Logo de Mujer Palabra
Compartir

Pensamiento - Artes

Volver al índice de Artes Qué significa el arte contemporáneo (2): El arte de Mensa (1991, 2000, 2006, 2008, 2011)

Volver al índice de Francisca Bella Martín-Cano Abreu Francisca Martín-Cano Abreu (textos y dibujos)

Índice de navegación: 0 - 1 - 2 - 3 - 4

Características de la escultura del siglo XX

Formalmente, en este siglo XX, nació una nueva escultura, una nueva estética escultórica que rechazaba la imitación de lo real y que reinventa nuevas formas innovadoras; una escultura estridente, fuerte y asombrosa.

Una nueva manera de expresión desgarradora, violenta, furiosa, contraria al antiguo ideal de expresar la belleza. Nació, no con la pretensión de embellecer la realidad y recrearse con lo hermoso y lo delicado, ni tampoco con el deseo de buscar la belleza ideal según cánones obsoletos. Sino que nació con el deseo de destruir la realidad y no de reflejarla sin deformarla, sin criticarla, sin satirizarla; no intentando fantasear sobre la existencia real, sino que nació como reacción contra una realidad y un mundo detestable.

Dejó de presentar la perfección de formas, de acabado o de calidad matérica.

Abandonó el buen gusto, las buenas maneras y las imposiciones establecidas, que exigían no deformar la figura humana.

Abandonó el uso exclusivo de materiales nobles y empezó a usar materiales industriales o de uso cotidiano como resinas, cementos, plexiglás, caucho, madera, látex, polietileno, cuero, etc, cualquier sustancia que el artista considerase oportuna y lo indicase su interés para reflejar mejor su mensaje. Y a veces prescindiendo del material, como en las acciones.

La representación femenina cambió radicalmente de apariencia, tanto respecto a su masa y forma sólida, como respecto a la actitud que la mujer desempeñaba. Dejó de representar exclusivamente a un ser bello, a un objeto de mórbidas carnes lleno de sensualidad expuesto a la contemplación general que el ideal machista griego había plasmado. Las posturas femeninas son retorcidas, se revuelcan o mantienen posturas imposibles; y en vez de ser ninfas áereas que danzan sensualmente, tienen formas o movimientos insólitos o son monstruosas o son de volúmenes macizos...

Ahora las imágenes que representan a mujeres, muestran su dolor y su angustia, muestran todo el dramatismo posible: reflejan tanto fortaleza como pasión, sufrimiento y dolor o deseo de llorar o de chillar frente a la opresión machist, o por el dolor, o por la guerra, bien porque vehiculen los del artista, bien porque reflejan el sufrimiento de las mismas mujeres representadas. (Ejemplo, S. Willians con obras figurativas de figuras femeninas desnudas atormentadas caídas en el suelo, con las que denuncia las agresiones a la mujer, víctimas que gritan y muestran, sin voz, los efectos en sus cuerpos de los abusos masculinos y de la violencia sexual, las violaciones, las agresiones y los malos tratos).

La escultura europea y de la civilización occidental, a partir del siglo XX, abandona los lenguajes imitativos-representativos que la estaban inmovilizando en su progreso y adopta otros lenguajes más abstractos. Ejemplos: Abakanowicz, Bell, Crowder, Frink, Horn, Sala, Rolando, Lacroix, Weill.

Abakanowicz, 1985Bell, 1991Crowder, 1979Frink, 1968

Horn, 1992Sala, s. XXRolando, s. XXLacroix, 1988Weil, c. 1980

L. Williams, 1993Nace un nuevo Arte abstracto con un lenguaje renovador y con raíces en el de África y de Oceanía y en el Arte escultórico de las figurillas femeninas abstractas neolíticas (ejemplo, L. Willians).

3. Significado del arte del siglo XX

La obra de Arte del siglo XX, influenciada por el espíritu del surrealismo, produce obras basadas en los principios inarticulados del inconsciente. Por lo que el Arte se aparta formalmente de la normalidad racional y suele dejar a los receptores de la obra de Arte sin comprensión, al ser menos conocidas las traducciones de sus simbologías y metáforas.

De ahí que el espectador se haya alejado un poco del disfrute de la obra de vanguardia, quizás porque su conocimiento no se satisface en la contemplación artística. La afición escultórica se ha limitado y ha estado por tanto restringida a ciertos círculos elitistas, a ciertos iniciados que se apasionan por el universo hermético del Arte contemporáneo.

Los contempladores reclaman encontrar sentido a las esculturas contemporáneas y es preciso facilitar al público explicaciones que les acerquen a la comprensión del Arte. Dado que la escultura que es una actividad humana, es factible encontrarle significado. Como cualquier otra expresión de la vida surge condicionada por la vida humana, es un fenómeno más de los fenómenos sociales y como tal sufre el condicionamiento general que a éstos les es propio.

La escultura siempre significa algo, tiene un componente intelectual que el artista creador quiere comunicar y en la que se implica el ser total del individuo, con una función comunicativa y significación propia. Es una actividad creativa que satisface las necesidades cognitivas del artista.

Significación que puede ser relativa a la satisfacción y defensa de nuestros ideales, de nuestros sueños, de nuestras necesidades o de nuestras preocupaciones y de nuestras críticas. O relativas a nuestra ansia de alcanzar la perfección o de ser uno/a mismo/a. O relativo al campo de la libertad, de la experimentación.

La intención del artista puede ser la de dar un mensaje de rebeldía o ayudar a los contempladores a adquirir conductas más flexibles hacia la tolerancia; la de despertar el sentido crítico de la sociedad o contrariamente apoyar a la tradición, las convenciones, la defensa del orden social inmutable. (Curiosamente el Arte se ha modificado estos últimos siglos desde el embelesamiento que los espectadores sentían por una obra de Arte de pura belleza de formas impuesto por el machismo griego de hace 3.000 años, o por la piedad del Arte religioso impuesto por el cristinismo, a participar en una acción modificando una obra o martilleando o jugando simplemente en muchos happenings).

A través de la obra de Arte los escultores tratamos de exponer nuestro personal manera de pensar y sentir. Con la escultura lanzamos metafóricamente nuestro mensaje, nuestro filosofía, nuestra exhortación, un decir: sed racionales o sed expresivos, sed disciplinados o sed naturales; nuestro deseo de que seáis fuertes o de que seáis bellos; sed tradicionales o sed innovadores.

Cada artista estamos condicionado por variables factores ambientales en la elección estilística. Pero esta elección no supone en absoluto arbitrariedad. Sino que, siendo como es la escultura, expresión de nuestra personalidad como artista, autoexpresión directa del yo, resultado de nuestra manera de ser, pensar y sentir; de nuestra ideología, de nuestro idealismo, de nuestro compromiso social, de nuestra utopía, de nuestra filosofía, de los valores que consciente o inconscientemente nos motivan, cada artista elegimos un estilo como sistema, una solución que aunque, de manera irracional, inconsciente, está perfectamente en coherencia y de acuerdo con nuestras intenciones.

Elegimos aquel estilo más significativo de nuestra filosofía; preferimos el que mejor se adapta a plasmar nuestro mensaje que nos ayude a modificar el mundo.

4. Tendencias

Algunos creadores elegimos un lenguaje EXPRESIVO de formas emotivas, texturas ásperas y vitales y realizamos nuestras esculturas de forma poco estructurada, indeterminada y ambigua. Con las que reflejamos el desorden social, la ausencia de planificación y de racionalidad. Son el resultado de la manifestación de nuestro instinto vital y espontáneo. Y traducen nuestros valores subjetivos e informalistas como autores de las mismas.

Otros creadores se interesan por una escultura de tendencia GEOMÉTRICA, de formas puras y perfectos acabados. Y realizan esculturas geométrica-constructivistas, sometidas a reglas estrictas, racionalistas e impersonales; escultura con un lenguaje matemático y perfecto. Que evocan el orden geométrico y que buscan el equilibrio idealizado, perfecto y sistemático. Y son el resultado de una reflexión fría y racional, de gran sobriedad en la que está totalmente descartado el mundo de la imaginación. Con la que los creadores muestran su convicción de que el Arte puede contribuir a hacer más elevadas las necesidades de la sociedad. Con las que tratan de difundir su deseo de eliminar lo instintivo y espontáneo de los sujetos.

EXPRESIVO <---> GEOMÉTRICO

Instinto frente a razón.
Emoción frente a frialdad.
Vitalidad frente a disciplina.
Emotividad frente a austeridad.
Expresión confidencial de los sentimientos frente a trazo impersonal sin huella emotiva.
Arte como manifestación de la imperfección del mundo frente a un Arte que contribuye al deseo de alcanzar la pureza del ser.
Ordenación del mundo con normas adaptadas a la idiosincrasia del artista, frente a ordenarlo de forma disciplinada y normativa.
Talla y modelado frente a constructivismo y ensamblaje.
Escultura llena de energía y movimiento o en reposo y calmada.
De líneas curvas, nerviosas, espontáneas o de líneas rectas, autocontroladas, pensadas.
Formas informales sin contornos limitados o formas geométricas y áreas uniformes de colores puros.
Orientación por las emociones o por el cerebro.

Situándose entre ambos polos extremos, el expresivo y el geométrico, la elección del lenguaje que cada artista realizamos para afirmar nuestra personal visión y concepción del mundo. Visiones que no necesariamente son inmutables a lo largo de nuestra vida sino que se van modificando con el tiempo. Y esta evolución se refleja en las esculturas. Incluso de forma inconsciente la obra de Arte evidencia y plasma enteramente dicha evolución.

Sin que falte por supuesto ejemplos escultóricos en los que se armonizan las dos tendencias, en que se integren los dos opuestos lenguajes como un enfrentamiento continuo entre ambos espacios desordenado y ordenado.

Pero igualmente, ambas tendencias participando de iguales valores subversivos y anárquicos, en la forma y en el contenido y dirigidos a destruir las maneras autoritarias. Ambas tendencias coexistiendo pacíficamente en el panorama mundial, sin que los gobiernos democráticos o fuerzas fácticas otorguen supremacía a ninguna de ellas.

Ambas con igual función: esculturas simbólicas como motores del progreso, como innovadores de la sociedad, como reflejos de una época rica y plural, como mecanismos para que la humanidad pueda conocer y cambiar el mundo, como socavadores de cualquier autoridad de un solo lenguaje.

Entre estos dos polos: expresivo y geométrico se encuentran los diversos movimientos artísticos nacidos en el siglo XX como el minimalismo o el expresionismo, el surrealismo, el pop art, el conceptual, el suprematismo, la figuración expresiva o la abstracción geométrica, el expresionismo abstracto o la nueva figuración...

Índice de navegación: 0 - 1 - 2 - 3 - 4

bar

Información sobre uso de este material: Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente. No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.
Publicado en mujerpalabra.net en febrero 2011

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net