Logo de Mujer Palabra
Compartir

Pensamiento - Artes

Volver al índice de Artes Qué significa el arte contemporáneo (4): El arte de Mensa (1991, 2000, 2006, 2008, 2011)

Volver al índice de Francisca Bella Martín-Cano Abreu Francisca Martín-Cano Abreu (textos y dibujos)

Índice de navegación: 0 - 1 - 2 - 3 - 4

6. Nueva función de la escultura pública

Los gobernantes occidentales se dieron cuenta del importante sistema expresivo que representaba la escultura urbana como sistema de comunicación de gran impacto.

Por lo que decidieron apoyar un Arte público situando esculturas en parques y jardines, avenidas, aeropuertos, paradas de autobuses y autopistas, en barrios y en zonas residenciales de grandes ciudades y pequeños pueblos, contextos desde los cuales alcanzasen a toda la colectividad.

Algunas obras de Arte a la intemperie son las de Abreu, Doltz, Ladevèze, Laverón, Xargay.

Abreu, 1988 Dolz, ca. 1983Ladevèze, 1974
Laverón, ca. 1969Xargay, s. XX

Descubrieron que desde su ubicación pública las esculturas urbanas son testimonios culturales que se ofrecen de manera simultánea y de manera involuntaria y automática a ingentes masas que reciben el mensaje que el artista individual plasma y que ejercen su influencia profunda de manera continua y permiten que su enorme potencial comunicativo llegue a los ciudadanos de forma generalizada.

Que a diferencia de los santuarios de los Museos facilita el que las capas de menor instrucción se aprovechen del estímulo visual, del disfrute del patrimonio que tradicionalmente estaba reservada a las clases pudientes y privilegiadas que eran quienes exclusivamente tenían la oportunidad de visitar los Museos.

Esculturas urbanas que se desmitifican y se bajan al nivel humano; se elimina el pedestal que la sustentaba que las alejaba de los contempladores y sale al encuentro del ciudadano para que desde su nueva posición las obras monumentales mejor lleguen e influyan en todas las capas de la sociedad. afectando de manera imperceptible con su deshibición en los ciudadanos y desarrollando cierto mimetismo generalizado.

Los gobernantes utilizan la nueva función de forma más cultural y confrontan en el espacio estéticas diferentes e integran esculturas de fuertes contrastes entre sí y con el entorno. Apoyan una escultura pública sin uniformidad y promocionan monumentos que cristalizan y defienden maneras de pensar revolucionarias. Que divulgan y transmiten unos valores de forma subyacente y que son elaboradas y recogidas por el inconsciente colectivo. Que magnifican y prestigian los valores que reflejan. Que exponen y divulgan soluciones innovadoras, cataclismos estéticos. Obras de Arte que ofrecen en alto grado el refinamiento de la sensibilidad humana.

Con lo que los receptores que disfrutan de la obra de Arte pública tienen ante sus ojos unas oportunidades como nunca habían tenido antes. Observan de continuo esculturas pertenecientes a tendencias diversas de forma no aisladas. No formando parte de ghettos, de grupos coherentes y homogéneos sino coexistiendo y dialogando en armonía.

Síntomas de una época pluralista que admite pluralidad de opciones tanto políticas como religiosas, económicas y psicológicas, científicas y espirituales. Sin sexismo, sin racismo, sin clasismo, sin exclusividades estéticas, en contra de todo integrismo que defienda la pureza o la homogeneidad.

Y los ciudadanos al estar en el entorno de elementos culturales de diversas tendencias que le testimonian armonía aprenden a interiorizar el patrón cultural de pluralidad que representan. Reciben una filosofía integradora posibilitadora de convivencia entre la innovación y lo tradicional.

La pluralidad estética permite que se modelen patrones de acción fundamentados en diferentes filosofías, en diferentes principios. Permite que se adquieran pluralidad de valores, aumento de tolerancia, flexibilización de conductas a la vez que se aumenta la pasión estética. Aprendizajes plurales que se transfieren a otros campos sin el esfuerzo de ir en su búsqueda.

Por lo que las producciones escultóricas de vanguardia que forman parte de la escultura urbana realizan cambios en los valores y pautas de una sociedad. Y permiten eliminar la resistencia al cambio de actitudes demasiado autoritarias, a la vez que cambia el gusto estético.

Sin embargo hoy más que nunca la escultura urbana es elitista. Es incomprensible. Al no ser figurativa no encuentra pronta significación en las masas. Sin embargo ese elitismo es gozado por todos; no se entierran en los Museos sino que se colocan en las calles, al aire libre.

Las nuevas maneras expresivas de la escultura urbana occidental del siglo XX despiertan curiosas fuerzas emotivas en los contempladores: de atracción o de rechazo. Y dependen de los condicionamientos culturales la diversidad de reacciones individuales.

Suelen ejercer enorme fascinación y estimulan las más vigorosas adhesiones en los sujetos que sienten a su través profundos placeres y satisfacciones, que vibran, reviven y sintonizan con lo que el artista transmite, con lo que la obra de Arte expresa.

Mientras que la contemplación de la escultura contemporánea todavía despierta hostilidad en quienes les repugna, en quienes ejercen una ferviente reacción de rechazo.

A otros espectadores los deja indiferentes y no les dice nada, dejan intacta la contemplación artística.

Algunas esculturas con sus atractivas curvas suaves nos alegran, nos calman y tranquilizan; otras con sus llamativos colores, sus estridencia y sus formas agresivas nos excitan y estimulan; algunas fascinan; otras repugnan, mueven a la reflexión o sorprenden.

Todas atraen la mirada y son imágenes del tiempo, enriquecen el espacio y provocan el deseo de permanecer en su cercanía. Y se convierten en fuente de atracción publicitaria y turística.

Índice de navegación: 0 - 1 - 2 - 3 - 4

bar

Información sobre uso de este material: Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente. No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.
Publicado en mujerpalabra.net en febrero 2011

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net