Archivo mensual: Marzo 2013

Sobre los surrealistas (1), por Remedios Varo

Remedios Varo no quiso ser llamada surrealista, lo que no niega lo que el misógino Breton y el machismo recalcitrante de sus compañeros hicieron con las mujeres artistas de sus años: existían, pero las excluyeron de todo. Así que si el descubrimiento del subconsciente pudo tener efecto en miles de artistas, al menos las mujeres “surrealistas” no quisieron tener nada que ver con el movimiento surrealista patriarcal (michelle renyé, para mujerpalabra.net)

mi posición era la de tímida y humilde oyente; no tenía la edad ni el aplomo para enfrentarme con ellos, con un Paul Éluard, un Benjamin Péret o un André Breton; yo estaba con la boca abierta dentro de ese grupo de personas brillantes y dotadas (…) Hoy no pertenezco a ningún grupo; pinto lo que se me ocurre y se acabó.

Fuente: p. 25 de Maruja Mallo y la vanguardia española, de Shirley Mangini (en inglés, 2010) (Circe, 2012. Traducción de Roser Berdagué), citado de Varo: en el centro del microcosmo (FCE, México, 1990), de Beatriz Varo.

Cuadro: Presencia inquietante, 1959, de Remedios Varo

 

(Tic Tac), de Frida Kahlo

Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada persona lo resuelva como pueda.

En la Sala 5 de La Casa Azul. Museo Frida Kahlo. Coyoacán, México.

ADNV Lenguaje: “cada uno” por “cada persona”

No encontramos datos de la foto, si alguien sabe, porfavor, avisad!
Foto conocida gracias a Sole y Manoli en la red.

Sobre la infancia, de Maruja Mallo

La infancia es trascendental para la vida de las personas. Maléfica influencia de la tradición o educación atávica.

Fuente: p. 37, Maruja Mallo y la vanguardia española, de Shirley Mangini (en inglés, 2010) (Circe, 2012. Traducción de Roser Berdagué)

ADNV Lenguaje: decía “para la vida del hombre”.

Cuadro Maruja Mallo por Vázquez de Sola encontrado en la web a Miguel Hernández

Yo escribo sobre mis rodillas, de Gabriela Mistral

“Yo escribo sobre mis rodillas y la mesa escritorio nunca me sirvió de nada, ni en Chile, ni en París, ni en Lisboa.”

“Creo no haber hecho jamás un verso en cuarto cerrado ni en cuarto cuya ventana diese un horrible muro de casa; siempre me afirmo en un pedazo de cielo (…). Mejor se ponen mis humores si afirmo mis ojos viejos en una masa de árboles.”

“Escribir me suele alegrar; siempre me suaviza el ánimo y me regala un día ingenuo, tierno, infantil. Es la sensación de haber estado por unas horas en mi patria real, en mi costumbre, en mi suelto antojo, en mi libertad total.”

“La poesía es en mí, sencillamente, un regazo, un sedimento de la infancia sumergida. Aunque resulte amarga y dura, la poesía que hago me lava de los polvos del mundo (…)”

Gabriela Mistral, leer fragmento enteroAntología mayor. Gabriela Mistral. Edición y cronología general de Luis Alberto Ganderats. Santiago de Chile: Editorial Lord Cochrane, 1992. Cuatro volúmenes. Contenidos: v. 1. Poesía; v. 2. Prosa; v. 3. Cartas y v. 4. Vida y obraLeída gracias a un post de Amigas y amigos de Chile (ADNV Lenguaje)

Mi vida militante arte-conocimiento (Maruja Mallo)

Esta idea y forma de nombrarla es lo que queríamos citar. Hoy diríamos, “mi ARTivismo?” y quizá ella añadiera “ARTivismo social-conocimiento”? La frase original completa es: Revista de Occidente marcó un hito en mi vida militante arte-conocimiento, abriéndome las puertas del mundo cultural en tres capitales: París, Nueva York, Buenos Aires y todo el continente de habla castellana” (1979), recogida en Maruja Mallo, Catálogo exposición, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 1993.

Por amor a la historia no contada y por ubicar la cita históricamente, sobre el filósofo Ortega y Gasset y la Revista de Occidente, donde Maruja Mallo fue autora de varias portadas y de otros trabajos: “El filósofo José Ortega y Gasset, espíritu liberal y reconocido como padre de la estética vanguardista escribió, entre otras cosas, que la mujer es un invento del hombre, invento que cambia de contenido según los momentos históricos. En alguno de sus textos aduce: ‘Que el destino de la mujer no es la actividad […] que la profunda intervención femenina en la historia no necesite consistir en actuaciones, en faenas, sino en la inmóvil, serena presencia de su personalidad’ (de Obras Completas, pp. 328-331). Este discurso misógino, esencialista, en el que se pone en duda la capacidad intelectual de las mujeres, como afirma la profesora Manghini, era defendido por intelectuales liberales como Marañón, Jung o Simmel, por citar algunos nombres. En esta línea de pensamiento Magdalena Mora señala que, en los años veinte, y desde las páginas de la Revista de Occidente (1923-1929), se revelaba “una deficiencia moral e intelectual de la mujer” (de MORA, Magdalena, “La mujer y la Revista de Occidente: 1923-1936”, Revista de Occidente, 74-75, 1987, pp. 191-209). Paradójicamente, Ortega cedió por primera, y única vez, los salones de la Revista para que una pintora expusiera allí sus trabajos en 1928. Nos referimos, naturalmente, a Maruja Mallo, quien escribió sobre la importancia de este evento que “marcó un hito en mi vida militante arte-conocimiento, abriéndome las puertas del mundo cultural en tres capitales: París, New York, Buenos Aires y todo el continente de habla castellana”. Fuente: “Maruja Mallo (1902-1994). De las cloacas al espacio sideral,” de Rosa Mª Ballesteros García, en Aposta. Revista de Ciencias Sociales. ISSN 1696-7348. No. 13, Diciembre 2004

Cuadro: En 1943, tiene una serie (de pocos más años) de Naturalezas Vivas, y ésta además tiene el subtítulo de Vida Vibrante.

Charo Domínguez, insumisa, en apoyo de su hijo Quique, insumiso

A mi hijo Enrique, que me hizo insumisa

“La desobediciencia civil es la llave del poder. Imaginaos a un pueblo entero negándose a conformarse con las leyes vigentes y dispuesto a soportar las consecuencia de esta insubordinación. Toda la maquinaria legislativa y ejecutiva se encontraría de repente totalmente paralizada. Es verdad que la policía y el ejército suelen recurrir a la fuerza para someter a las minorías por muy poderosas que sean, pero ninguna policía y ningún ejército pueden lograr que se doblegue la voluntad de todo un pueblo decidido a resistir hasta que se agoten sus fuerzas.

No se puede ser una persona noviolenta de verdad y permancer pasiva ante las inusticias sociales. Mi noviolencia no admite que se huya ante el peligro. La noviolencia es el medio más inofensivo y el más eficaz para hacer valer los derechos políticos y económicos de todas las personas que se encuentran oprimidas y explotadas. La noviolencia es una regla de conducta para vivir en sociedad, ya que asegura el respeto a la dignidad humana y permite que progrese la causa de la paz.

No dudo en sostener que la noviolencia vale también en el marco de las relaciones entre los Estados. Si esta loca carrera de armamentos tuviera que proseguir, no habría más salida que una matanza sin precedentes en la historia. El único medio de librarse de esta espada de Damocles consiste en aceptar audazmente y sin reservas el método de la noviolencia.

Fuente: p. 65. Insumisión, una forma de vida, por Rosario Domínguez, Asamblea Antimilitarista de Madrid / LaMalatesta Editorial, 2012.

Texto modificado para incluir a las mujeres (ADNV Lenguaje mujerpalabra.net), que existen y luchan, como la que escribe Insumisión, una forma de vida, Rosario Domínguez, que como madre del insumiso Enrique (Quique) organizó lucha de apoyo a los insumisos encarcelados cuando en España el servicio militar era obligatorio.