A JM

Eres también

el ciclista cuya fortaleza, constante,

en el puerto imposible

emociona profundamente,

humanizándonos,

disolviendo la bruma,

iluminando el monte el día.

 

Eres el filósofo explorador comerciante

que recorre distancias extraordinarias

con curiosidad, sin miedo

para resolver la cuestión práctica

de la supervivencia humana:

qué comprar a quién, ganándose la vida

siendo la transacción buena y justa.

 

Eres el abogado que escucha

con intensidad azabache,

con la intensidad molecular del boj,

de la piedra de diamante,

y allanando y estirando el mapa

de las cruentas y mezquinas guerras humanas

descubres, resuelves, restauras

el orden de la vida bella

siempre acosada, distorsionada

por la estupidez de la violencia humana.

 

Es ciertamente absurdo

que al despertar y olerte me pregunte

cómo puede ser que cada día

este amor se haga más robusto.

Se puede escuchar el poema aquí

Para el poemario Poemas de mucho amor (que espero ir juntando en 2019)

«