-Medina (Arabic: دير المدينة‎‎), an ancient Egyptian village which was home to the artisans who worked on the tombs in the Valley of the Kings during the 18th to 20th dynasties of the New Kingdom period (ca. 1550–1080 BC)[2]

 

El testamento de una mujer libre de este mismo pueblo: http://www.ashmolean.org/ash/objectofmonth/theobject.htm

PATRIARCADO A JUICIO POR CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD. “Aunque había mujeres compositoras, eran los hombres los grandes beneficiados, pudiendo mostrar su trabajo ante la nobleza. Si ellas hacían dinero con su música, se las consideraba prostitutas. Y eso no era lo que quería la familia de Nannerl Mozart. Ni siquiera le dieron la oportunidad de planteárselo”.

Seguía estallando la guerra y daba exactamente igual: a lo lejos se podía oír la música, aquel ritmo entusiasmado de los años veinte o un cante profundo que haría temblar la tierra, como siempre que se había escuchado, fuera en un poblado africano o en las tierras de olivos de Andalucía o Palestina. Porque no se había sobrevivido a tanta violencia sin música, pensó por un instante. O más bien, lo supo como se sabe cuándo puedes mirar el mundo para notar las estaciones, cuándo se sale del rígido túnel de esa enfermedad que te arrebata la risa, el poder estar bien. Esa enfermedad para la que en tiempos de guerra no hay tiempo, y por eso no sale, y sí sale luego, después, cuando el entorno es seguro, que es cuando puede superarse.

Sintió una gratitud conmovida por la música, que sin cuerpo llenaba el mundo haciéndonos libres para sentir, recordar, imaginar, para disfrutar radicalmente el momento.

casa4_lejos

Por dentro…

musica

Por fuera…

Murió en 2003, una pérdida pero aquí queda su lucha. Impresionante concentración y capacidad de significar.

Con la letra

Una de mis favoritas y viniendo de una luchadora y artista de esta magnitud, se multiplica la belleza y la fuerza, para mí, sin duda.

Y en el caso de las mujeres, lo reflejamos a través de algo tan real y humano como nuestras propias vidas, eso que llaman, con afán devaluador, “confesional”, concepto patriarcal de una violencia extrema y ajena a tanto y tanto arte.

A Prince, Nina Simone le cambió la letra de The Times, en una de sus últimas grabaciones. La fuerza del amor y la rebeldía, invisible en las mujeres. Stop…, stop…, stop… you’re giving me nightmares!

Rodrigo y Franco rabiaron, pero dio igual: no pudieron impedirlo, sólo obstaculizar. No se puede con la creatividad humana, sólo obstaculizar. A ver si la mayoría se anima a dejarles: leer Mano Izquierda

en Creta. 3,500 años. Y están luchando por protegerlos, tan antiguos, habiéndonos dado tanto, y los cortan para leña.

What’s Going On?

http://youtu.be/1kBo1Xc_MeY