Abre los ojos.

–¡66!

–¿Quéee? ¡No, 56! ¡Felicidades!

–Joooeee. ¡Así nunca te voy a pillar!

Por la vida buena

«