Página web para estudiantes de secundaria
Correo
AsignaturasCómo estudiar Grupos de Apoyo al Trabajo IntelectualProyectos y pensamiento críticoSelectividad
Volver a Portada
 Lecturas interesantesExposicionesPintadasOTHER. Adolescentes alienígenas y otros seresProfesVínculosForos
Estás en Cómo estudiar / Técnicas
Versión imprimible
Los trabajos
Del Centro de Recursos para el Aprendizaje (Bibliotecarios Escolares del Mundo Hispano) extraigo la última parte de la información que aparece en http://www.geocities.com/crachilecl/activb.htm

BÚSQUEDA DE INFORMACIÓN PARA HACER UN TRABAJO

Es corriente ver que los alumnos y alumnas, ante un trabajo que se les ha encomendado, acuden a la biblioteca (en el mejor de los casos) en busca de una enciclopedia temática o alfabética para copiar la información que allí encuentran. Esto no es suficiente.
Al comenzar el trabajo sobre un tema (propuesto o elegido) se inicia un proyecto de investigación: se parte de unos conocimientos previos, que son los recibidos en el aprendizaje escolar. En primer lugar, es preciso recopilar la información que sea posible y establecer un esquema de trabajo que se irá modificando a medida que éste se desarrolla. Suponiendo que los alumnos y alumnas sepan desenvolverse en la biblioteca, deben buscar la información que necesitan para elaborar su trabajo en el siguiente orden:
1. Enciclopedias y diccionarios
2. Manuales
3. Monografías sobre el tema a tratar
4. Publicaciones periódicas
5. Dossieres, si existen en la biblioteca
6. En algunos trabajos, sobre todo literarios, pueden ser interesantes los prólogos y notas de los textos a comentar.
Si el profesor o profesora ha dado una bibliografía, ésta se buscará en los catálogos o en los estantes. Para saber si un libro interesa el alumno debe:
1. Mirar los índices
2. Leer la introducción o el prólogo
3. Comprobar la fecha de publicación

LA ESTRUCTURACIÓN DEL TRABAJO
Una vez recopilados los materiales y ordenados, llega la hora de la verdad: el momento de dar forma al resultado de la investigación. Veamos los pasos que es recomendable seguir.

- Se coloca el título en primer lugar. Si hay subtítulo éste define el contenido del trabajo.

- Agradecimientos. Las personas que nos han ayudado de alguna manera a elaborar el trabajo.

- Índice. La operación de rotular los distintos capítulos se complementa con la decimalización, es decir, numerarlos con un conjunto de cifras que nos indican la relación entre los fragmentos. Los grandes capítulos tienen una sola cifra y a medida que se subdividen se van añadiendo otras. Este medio de estructuración tiene la ventaja de indicar de una manera sencilla la relación entre todos los apartados y nos permite establecer en cada capítulo las divisiones que se deseen.
(Ver esquemas.)
- Puede haber otros índices: alfabéticos, de ilustraciones, etc., que se suelen colocar al final.
- Introducción. Es un comentario del índice.

- Estudio. El cuerpo de la obra. Se divide en las partes, capítulos y apartados indicados en el índice.

- Conclusión. Se sintetizan las ideas expuestas.

- Bibliografía. Por orden alfabético de autores.

- Apéndices documentales: planos, fotos, dibujos...

Citar a los autores que nos han aportado algo en un rasgo de honradez intelectual. Pero no debemos atribuir a un investigador una noticia que es de dominio público. Las citas deben diferenciarse claramente de nuestro texto (entrecomillado o cursiva, p.e.).
Un trabajo debe tener referencias internas. De cuando en cuando se habla de algo que ya se ha tratado anteriormente y se envía, entre paréntesis, a los números de dicho capítulo o apartado.
Las referencias bibliográficas van así: autor, título, número de edición, editorial, lugar, año y página.


LA REDACCIÓN
El lenguaje científico tiene unos rasgos peculiares que lo separan de la lengua común, no se persigue la belleza o la complejidad sino la sencillez y la exactitud, se expresa el pensamiento de la forma más clara y concisa.
Algunas normas para la redacción:
- Las frases breves y claras son mucho más bellas y expresivas que las parrafadas largas.

- No se debe abusar del gerundio, sólo se debe emplear cuando la acción que expresa es simultánea a la del verbo principal y el sujeto de ambos es el mismo.

- Los barbarismos o palabras extranjeras que se usan en una lengua, antes de usarlos, se debe pensar si existe una palabra patrimonial que los pueda sustituir. Si no disponemos de ella, se usará el barbarismo más fácilmente comprensible y, si es ya familiar, se escribirá con ortografía española.

- No se debe abusar de las conjunciones.

- Se debe procurar evitar los pronombres personales, recurriendo a expresiones más impersonales: “se puede concluir que; parece seguro que; al llegar a este punto se podría decir que...”

- Se debe corregir el trabajo hasta llegar a la redacción final.


NORMAS DE PRESENTACIÓN

Un trabajo debe presentarse siempre mecanografiado, con el objeto de facilitar la lectura. Es importante dejar márgenes a los lados, arriba y abajo. El margen izquierdo debe ser de unos 4 cm. El derecho , 2 o 3 cm. El superior, 3 o 4 cm. El inferior será de 2 o 3 cm.
Entre párrafo y párrafo es costumbre dejar un espacio mayor que entre línea y línea. También es costumbre recomendable sangrar la primera línea de cada párrafo. Las páginas deben ir numeradas, así será más fácil buscar una información. Por pequeño que sea el trabajo no se debe olvidar ponerle una portada con el nombre del alumno, título, curso y nombre del profesor o profesora a quien va dirigido.

Nota mía: En el ordenador por defecto los 4 márgenes son de 3 cm. Si se sangra la primera línea de cada párrafo no es necesario dejar una línea en blanco entre párrafos. O bien se hace esto último o bien lo primero.
mujerpalabra.net